Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CIENCIAyFUTURO LUNES 27 s 8 s 2007 ABC La NASA encuentra un remedio al problema de sus transbordadores Sustituirán los materiales de la espuma aislante por otros más modernos ANNA GRAU NUEVA YORK. Después del susto que obligó a acortar la última misión del Endeavour, y antes del lanzamiento del Discovery previsto para el próximo 23 de octubre, la NASA ha dicho basta, y ha puesto bajo la lupa sus cuatro transbordadores espaciales. La lupa era de rayos X y así se ha confirmado la existencia de grietas en las capas aislantes de los tanques de combustible de todos ellos. Microscópicas heridas abiertas no sólo en la espuma, sino en una delgada capa de material adhesivo, parecido al corcho, que va por debajo de ella. La capa aislante es vital para proteger los soportes de los tanques del peligro de formación de hielo- -especialmente en el momento del despegue- -alrededor de las conducciones de oxígeno líquido a temperaturas extremadamente bajas. Una solución permanente sería hacer los soportes de titanio, y no con la aleación de aluminio utilizada hasta ahora. Pero esta solución- -más cara que la actual- -no estará técnicamente disponible hasta la primavera que viene. Aunque a nadie le guste admitirlo, la agencia espacial norteamericana se hace vieja. Y lo mismo le pasa a sus naves y transbordadores, que no mejoran con la edad, ni con la estilización de los presupuestos. Sencillamente, hace demasiado tiempo que no se ponen a punto las cosas. Así lo admitía este fin de semana en The New York Times el responsable del programa de transbordadores, Wayne Hale Júnior. Naturalmente, el hombre de la NASA intentaba lavar los trapos sucios en casa, y ofrecer al gran público la visión más positiva posible. Es alentador que seamos capaces de localizar el problema con un simple El agujero con el que tuvo que aterrizar el Endeavour el pasado 21 de agosto examen de rayos X subrayó. No tan alentador resulta que misiones tripuladas puedan tener que correr dos veces el mismo riesgo- -o uno muy parecido al otro- por algo que se puede preveer. La amenaza que se ha cernido sobre la última misión del Endeavour, cuando un desprendimiento de espuma aislante dañó su escudo térmico poco después del lanzamiento, recordaba demasiado a la tragedia del Columbia en 2003: una loseta aislante se soltó, perforó la nave y se cobró siete vidas humanas. También se desprendieron materias aislantes del Atlantis en 2006, aunque entonces no llegó a haber peligro. Para el 23 de octubre está previsto el lanzamiento del Discovery, cuya misión será instalar un nuevo módulo en la Estación Espacial Internacional. AFP Los técnicos necesitarán nueve días para aplicar los cambios al Discovery Amenaza repetida ACTUALIDAD NATURAL Mónica FernándezAceytuno CERNIDORA LA MOSCA E l fuerte viento ha barrido las moscas. Pero así como se ven por el suelo las primeras hojas secas de las parras que tanto gustan al ganado porque tienen ya el dulzor triste del vino, nadie sabe adónde van a parar las moscas cuando sopla el viento de esta manera. Es un viento cálido, al menos en Galicia, que viene desde el Sur, cálido y muy seco, éste que barre las moscas de vuelo errático pero que deja en el aire a otras moscas que se ciernen en formación bajo la sombra del arce; ocho, nueve, diez moscas que asaltan la vista porque vuelan, inmóviles, a la altura de los ojos y, aunque pequeñas, vemos su cuerpo suspendido y si el mosquito hembra bate las alas 500 veces por segundo, y de ahí su zumbido, la mosca cernidora le supera y no se oye ruido alguno, ni se ven las alas, sólo un insecto que sube y que baja, que vuela hacia atrás y hacia delante, trazando una cruz en el aire cuando todas las vulgares moscas han sido barridas. Es la mosca cernidora de la grosella- -Syrphus ribesi- -y de otras plantas del bosque a las puertas del otoño. La NASA quiere haber olvidado sus problemas con las espumas y los corchos aislantes para entonces. Un equipo de técnicos de la Michoud Assembly Facility en Nueva Orleáns- -donde se construyeron los tanques de los transbordadores- -viajarán al Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral para supervisar la sustitución de unos materiales por otros más modernos y resistentes. Se calcula que harán falta nueve días para la puesta a punto, por lo que el Discovery podrá salir en hora, si no surgen nuevos imprevistos. Tanta rapidez alimenta ciertas sospechas de si no se trata de poner un nuevo parche. Wayne Hale Júnior admitía que es muy probable que estas grietas en el material aislante de los transbordadores seguramente llevaban mucho tiempo ahí, sin que nadie las detectase. Quién sabe que otras disfunciones no estarán agazapadas, esperando su oportunidad. Más información: http: www. nasa. gov