Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 s 8 s 2007 Atletismo s Campeonato del Mundo DEPORTES 85 Higuero, en la final de 1.500 tras otra victoria en los despachos Noveno tras ser desplazado ilegalmente, la IAAF atendió la reclamación española MANUEL FRÍAS, ENVIADO ESPECIAL OSAKA. Las semifinales de 1.500 metros- -como ya sucediera con Paquillo Fernández y su medalla de plata en los 20 kilómetros marcha- -acabaron en el Comité de Apelación, organismo que aún no ha dicho su última palabra sobre lo que pasó en la jornada de ayer, pero que atendió la reclamación española que convertía a Higuero, noveno en su serie tras una polémica acción, en finalista de la competición. Sucedió en la primera semifinal. En la recta de llegada, en la que se presentó prácticamente todo el grupo junto, el francés Baala intentó abrirse paso al estar bloqueado entre el etíope Gebremehdin y el marroquí Baba. Su maniobra de salirse al exterior provocó el traspiés de Gebremehdin, la caída del marroquí Baba y la posterior del keniata Kipchirchir, quien no pudo sortear a Baba, ya en el suelo. A su vez, Gebremehdin dio un fuerte codazo en el pecho a Higuero- -que mantenía su privilegiada posición en la calle 1- -que le dejó sin aire, desplazándole. Higuero fue noveno y sin posibilidad de repesca. Nada más acabar la carrera, España, Marruecos y Kenia recurrieron ante el Comité de Apelación de la IAAF. Baala, en la zona mixta, se daba por eliminado, como así sucedió inmediatamente. Quedaba por dilucidar quién sería el que ocupase el puesto del francés. Y al final hubo decisión salomónica al incluir en la final de mañana a Higuero y el marroquí Baba, los mejor situados antes del incidente. Kipchichir apenas tenía opción. La final tendrá 13 atletas. Campbell gana los 100 femeninos y Brauman logra el doblete desde la cárcel M. F OSAKA. No se sabe hasta qué punto serán estrictas las normas en la prisión estadounidense de Texarcana, en la frontera de Texas y Arkansas. Pero ayer seguro que hubo algún momento para la celebración, al menos íntima. Porque uno de sus reclusos, Lance Brauman, puede presumir de entrenar a los dos reyes mundiales de la velocidad. Si el domingo Tyson Gay lograba el oro en los 100 metros, ayer otra de sus pupilas, Verónica Campbell, hacía lo propio en categoría femenina. Desde que Brauman ingresase en prisión- -un año y un día de cárcel, más tres años de libertad vigilada- -por haber desviado fondos de programas para estudiantes en el Barton County College, los atletas que trabajaban con él- -Gay, Campbell, Wallace Spearmon, Aarón Armstrong, Omar Brown y Derick Williams- -decidieron no abandonarle y establecieron un sistema de trabajo. Brauman da las órdenes y la mayoría de los entrenamientos se graban en vídeos que luego el técnico visiona y corrige. El triunfo de la jamaicana Campbell no fue tan sencillo como el de Gay. De hecho, ni siquiera era favorita. Las estadounidenses Torri Edwards y Lauryn Williams- -campeonas en 2003 y 2005, respectivamente- -estaban en todas las quinielas. En especial la primera, que ha ganado este verano todas las carreras que ha disputado. Salvo ayer, que incluso se quedó fuera del podio. Campbell salió más lenta que Williams (0.167 por 0.145 en la reacción) pero fue de menos a más- -como Gay, por lo que parece un método de trabajo de la escuela- igualándose la carrera a falta de 20 metros. Todas las participantes se echaron sobre la línea de meta en la llegada más apretada que se recuerda. Visualmente no se supo quién era la ganadora, pero la foto finish dio el triunfo a la jamaicana con un crono de 11.01, el mismo que Lauryn Williams, segunda, y una centésima menos que la sorprendente Carmelita Jeter, tercera. Edwards fue cuarta (11.05) Sólo una centésima entre la primera y la tercera. La final más apretada desde Stuttgart 93, cuando a Gail Devers y Merlene Ottey les dieron el mismo tiempo, 10.82, separándoles una milésima por el orden descrito. Pero la tercera, Gwen Torrance, entró en 10.89. Higuero (a la derecha) se frena tras el codazo del etíope Gebremehdin (dorsal 536) cado y por eso esperaba que la reclamación de la Federación tuviera éxito. Se ve claramente, yo iba por la calle 1 y me han sacado. ¿Y qué hago? lo mismo empujo al otro corredor y me descalifican. En ese momento no piensas, pero ya me he trastabillado, he perdido fuerzas y, claro... Pero se veía claramente que yo iba primero Sin embargo, el caso todavía no ha acabado porque Francia ha presentado una nueva impugnación a favor de su corredor Baala, caso que se verá en la mañana de hoy. Junto a Higuero estarán también en la final los otros dos españoles, Casado y Gallardo. El primero causó una excelente impresión y acabó tercero. Gallardo fue sexto y repescado por tiempos, aunque en su descargo hay que decir que corrió la última vuelta sin la za- EFE patilla izquierda, por lo que llegó con el pie absolutamente destrozado después de un esfuerzo descomunal. Se clasificaron todos los favoritos. Ramzi, primero en la semifinal de Casado, hizo una exhibición de facultades. Y además, al más puro estilo El Guerrouj, calificó también a un compatriota, Alí, nacionalizado en Bahreim pero, como él, nacido en Marruecos. Una centésima valió el oro Me lo merecía Higuero se mostró feliz tras conocer que tendrá la oportunidad de luchar por las medallas y lo ratificó con un clarificador me lo merecía Además explicaba qué había sucedido en la pista: Yo iba por mi calle bien, no lo entiendo, me han sa- CALLE NUEVE Javier Moracho Ex atleta PESA LA PRESIÓN DE SER EL MEJOR Casado, tercero en su serie, y Gallardo, repescado por tiempos, completarán el trío español en la prueba L os etíopes son una raza especial para las carreras de larga distancia. A lo largo de la historia han tenido grandes campeones como Bikila, Yifter, Gebresselassie y ahora Be- kele, triple campeón mundial de 10.000, Con sólo 25 años, Bekele ya es campeón mundial de cross, al aire libre, en pista cubierta y plusmarquista de 5.000 y 10.000 metros. Empezó a destacar de muy joven y para llegar a lo más alto ha tenido que someter su cuerpo a un esfuerzo impresionante para poder soportar la presión de ser siempre el mejor. Es el fondista que más cobra por participar en reuniones, entre 70.000 y los 100.000 euros por carrera. Los atletas que llevan estos ritmos tan fuertes no suelen tener una vida deportiva muy larga, como fue el caso de otros atletas de origen africano como Aouita, Morceli, Kipketer o Daniel Komen. Estos esfuerzos se acaban pagando con lesiones ya que las articulaciones, huesos y músculos no se pueden sustituir. Bekele debería tener el ejemplo de otros grandes campeones como Carl Lewis, oro olímpico del 84 al 96, Sergey Bubka, campeón mundial del 83 al 97 o Edwin Moses, casi diez años sin perder una carrera. Con este ritmo de competición es imposible que siga ganando por mucho tiempo. Este invierno ya le dieron un disgusto en el Mundial de cross de Kenia, donde se retiró en la casa de sus rivales más directos.