Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La gobernabilidad de Navarra MIÉRCOLES 29 s 8 s 2007 ABC Los críticos del PSN exigirán a Blanco la dimisión de Chivite y más autonomía BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. Los socialistas navarros perfilan sus posturas ante el esperado comité regional del sábado, en el que la dirección pretende debatir con una serenidad que será difícil de conseguir a tenor de lo ocurrido tras las pasadas elecciones autonómicas. De hecho, los críticos llevarán peticiones de dimisiones y mayor autonomía para el PSN respecto a Ferraz. Precisamente, la presencia en ese comité regional del secretario de Organización del PSOE, José Blanco, le da más pimienta si cabe a la reunión, puesto que se verá las caras con el sector del partido que no aceptó la orden de Ferraz de no pactar con Nafarroa Bai. Desde que la Ejecutiva Federal expresó su postura contraria a la decisión de los socialistas navarros de formar Gobierno con NaBai e IU, han sido numerosas las voces dentro del partido que han exigido una mayor autonomía para el PSN y la dimisión de su actual dirección. Unas peticiones como las que se recogen en el documento aprobado la noche del lunes por 22 agrupaciones socialistas de la Ribera y que se remitirá a la dirección del PSN y a otras agrupaciones locales, como las de la comarca de Pamplona, muy críticas también con la dirección, y que será entregado el sábado a Blanco. En ese documento, incluso se considera la decisión- imposición de Madrid de entregarregalar el Gobierno de Navarra a UPN- PP un error de tal gravedad y trascendencia social para Navarra que ni comparten ni pueden asumir. Esto les lleva a plantear una modificación de los estatutos del PSOE para que entre éste y el PSN se puedan establecer unas relaciones de igualdad y poder así tener capacidad de decisión y autonomía suficiente y necesaria En este texto se pide además la dimisión de Carlos Chivite y de la Ejecutiva regional y se critica al grupo parlamentario socialista que, en su opinión, tampoco ha sabido estar a la altura de las circunstancias al posibilitar con su abstención la proclamación de Sanz como presidente, por lo que consideran que están totalmente desautorizados ante los militantes y deberían pedir perdón Ayer, Chivite, respecto a la posibilidad de que presente su dimisión, reiteró que no se plantea dejar su cargo. Miguel Sanz y Mariano Rajoy, en una imagen previa a las elecciones del 27- M ERNESTO AGUDO El PP dará más protagonismo a UPN, pero dentro de su grupo parlamentario Los cambios en el acuerdo de coalición entre ambos partidos requieren el apoyo de una mayoría de dos tercios en una asamblea general de los regionalistas A. COLLADO MADRID. La dirección del Partido Popular descarta la ruptura o cualquier cambio en el acuerdo de coalición suscrito con Unión del Pueblo Navarro en 1991, aunque está dispuesta a estudiar fórmulas que permitan a los diputados y senadores regionalistas tener más protagonismo en la vida parlamentaria nacional como representantes de su formación política. Rechazado públicamente el apoyo para constituir grupo parlamentario propio- -imposible salvo vulneración del reglamento del Congreso, que exige un mínimo de 5 diputados- en fuentes del PP aseguran que prefieren que los parlamentarios de UPN puedan disfrutar de más autonomía para preservar así la unidad del Grupo Popular. La esencia del pacto PPUPN es esa: los regionalistas asumieron la representación de todo el centro derecha en Navarra y el PP desapareció a cambio de que los diputados y senadores de UPN engrosaran las filas de los populares en las Cámaras y defendieran un proyecto nacional único. El acuerdo sirvió para poner fin a la atomización que sufría en la región todo el ámbito político ajeno a la izquierda y al nacionalismo vasco. En las elecciones autonómicas de 1987 se habían presentado UPN, CDS, AP y PDP- PL, cada uno por su lado. La división del centro y la derecha dejaba siempre a los socialistas como partido más votado. Desde 1991, UPN ha ganado todas las elecciones. Las ansias de autonomía con respecto al PP esbozadas por Miguel Sanz después de que Zapatero frenara la alianza del PSOE con la coalición nacionalista NB para hacerse con la presidencia del Gobierno foral, han abierto un problema inesperado en el principal partido de la oposición. Para romper o cambiar el acuerdo PP- UPN se requiere una mayoría de dos tercios en una reunión de la asamblea general de los regionalistas. En UPN hay un sector minoritario que propone incluso que sus diputados se vayan al Grupo Mixto, pero también dirigentes que achacan a la figura de Miguel Sanz, muy foralista pero con una imagen de derecha un tanto antigua el hecho de que UPN no haya alcanzado la mayoría absoluta en las elecciones de mayo. Según fuentes de UPN, frente a las dos posiciones citadas la mayoría del partido prefiere mantener las actuales relaciones con el PP y abrir el debate sobre el asunto sólo serviría para desestabilizar el ejecutivo de Sanz, que nace amenazado por una moción de censura cuando pasen las elecciones generales si Zapatero puede volver sobre Navarra. La retirada de Jaime Ignacio del Burgo, diputado regionalista y portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso, que ya ha anunciado que no repetirá en las próximas elecciones, facilitará las exigencias de Sanz. Del Burgo, con treinta años de experiencia parlamentaria, no se ha limitado a hablar de Navarra en el Congreso y durante las últimas legislaturas se ha ocupado de otros asuntos, proyectos legislativos y comisiones de investigación, como ponente o como portavoz. Antes de dedicarse al 11- M, durante años se volcó en la denuncia de los casos de corrupción y en la reforma de las leyes sobre la financiación de los partidos. Sanz puede preferir un cabeza de lista más centrado en las cuestiones locales. Del Burgo discrepa abiertamente de las pegas a las relaciones con el PP y recuerda que si UPN ha podido mantener la presidencia del Gobierno foral ha sido, entre otras cosas, por la defensa que el Grupo Popular ha hecho de Navarra frente a las negociaciones del Gobierno con ETA durante el final de la legislatura. Y también por el miedo de Zapatero a que el PP se beneficie electoralmente de un pacto en Navarra entre el PSOE y los nacionalistas de NB. La oferta de más protagonismo ha frenado, de momento, la petición de Sanz para tener grupo aparte. Imposición del PSOE La oferta de más autonomía ha frenado de momento la petición de Sanz de tener grupo propio