Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL LUNES 27 s 8 s 2007 ABC Evo Morales traslada a las calles de Bolivia la defensa de su proyecto Una marcha de campesinos afines al Gobierno acudirá hoy a la levantisca Sucre BALDWIN MONTERO CORRESPONSAL LA PAZ. Asfixiado por una crisis política que ha paralizado a la Asamblea Constituyente y que esta semana expondrá su mayor expresión de rechazo al Gobierno con dos medidas inéditas en la historia del país- -un paro cívico de seis regiones y otro del Poder Judicial- el Ejecutivo de Evo Morales instruyó a sus bases sociales movilizarse en las calles para defender su proyecto, estrategia que comienza hoy con una marcha a Sucre, la capital del país. Según reveló el diario La Prensa la instrucción fue comunicada el viernes por el vicepresidente, Alvaro García Linera, a una veintena de dirigentes de los sindicatos que forman la base social del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) en presencia de Morales. La orden consiste en movilizar a Sucre, sede de la Asamblea Constituyente y también capital del departamento (región) de Chuquisaca, a 100.000 campesinos e indígenas el próximo 10 de septiembre, aunque hoy habrá un anticipo con una marcha campesina que llegará hasta esa urbe para quedarse al menos dos semanas. La movilización se financia con aportes de los funcionarios de la oficialista prefectura (gobernación) de Chuquisaca, según admitió su titular, David Sánchez. La marcha, aunque se anuncia pacífica, ha provocado un estado de incertidumbre y tensión en Sucre, capital que se encuentra movilizada desde hace dos semanas en demanda del traslado de los poderes Ejecutivo y Legislativo, uno de los motivos principales por los que, además de Chuquisaca, Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Cochabamba realizarán mañana un paro de 24 horas. Las seis regiones consideran que el oficialismo avanza en un proyecto totalitario, que se refleja en decisiones como la de haber excluido la demanda de Sucre del debate constituyente y haber aprobado en la Cámara de Diputados el juicio contra cuatro magistrados del Tribunal Constitucional, en ambos casos apelando a su mayoría y vulnerando reglamentos. Este escenario de conflicto ha motivado que instituciones como la Iglesia Católica y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia se pronuncien a favor del diálogo, pero sin éxito hasta la fecha. Residentes de Hamhung reconstruyen una carretera destruida por las inundaciones de este mes AFP Llamamientos al diálogo Las inundaciones en Corea del Norte dejan más de 600 muertos Las autoridades calculan que 170.000 personas se han quedado sin hogar s Existe el riesgo de otra Gran Hambruna PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Corea del Norte, uno de los países más pobres y aislados del mundo, puede hallarse a las puertas de una nueva Gran Hambruna como la que sufrió a mediados de los 90, que se cobró entre 300.000 y dos millones de vidas. Según ha reconocido la agencia estatal de noticias KCNA, al menos 600 personas han fallecido y otras 100.000 se han quedado sin hogar como consecuencia de las inundaciones causadas por las lluvias torrenciales caídas este mes, las más fuertes de los últimos años. Además, el Ministerio de Agricultura ha admitido que las riadas han destruido el 20 por ciento de los arrozales y el 15 por ciento de los maizales del país, lo que puede ocasionar un grave problema de desabastecimiento en el Sistema Público de Distribución de Comida. A la vista de la magnitud de este nuevo desastre, el hermético régimen estalinista de Pyongyang parece haber optado por informar de los daños para lograr ayuda internacional y evitar así una nueva catástrofe. En este sentido, Corea del Norte ha indicado que 200.000 hectáreas de tierras de cultivo han resultado dañadas por las aguas, al tiempo que 900.000 personas se han visto afectadas por las inundaciones. De ellas, 169.561 han tenido que marcharse de sus hogares al quedar destruidas 40.463 casas y sumergidas otras 133.732. Más de 8.000 edificios públicos y un millar de fábricas y minas estatales han quedado anegados y los corrimientos de tierra han inutilizado 200 tramos de las líneas ferroviarias nacionales. En resumen, se trata de un gravísimo contratiempo para un país tan pobre como Corea del Norte, que ya antes de las inundaciones necesitaba un millón de toneladas de arroz, el 20 por ciento de sus necesidades. A tan difícil situación se suman los daños provocados por las lluvias, que pueden causar a la economía unos perjuicios mucho mayores que el año pasado, cuando el Producto Interior Bruto (PIB) descendió un 1,1 por ciento por las riadas. A juicio de algunas agencias humanitarias, tales inundaciones están provocadas por la masiva conversión de colinas en bancos de arroz estratificados en terrazas. De esta manera, el Gobierno norcoreano pretende paliar la falta de terrenos cultivables para alimentar a sus 23 millones de habitantes, pero al final el remedio resulta peor que la enfermedad al registrarse numerosos corrimientos de tierra. Como primera medida, el Programa de Alimentos de Naciones Unidas distribuirá durante los próximos tres meses ayuda humanitaria a 215.000 personas, que se verá complementada con una partida superior a los diez millones de euros. Seúl ya ha enviado un primer convoy con arroz a través de la fortificada frontera en el Paralelo 38, que separa a ambos países desde el final de la guerra (1950- 53) Aunque las inundaciones van a provocar un aplazamiento de la cumbre histórica que iban a celebrar mañana martes el presidente de Corea del Sur, Roh Moo- hyun, y el caudillo norcoreano, Kim Jong- il, las relaciones entre ambas naciones viven un momento de distensión. A ello ha contribuido el acuerdo suscrito por Pyongyang para renunciar a su programa nuclear a cambio de reconocimiento diplomático, ayuda humanitaria y combustible, lo que puede facilitar que la comunidad internacional se vuelque en ayudar al depauperado país a superar esta tragedia. Ayuda internacional Evo Morales, con el tradicional chullo andino, en Pisco REUTERS Según las ONG, el desastre ha sido amplificado por una planificación irracional de cultivos de arroz