Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 s 8 s 2007 Debate en el PP ESPAÑA 15 Zaplana irrumpe en el debate y reprocha que nos quieran meter en el fango Responde a Fraga pero reconoce que los procesos sucesorios hay que prepararlos J. L. L. MADRID. Las declaraciones de Manuel Fraga- -con las que el presidente fundador del PP quiso avisar a su partido de que debe ir preparando las sucesiones -fueron ayer la comidilla en la vida política nacional y varios líderes populares alimentaron el debate. Tanto los populares como los socialistas no dejaron pasar la oportunidad de entrar al trapo: unos- -los del PP- -para defender el liderazgo de su presidente, Mariano Rajoy; los otros- -los del PSOE- -para todo lo contrario. Especialmente significativas fueron las palabras del portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana. Salió en defensa de Rajoy (que ayer, precisamente, se reincorporó al trabajo tras las vacaciones de verano) pero- -no obstante- -sorprendió a los periodistas al asegurar que, lógicamente en un partido los procesos sucesorios hay que prepararlos siempre Tras recordar a Fraga que el PP debe salir del fango en que nos quieren meter para vencer al PSOE, Zaplana dijo que ganar los comicios legislativos supondría un tiempo largo en la responsabilidad de gobierno que aplazaría cualquier sucesión en el liderazgo del PP durante al menos ocho años, como ocurrió en el caso de José María Aznar. Sólo Zapatero es capaz de hacer un periodo de gobierno tan corto como el que va a representar apostilló el portavoz popular, tras restar importancia a la polémica sobre los candidatos que acompañarán a Rajoy en las elecciones generales y advertir de que el Partido Socialista aprovechará estos debates para desviar la atención de los problemas gubernamentales. Lo que está en juego no es cuestión de nombres ni de candidaturas ni de fechas. Ésa no es la cuestión. Los nombres, las candidaturas y las fechas no son lo fundamental. Lo importante es el modelo político, el modelo de Estado, la ruptura con la Transición y el diálogo NUEVA BATALLA POLÍTICA Eduarzo Zaplana Portavoz del PP en el Congreso En el PP, en estos momentos, no hay ningún problema. Y mucho menos de sucesión, que la abordaremos no sé si dentro de doce años F. Javier León de la Riva Alcalde de Valladolid Yo no he oído nunca a Gallardón que quiera suceder a Rajoy, sino que quiere colaborar para que Rajoy sea el presidente José Blanco Secretario de Organiz. del PSOE Acebes y Zaplana, ayer, en el Congreso de los Diputados con los terroristas para que eso no se repita la próxima legislatura aseguró el dirigente del PP. Mientras tanto, el portavoz socialista en el Congreso, Diego López Garrido, emplazó al Partido Popular a atender a Fraga y preparar la sucesión de Rajoy al frente del partido ante la agonía política del actual presidente de los populares. López Garrido destacó, además, la amplia experiencia del ex jefe del Ejecutivo gallego en organizar sucesiones en el interior del PP en referencia a la llegada de Aznar al liderazgo popular en el año 1989. Por su parte, el portavoz económico del Grupo Popular en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, se permitió bromear EFE Aplazar cualquier decisión Las palabras de Fraga denotan el clima derrotista del PP, que está más preocupado por la sucesión de Rajoy que por mostrar un programa real de gobierno con las palabras del presidente fundador del PP. No creo que se postule dijo entre risas en alusión al veterano político gallego. Ya más en serio, Martínez Puialte subrayó que la verdadera sucesión es la de Zapatero por Rajoy en la Moncloa, que es la que de verdad se va a producir en marzo de 2008, tras las elecciones generales del año próximo. César Alonso de los Ríos SUSPENSE Y TERROR E TA juega macabramente al suspense. Terrible triángulo el que va de Huelva a Durango y Castellón. Las acciones no culminan o se resuelven casi testimonialmente. Se trata de actores imberbes, se dice. ¿Críticas, formas de conso- larse... El comando cruzó la piel de toro hasta la frontera con Portugal y desistió al advertir controles. Dejaron la firma de ETA. Lo mismo que, días después, el usuario de un taxi. La carga de Durango habría podido causar daños comparables a los de los más graves atentados... La provocación ha sido obvia. La exhibición, calculada. La carga ha estallado en el terreno de la Guardia Civil. Un aviso demoniaco. La explosión de Castellón ha sido más que retórica: como si se hubiera querido ganar un récord. En unos días, la sociedad española ha pasado de pensar en la impericia técnica de los jóvenes criminales a considerar los hechos como el peor de los augurios. Como si ETA quisiera decirnos cuáles son sus poderes una vez disfrutado el proceso de paz ¿Acaso no habíamos llegado a enterarnos de los robos de enormes alijos de pistolas y material explosivo? Incluso no es descabellado pensar que ha habido aprovisionamientos, de los que no hemos llegado siquiera a tener conocimiento. Rubalcaba se pone la venda antes de la tragedia. Y Zapatero profetiza que el destino de ETA es el fin de la violencia. No aclara si ganando ella o nosotros. Con este modo de terminar con el alto el fuego, propio de un autor de guiones de terror, ETA Batasuna está consiguiendo que la sociedad espa- ñola, de norte a sur, de este a oeste, esté en vilo. A mí me gustaría pensar que todos estos crímenes fallidos no responden a un cálculo, aunque, pensándolo bien, ¿quién podría convencerme de que no va a tener éxito el próximo intento? Quiero decir que, en todo caso, esta organización que lleva años negociando y dialogando con el Gobierno, y a la que éste ha permitido entrar en los ayuntamientos a través de Acción Nacionalista Vasca, ha vuelto a aterrorizar a la sociedad española al crear un clima de suspense que, en cualquier momento, puede resolverse una vez más en masacre, sin que ello nos libere de otros nuevos y terribles temores.