Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 TOROS www. abc. es toros LUNES 27- -8- -2007 ABC La firmeza de Alfonso Casado, premiada con una oreja en Barcelona ABC BARCELONA. El matador barcelonés Alfonso Casado paseó la única oreja de la corrida celebrada ayer en la Monumental de Barcelona. Casado, muy firme y tesonero, anduvo por encima del quinto, un toro de El Sierro que desarrolló complicaciones en la muleta, según informa burladero. Lima de Estepona pudo haber cortado un apéndice en el toro que abrió plaza de no fallar con el estoque, tras una labor muy dispuesta y esforzada. Con el cuarto, se peleó Lima con un animal nada fácil y dio una vuelta al ruedo como premio a su entrega. Por su parte, Raúl Cuadrado pechó con un tercero muy flojo y un sexto noble, pero con poco recorrido, con los que apenas pudo encontrar el lucimiento. Se lidiaron toros de la ganadería de El Sierro, bien presentados y de juego desigual; destacó el primero. Lima de Estepona, saludos tras aviso y vuelta. Alfonso Casado, saludos tras aviso y oreja. Raúl Cuadrado, silencio en ambos. Fernando Cruz interpretó los mejores momentos de una soporífera tarde TELEPRESS Sólo un buen toro de Cebada Gago BILBAO Plaza de toros de Vista Alegre. Domingo, 26 de agosto de 2007. Última corrida. Más de media entrada. Toros de Cebada Gago, de desigual presentación, incluido el sobrero, malos y complicados en líneas generales; destacó el noble 5 un sobrero de Loreto Charro (6 bis) bien presentado, de escaso fuelle y con nobleza. Juan José Padilla, de malva y oro. Pinchazo y bajonazo (algunos pitos) En el cuarto, pinchazo y estocada corta (pitos) López Chaves, de azul marino y oro. Pinchazo, media estocada atravesada, dos descabellos y estocada corta. Dos avisos (silencio) En el quinto, estocada atravesada (petición y saludos) Fernando Cruz, de rioja y oro. Pinchazo y estocada (saludos) En el sexto, media estocada atravesada y descabello. Aviso (ovación de despedida y saludos) Curro Díaz y Juan Bautista salen a hombros en San Sebastián de los Reyes ABC S. S. DE LOS REYES (MADRID) El jiennense Curro Díaz y el francés Juan Bautista abrieron la puerta grande en la apertura de la Feria de San Sebastián de los Reyes, donde se lidió una desigual corrida de Antonio San Román. Díaz cuajó buenos pasajes al natural con el noble primero y en el segundo se mostró muy entregado. Bautista se mostró firme y solvente con el segundo, manso y con genio; frente al quinto destacó la gran estocada recetada. Por su parte, el sevillano Salvador Cortés, con el peor lote, apenas pudo lucirse. Se lidiaron toros de la ganadería de Antonio San Román, desiguales y justos de presencia, descastados, sin clase y mansos en general, según informa burladero. Curro Díaz, oreja y oreja. Juan Bautista, oreja en ambos. Salvador Cortés, silencio en los dos. ZABALA DE LA SERNA BILBAO. De la lluvia y las frescas temperaturas preotoñales, al sopor, al calor asfixiante. De las nubes plomizas que regaban Bilbao, a las nubes de mosquitos que se elevaban desde el ruedo. De la gloria de El Cid, al infierno de ayer. La Semana Grande se nos ha escapado entre los dedos a una velocidad de vértigo. ¡Qué ganas de que octubre toque sus clarines! Pronto será invierno, si el cambio climático lo permite. La corrida de Cebada Gago fue mala de solemnidad, complicada y peligrosa. Ni mucho menos brava. Sólo un toro hizo cosas buenas, el quinto. Y el sexto, que correspondía a Fernando Cruz. Pero lo lidiaron al revés, fatal, con capotazos como trallazos. Humillaba, y un par de veces clavó sus tremendos pitones en el ruedo. El peón de brega, ya en banderillas, lo estropeó del todo y provocó un volatín que acarreó el pañuelo verde. Cruz, que debió haber visto sus condiciones francas, sus posibilidades, se lamentó. Pero no vale con lamentarse desde el burladero y no tomar los mandos de la cuestión. Cuando se está tan escaso de suerte y de contratos, no sirven las órdenes desde la tronera; hay que hacerse presente y cuidar la ocasión. Fernando Cruz es un torero al que merece la pena seguir. Posee un concepto puro del toreo. A la postre fue el que satisfizo con sus detalles, o más que detalles, el paladar del aficionado. Temíamos que el sobrero de Loreto Charro, un toro con cara de viejo, a punto de cumplir en dos meses los seis años, sacara el tiempo perdido en los corrales de Vista Alegre, y en algún que otro corral, en forma de guasa. Afortunadamente, desde las primeras embestidas en el capote, demostró que no había causa para los miedos, y que metía la cara y la colocaba con afanes de seguir las telas, aunque le faltara fuelle después. El chaval del madrileño barrio de Chamberí volvió a evidenciar su gusto en un principio de tres pases de pecho de barrer el lomo y dos de la firma de torera esencia. A media altura se lo trajo y lo llevó poniéndole su aquél; faena intermitente. Más seguida a derechas, por donde el de Charro se explayaba con más recorrido y consistencia. Estuvo en torero. Y con redaños Victorino, trofeo de la Junta a la mejor corrida La Junta Administrativa de la plaza de toros de Vista Alegre ha premiado por unanimidad a la ganadería de Victorino Martín como la mejor corrida de la Semana Grande de Bilbao. Por su parte, el Club Cocherito ha galardonado como el toro más bravo de la feria al primero de la corrida de La Quinta, de nombre Coletero lidiado por Juan José Padilla el domingo 19. con un tercer cebada que reponía pronto y se venía gazapeando entre pase y pase. Le ganó la acción casi siempre, lo enganchó por delante y condujo en largo la embestida, con su expresión de mentón a la pechera. Valiente Cruz, rápido de reflejos, puesto y dispuesto. Se tiró a matar en firme. Pinchó. Pero en el segundo volapié se volcó. Salió casi encunado. La estocada arriba. Atravesada. Mortal. Recogió una ovación en cada uno de sus toros, en los medios, donde todo pesa. Ojalá le den otra cancha en las empresas. López Chaves no estuvo ni bien ni mal con el toro de la tarde, sino un poco encogido aunque largase tela tapando una embestida noble sin terminar de humillar. Siempre con la espada por delante al presentar la izquierda, que era el pitón a explotar. Su primer toro aprendió latín con facilidad. Se tragó una de naturales, no más, y se orientó constantemente de quién movía la tela, al margen de que el salmantino abra unos huecos enormes. Padilla naufragó con el peor lote. El ensabanado, violento y vivo cuarto le hizo tomar el olivo con los palos. Horrible la lidia, la tempestad de trapazos. Un sobrero de Cebada también lo empujó a la calle de la amargura, pegando cabezazos al palillo de la muleta.