Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 s 8 s 2007 ECONOMÍA 33 Las comisiones cobradas por los bancos crecieron un 17,2 en el primer semestre ABC MADRID. Los bancos españoles cobraron en comisiones a sus clientes un total de 4.690,2 millones de euros en los seis primeros meses del año, según datos de la Asociación Española de Banca (AEB) recogidos por Servimedia. Esa cifra supone un incremento del 17,2 respecto a igual periodo de 2006. Pese a las campañas de diversas entidades sobre la exención de comisiones o tarifas planas por este concepto, en ninguna de las grandes dejan de crecer los ingresos. La entidad que más obtuvo por comisiones hasta junio fue el BBVA, con 1.080 millones de euros +6,6 El segundo lugar lo ocupa el Santander, con 1.051 millones +21,7 La tercera en la lista es Banesto, donde las comisiones generaron 341,4 millones de euros +6,32 El cuarto lugar corresponde al Popular, con 314,9 millones +7,7 y el quinto es para el Sabadell, donde las comisiones reportaron 275,2 millones de euros +21,2 Juan Velarde Fuertes DESEQUILIBRIOS CASANDRA Y LOS ien conocida es la maldición que Apolo lanzó sobre Casandra: profetizaría bien, pero nadie escucharía sus duros pronósticos. Ahora lo vemos con la reiterada proliferación de Casandras que anuncian problemas inexorables que van a originar daños a nuestra economía. Pueden incluso rozar lo irreparable, si no se les atiende. Eso fue lo sucedido en 1957, 1973 y 1993. Ya lo hemos experimentado, pues, tres veces desde 1957. Ahora, con la crisis bursátil en plena acción, merece la pena volver la vista a la situación. Esa derivación de Casandra que es el Fondo Monetario Internacional nos había llamado la atención al principio de verano, sobre nada menos que siete desequilibrios de nuestra economía. El primero era el déficit por cuenta B corriente. España en este sentido, y en porcentaje del PIB se ha colocado en la magnitud más alta de todos los países con algún peso en la economía mundial. El segundo era la acumulación de deuda exterior de España. Alcanza el 140 por ciento del PIB. Sobrepasa así ampliamente todo margen de seguridad. Un endeudamiento fuerte no tiene por qué preocupar si la inversión que provoca produce más renta que los tipos de interés que se han de pagar. Pero he ahí que ambas cosas- los intereses en alza y los rendimientos escasos de las inversiones- pueden perturbar el futuro de modo muy importante. Porque el tercer desequilibrio era la mala situación derivada, en la competencia internacional, por el debilísimo incremento de nuestra productividad, tanto la del trabajo como la total de los factores. En una economía abierta, como es la española, esto puede ser muy serio. Todo lo complica el cuarto desequilibrio, la inflación derivada en parte notable del recalentamiento de nuestra economía. Es un problema muy serio, que no se ha atajado con ninguna medida estructural, como pudiera ser la apertura mayor a la competencia de sectores pro- tegidos. El quinto desequilibrio venía determinado por la carrera alcista que provoca gasto público mayor, seguido de creciente presión tributaria para mantener equilibrado el presupuesto, sin percibir que este saldo cero- vieja tesis de Fuentes Quintana en polémica con Borrell- debe lograrse con restricciones serias del gasto público. El sexto lo produjo el freno a la industria de la construcción que será creciente, y cuya magnitud total no se conoce. Y el séptimo venía del exterior. Por un lado, la cadencia de una política energética, con el tabú ante lo nuclear, que garantiza la subida de precios en ese sector de importación española muy fuerte; por otro, el descenso de la ayuda neta que nos concedía la Unión Europea, que se deshace como dicen que pasa ahora con los hielos de Groenlandia. Para colmo, últimamente ha surgido una situación bursátil e hipotecaria delicada. El FMI y multitud de economistas se han unido a Casandra. Por no escucharla pereció Troya. Recuérdese lo sucedido en una España en la que muchos responsables vieron como caía sus Troyas respectivas en las citadas fechas de 1959, 1973 y 1993. Colonial no pagará dividendo hasta que no reduzca su ratio de deuda ABC MADRID. Colonial no prevé distribuir dividendo con cargo a los resultados de 2007 y no repartirá cantidad alguna entre sus accionistas mientras su endeudamiento sobre el valor bruto de los activos supere el 65 según informó el grupo inmobiliario a la CNMV La compañía que preside y controla Luis Portillo negocia en la actualidad la sindicación del crédito de 7.177 millones de euros suscrito en abril con Calyon, Goldman Sachs, Royal Bank of Scotland (RBS) y Eurohypo para financiar parte de la compra del 100 de Riofisa. Las condiciones de dicha financiación impiden proceder al reparto de dividendos a los accionistas, excepto en el caso de que el ratio de endeudamiento sobre el valor bruto de los activos sea igual o inferior al 65 explicó la compañía. Al cierre de junio, el nivel de endeudamiento neto de Colonial alcanzó los 7. 221 millones de euros, lo que supone un 65,1 sobre el valor de los activos.