Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA ETA busca una matanza s Atentado frustrado en Valencia MARTES 28 s 8 s 2007 ABC La explosión desintegró la furgoneta y dejó un enorme cráter junto a una torre de alta tensión PAU BELLIDO Caían piedras y tierra sobre mi tejado La explosión de la furgoneta fue de tal magnitud que masías aisladas situadas a un kilómetro o más sufrieron roturas de cristales y puertas y tierra y piedras volaron centenares de metros. Tenemos miedo, alguien de ETA está en la comarca y la conoce POR LORENA PARDO CASTELLÓN. Francisco Ferreres salvó el pellejo porque decidió cambiar de actividad después de comer. Él ha sido el único testigo que se dio cuenta de la extraña presencia de una autocaravana en medio de un campo de olivos, fuera de un camino, dentro de un bancal de cultivo. No vi muy normal que nadie, aunque quiera hacer turismo y pasar la noche en un sitio diferente, se meta en medio de un bancal de olivos Francisco, que vive a menos de un kilómetro del lugar de la explosión, divisó la autocaravana el domingo sobre las 11 de la mañana, cuando se dirigía a abonar los almendros, en la finca contigua a la que ocurrió la explosión. Pasó a apenas un metro de la misma y pudo apreciar que en el exterior había unas bicicletas y un carrito de niño, pero los cristales oscuros no le permitieron ver más en el interior del vehículo. Volvió a comer a la casa, la Masía de Paioli, y decidió seguir por la tarde con otra actividad, fumigar los olivos en otra finca a varios kilómetros del barranco de Pere, donde sobre las 19: 15 tenía lugar la explosión. Su mujer, Paquita Salvador, escuchó la explosión desde la casa. Pensé que había caído un rayo en mi almacén, pero enseguida me di cuenta de que no había tormenta ni nubes en el cielo, pero caían piedras y tierra en mi tejado, varios cristales se rompieron y olía a quemado. Luego vi una gran columna de humo Así relataban ayer con miedo los habitantes de esta masía, Paioli cómo vivieron la explosión. Tenemos miedo, claro que tenemos miedo, aquí nos dedicamos a la agricultura y al porcino y nunca hemos vivido nada igual Francisco Ferreres se echa las manos a la cabeza porque siente que está vivo por una casualidad. Ya sé que la cosa no iba conmigo, pero generalmente hasta que no termino un trabajo no empiezo otro y lo más normal es que la tarde del domingo yo estuviera en la partida Moredal. Paso siempre por esa finca, que es propiedad de mi hermana, para ir a la mía La onda expansiva ha dejado las carreteras comarcales con restos de piedras y pequeños desprendimientos de tierra. En el Mas de Engroc, a kilómetro y medio de la explosión, su propietaria denunciaba que la onda expansiva le había arrancado dos puertas y había destruido todos los cristales de la vivienda. bía roto la barrera del sonido, luego me pareció una bomba de la guerra y más tarde vi la columna de humo y supe que algo malo había pasado, pero no me podía imaginar que tuviera que ver con la banda terrorista Entre los términos municipales castellonenses de Tirig, Sant Mateu y Coves de Vinromá, hay más de 200 masías que habitan durante todo el año una población cercana a las quinientas personas. El lugar escogido, bien escogido, para dejar la furgoneta es uno de los pocos entornos donde no existen viviendas. En Les coves de Vinromá se respiraba ambiente tranquilo, aunque en la calle no se hablaba de otra cosa. Las conjeturas se sucedían, también las hipótesis. La familia de Rogelio, el panadero, hablaba del asunto mientras recuperaba en familia la tradición de pelar manualmente almendras. Esa gente no piensa en nosotros, no van a venir a atentar contra los agricultores, lo que pasa es que querían cargarse la línea de alta tensión que une España y Francia discutía enérgicamente el abuelo, mientras que los más jóvenes explicaban su miedo. Hay alguien de ETA en la comarca, porque conoce los caminos y las carreteras, alguien que esté interconectado con la banda o alguien que tenga que ver con el terrorista fugado en Torreblanca en julio, estamos muy cerca de allí explicaba Sabrina a su abuelo. Lo cierto es que aquello que en Castellón nunca pasa nada, ya ha pasado a la historia. Los tenemos cerca porque Castellón es un lugar de paso apuntaba la gerente del bar Beltrán. Y es que en apenas dos meses en Castellón se vuelve a hablar de ETA y el fantasma del terrorista huido (afanosamente buscado durante el pasado Festival de Benicasim) permanece en la mente de todos, inevitablemente. Pensé que era un avión Castellón, lugar de paso En el Mas de Nel, a unos dos kilómetros, la onda también había dejado varios cristales rotos. En el Molí La Punta, su propietario escuchó la explosión. Pensé que era un avión que ha- Un cráter de seis metros de diámetro y diez olivos volatilizados La explosión ha dejado un cráter de seis metros de diámetro y ha hecho desaparecer al menos diez olivos. Del vehículo sólo quedan pequeños trozos que no alcanzan ni los 25 centímetros y sólo parte del motor, que apareció a 300 metros de la explosión. La torre de alta tensión se veía apenas un poco doblada, pero la zona permaneció desde la misma tarde de los hechos totalmente acordonada y cerrada al paso, incluso de los propietarios de las fincas que tuvieron que paralizar su actividad agrícola. El alcalde de les Coves de Vinromá, Jacobo Salvador, manifestó su sorpresa ante actuaciones de la banda terrorista que siempre hemos visto muy lejanas El munícipe condenó este tipo de actos y pidió tranquilidad a la ciudadanía. El alcalde de la localidad vecina de Tirig, a apenas doce kilómetros de la explosión, Juanjo Carreres, reconoció que desde hacía una semana en la comarca se veía mucha vigilancia de la Guardia Civil, lo que confirma la hipótesis de que ETA decidiera explosionar la autocaravana para destruir las pruebas al sentirse acorralada por los agentes. La cosa no iba conmigo