Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA ETA busca una matanza s Intento de atentado en Valencia MIÉRCOLES 29 s 8 s 2007 ABC Los etarras, a punto de dejar sin electricidad a tres millones de personas La furgoneta estalló a pocos metros de una torre de alta tensión de suministro a Castellón y Valencia, que aguantó s La carga explosiva era de 150 kilos C. M. D. M. MADRID. Los etarras que explosionaron la furgoneta bomba en Les Coves de Vinromá podrían haber dejado sin suministro de luz a Castellón y Valencia, ya que una torre de muy alta tensión que abastece a estas dos provincias desde la central nuclear de Vandellós se encuentra situada a tan sólo treinta metros del lugar donde los etarras hicieron saltar por los aires la carga explosiva con la que pretendían atentar en la capital valenciana. Unos tres millones de personas se habrían visto afectadas por el apagón. Ayer, la Guardia Civil terminó la operación de recogida de vestigios, elementos que servirán para determinar el explosivo que transportaban los terroristas dentro de su nueva fase operativa, que tiene por objetivo lanzar una ofensiva sangrienta y de largo recorrido. Expertos en la lucha antiterrorista, al tiempo que advierten de que ETA tiene capacidad plena para matar- -calculan que un centenar de activistas integran sus aparatos señalan con prudencia que los últimos movimientos de los comandos revelan que sus integrantes apenas reciben cursillos de adiestramiento. Uno de los botones de muestra en los que sostienen esta hipótesis es el modus operandi de los etarras que explosionaron la Mercedes Vito en Les Coves de Vinromá. En opinión de los especialistas, los terroristas han dado muestras de cierta falta de experiencia debido a que otros más bragados, al ver frustrado su plan criminal por la presencia de la Guardia Civil, habrían aprovechado la oportunidad de la torre de alta tensión. Los especialistas hacen esta observación al ver que el resultado de la acción terrorista no corresponde con su preparación, en la que se sí hubo una clara planificación, como fue el secuestro durante 72 horas de un matrimonio y su hijo de cuatro años en el sur de Francia. La pareja, residente en Orio, era la propietaria de la Mercedes Vito. Los terroristas dijeron a sus rehenes que los iban a mantener retenidos hasta el domingo por la mañana y que entonces serían puestos en libertad. Sin embargo, varias horas antes les advirtieron que habían surgido problemas y que se iba a retrasar su liberación, que no se produjo hasta las seis de la mañana del lunes. Esos datos llevan a los investigadores a suponer que los etarras iban a colocar el coche bomba durante la noche del sábado al domingo para que hiciera explosión a primera hora del día festivo. Una vez cometido el atentado, y sin riesgo de que la denuncia de los rehenes pusiera en peligro los planes terroristas, pondrían fin al cautiverio del matrimonio y su hijo. El objetivo de ETA se vino abajo porque a las 11 de la noche del sábado una patrulla de la Guardia Civil, alertada por un vecino de Les Coves de Vinromá, inspeccionó el vehículo. Los etarras decidieron entonces programar la explosión de más de 150 kilos de explosivo, según los primeros análisis- -el doble del utilizado en Durango- -para veinte horas más tarde, tiempo que utilizaron para darse a la fuga alejándose de Castellón y, posiblemente, regresando a Francia. Las declaraciones de los vecinos han permitido determinar que el vehículo, robado a las 8 de la mañana del viernes en Messanges (Las Landas) estaba estacionado en un paraje de monte de Les Coves de Vinromá el sábado por la mañana. En ese tiempo los terroristas habían recorrido los más de 600 kilómetros que separan la localidad francesa del municipio levantino. Los terroristas, al menos dos hombres- -también se busca a una mujer- -se habían desplazado conduciendo la Mercedes y un segundo turismo que hacía de lanzadera En fuentes policiales se cree que los etarras se habían detenido en este paraje para descansar y para hacer tiempo a que llegara la madrugada del sábado al domingo a fin de colocar el furgón junto al objetivo inicial. Jordi Castellet ABC El vecino que avisó a la Guardia Civil Las previsiones etarras se frustraron cuando un vecino de Les Coves amante de la astronomía salió por la noche a observar las estrellas y pretendió estacionar su coche en el descampado donde estaba la furgoneta. Había dos hombres sentados a unos 25 metros de la furgoneta dijo Jordi Castellet, que avisó a la Guardia Civil. Un guardia civil inspecciona los restos junto a la torre de alta tensión, situada a unos 30 metros del lugar de la explosión PAU BELLIDO Bien planificado La pareja de Orio secuestrada hizo autoestop tras permanecer 72 horas atada y con los ojos vendados ABC MADRID. El matrimonio de Orio y su hijo de cuatro años, secuestrados el viernes por ETA en las Landas y liberados 72 horas después a más de 70 kilómetros, estaban ayer a punto de volver a casa. Durante una intensa declaración ante la Policía francesa, primero en la comisaría de Burdeos y luego en Bayona, la pareja que estaba de acampada con su furgoneta Mercedes Vito cerca de Messanges relató cómo fue su cautiverio y su puesta en libertad, y reveló algunos datos útiles para los investigadores. Ahora tendrán que volver a Orio, un pueblo guipuzcoano de 5.000 habitantes donde la banda cuenta con un buen puñado de partidarios. Eran las ocho de la mañana del viernes cuando los abordaron cinco encapuchados, armados, que se identificaron como miembros de ETA. El matrimonio permaneció la mayoría del tiempo con los ojos vendados. Los captores no les maltrataron, pero toda la familia estaba fatigada asustada y el hombre tenía marcas de ataduras en las muñecas. Tres etarras permanecieron con los secuestrados, a los que introdujeron en una Renault Scenic, y se dedicaron a dar vueltas por distintos puntos; también estuvieron en una casa donde el hombre fue encandenado y pasaron una noche al raso, en Las Landas. Su puesta en libertad se retrasó con respecto a los planes iniciales de los etarras. Los soltaron a las seis de la mañana en un bosque de Ousse y desde allí caminaron, e hicieron autoestop hasta llegar a la gendarmería de Tartas.