Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 28 s 8 s 2007 ABC AD LIBITUM EN LA CUERDA FLOJA A gran singularidad de Alberto Ruiz- Gallardón reside en que, tratándose de uno de los grandes santones de la derecha española, disfruta de una notable simpatía de la izquierda menos radical. Él sabrá cómo lo ha conseguido y, si lo hubiere, qué precio ha pagado por ello; pero, por lo que parece, se le acaba el chollo. El País, tradicional machacador de las glorias del PP y, excepcionalmente, amoroso protector del hoy alcalde de Madrid, le ha abandonado a su suerte. Ignoro si se trata de un efecto que toma causa de la proximidad electoral o, quizá, de que el crecimiento de Gallardón, su agigantado liderazgo, le convierte en M. MARTÍN más peligroso para los inFERRAND tereses que confluyen en el diario. Una de sus plumas más brillantes y aciduladas, la de Juan José Millás, ha roto la costumbre protectora y le ha castigado el lomo al hasta ahora privilegiado notable del PP y lo ha hecho con una energía y un garbo que recuerda a Luis Bonafoux dándole leña a Leopoldo Alas, Clarín Con la vista puesta en las próximas legislativas, los jugadores de todos los bandos comienzan a revisar sus armas y a repasar la lista de sus posibles aliados. Según cuenta Millás, Gallardón piensa- -o, por lo menos, dice- -que hay que casarse con el ABC y acostarse con El País. ¿Una declaración adulterina como muestra de respeto a estas páginas, en las que escribió su abuelo? Hay gentes nacidas para la aventura y la deslealtad; pero debe reconocerse en su favor que lo contrario, el rigor y la fidelidad- -tanto a las personas como a las ideas- -cotiza poco en este país de saltarines y disfraces, de oportunistas e inventores de lo ya conocido, de líderes sin poder y de poderosos con líderes propios y subordinados. En ese marco, más calculado que caótico, reaparece Mariano Rajoy y nos anuncia que su programa electoral para el 2008 se centra en la regeneración democrática que condujo a La Moncloa a José María Aznar y que éste no pudo llevar a cabo en su primera legislatura y no quiso intentar en la segunda. En principio no está mal, aunque debe considerar el presidente del PP que, pasado el tiempo, son más los asuntos que necesitan regeneración y mayores las fuerzas que tratarán de impedirla. ¿Con qué equipo espera Rajoy, si sale ganador, acometer tan difícil como esperanzadora tarea? Dada la confusión de su entorno debiera decírnoslo como prenda de su voluntad real. No conviene olvidar que él mismo formó parte destacada en los gobiernos aznaritas que dejaron pendiente la regeneración que les dio el poder y que ahora vuelve a poner sobre la mesa. Lo único que está claro es que Rajoy, si no gana las elecciones, no tirará la toalla. Entre la perseverancia, que es una hermosa virtud, y la contumacia, un vicio horrible, no hay muchas diferencias. Ambas coinciden en el afán humano de perpetuarse y, más allá de la propia vida, dejar construida una pirámide. Gallardón ya ha instalado la suya en la mismísima plaza de la diosa Cibeles. POR OTRA PARTE CORTE DE MANGAS AL PROGRESO mil municipios y pedanías españoles, las empresas de L pueblo habló y pegó un corte de mangas al protelefonía móvil deben, para conseguir su objetivo natugreso. Todo el mundo lo sabe: el jueves pasado en ral de ampliar la red, afrontar obstáculos burocrátiuna pedanía (Los Villares) de un pueblo granacos, políticos y estéticos. dino (La Peza) se celebró un referéndum para pregunSi en la generalidad de los municipios y en el sentir tarle a los 128 vecinos si estaban de acuerdo con la instadel común de la gente, el espantajo de los peligros e inlación de una antena que prestaría al municipio coberconvenientes que comporta una antena de telefonía mótura de telefonía móvil, de la que actualmente carece. vil resulta más convincente que el hecho de que nadie, Seguramente el progreso tecnológico no tiene hoy en ninguna parte del mundo, ha resultado permejor símbolo que el del teléfono móvil. El AVE, judicado por utilizar el celular, apaga y vámolas autopistas, mejoran el transporte físico de nos: la española es una sociedad que rechaza el personas y mercancías, y desde luego que son progreso. necesarios, pero el móvil es otra cosa: no sólo reReclama suministro puntual y barato de presenta la capacidad de conexión en tiempo energía, pero abomina de la opción nuclear; se real, inmediato con el resto del mundo, vía teledeclara firme defensor del medio ambiente, pefonía, internet y televisión, sino que permite coro llena de basura calles, playas y campos; reinectar con el vecino aunque se esté trabajando vindica la contratación indefinida, pero en en el campo. Globalización y vecindad: la tecnoJOSÉ MARÍA cuanto la obtiene abusa de las bajas temporalogía facilita herramientas y que cada quien las GARCÍA- HOZ les; luce un antiamericanismo cuasi genético, utilice para su mejor servicio. pero acude en masa a ver películas norteamericanas, Para el interesado por conocer el ambientillo que rovistiendo ropa diseñada en Estados Unidos... Se aspira deó la consulta popular, remito a la colorista crónica a disponer de los adelantos científicos, pero no se quiede Álvaro Pérez publicada en ABC el viernes pasado, re saber nada de los posibles riesgos. pero más allá de la trastienda tan bien descrita, un heY en esta dialéctica de disfrutar de las maduras, pecho cierto e inamovible: el miedo a las consecuencias ro no estar a las duras, la generalidad de los represenperniciosas de una antena de telefonía ha hecho que el tantes políticos tiende a alimentar el sanchopancismo. personal vote no al progreso. Poco importa que nunHistóricamente, los grandes líderes han hecho honor a ca nadie haya demostrado ninguna relación de causasu función de abrir perspectivas, de señalar objetivos a efecto de las dichosas antenas con ninguna patología la sociedad sobre la que reinaban o que les había elegique afecte a las personas: el miedo a lo nuevo, a lo descodo. Ahora estamos ayunos de esas figuras capaces de, nocido, es más fuerte que las ventajas inmediatas, cierante cualquier encrucijada, definir las alternativas y tas y conocidas de disfrutar de la telefonía móvil. comprometerse con una opción. Sí abunda, en cambio, No se trata de magnificar una anécdota: el mundo ese disfraz de demagogia definido como corrección pono dejará de girar por que en Los Villares hayan decidilítica, cuyo criterio primigenio es marear la perdiz pado que más vale malo conocido. La cuestión se centra ra que ésta no levante el vuelo y se dirija a otros preen que la notoriedad nacional de Los Villares se debe al dios. Ese principio de pegarse al terreno seguramente detalle circunstancial de que su Ayuntamiento ha orpermite sobrevivir, como sin duda sobrevivirán los veganizado una consulta popular, más que al hecho relecinos de Los Villares, pero ni permite ni estimula el vante del resultado negativo de la misma. Hasta ahora progreso. ningún municipio había convocado un referéndum sojosemaria garcia- hoz. com bre la cuestión, pero en la mayoría de los diez o doce L E -Qué manera de provocar estos españoles. Uno de ellos va y me pregunta el tío si condeno los atentados de ETA.