Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 s 8 s 2007 ETA busca una matanza s La investigación policial ESPAÑA 13 Portugal estrecha la vigilancia La Guardia Civil investiga la explosión de una en minas y canteras para furgoneta en Castellón evitar que ETA robe explosivos La vivienda hallada en Francia hace dos días era utilizada por la banda para ensayar nuevos tipos de bombas BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, confirmó ayer que cabe la posibilidad de que ETA pueda tener una pequeña infraestructura al sur de Portugal y anunció la creación de un equipo mixto de investigación para despejar cualquier tipo de dudas al respecto. Dicho grupo, que estará formado por policías de los dos países, así como por jueces y fiscales, tiene por objeto reforzar la lucha antiterrorista y se formará oficialmente coincidiendo con la visita que Rubalcaba hará a Lisboa en el mes de septiembre. Pese a que la comisión mixta aún no se ha creado de forma oficial, ya funciona de facto puesto que miembros de la Guardia Civil llegarán hoy a Lisboa para tratar de averiguar, mano a mano con la policía lusa, si los coches usados en el último ataque terrorista y el encontrado en Ayamonte el pasado mes de junio fueron alquilados por el mismo comando etarra. El pasado 23 de julio, España y Portugal firmaron una declaración conjunta para cooperar en la lucha antiterrorista, poco después de ser interceptado en Ayamonte un coche con matrícula portuguesa perteneciente a ETA que trasnportaba 130 kilos de explosivos. Ya entonces, Rubalcaba comparó la colaboración que existe en esta materia con Francia a la que se ha creado recientemente con las autoridades lusas. Tras el atentado de Durango del pasado viernes, en el que el coche utilizado por los terroristas llevaba matrícula portuguesa, los dos países vuelven a unirse en esta lucha. Por ello, el ministro de Interior acudirá de nuevo a Lisboa para mantener contactos con el titular de Justicia, Rui Pereira, y de Administración Interna, Alberto Costa. Según un comunicado emitido ayer por el ministerio de Administración Interna portugués (MNE) la visita tendrá lugar la primera quincena de septiembre (se habla de los días 13 ó 14) El MNE también ha confirmado la reunión a comienzos de esta semana, con día y hora por definir, entre las fuerzas de seguridad portuguesas y españolas, en el ámbito del Gabinete Coordinador de Seguridad, para hacer balance de la situación y proyectar la cooperación internacional futura. Según avanzó ayer el rotativo luso Diario de Noticias citando fuentes policiales, las autoridades portuguesas están trabajando de forma discreta a nivel de prevención un poco por todo el país para poder descubrir bases de apoyo que pueda tener el grupo terrorista. El sur del Alentejo y el Algarve son las zonas que más preocupan a la policía lusa como posibles lugares para esconder material o incluso tener una base. Túneles de tuberías, minas, presas, centrales eléctricas, unidades hoteleras y complejos turísticos son los principales lugares que están siendo registrados hasta el momento por considerarlos policialmente invisibles Se trata, entre otras cosas y como eje preferente, de blindar lugares donde se almacenen explosivos (canteras, minas, obras públicas... a fin de prevenir robos de elementos etarras en Portugal, como ocurre en Francia en numerosas ocasiones. Precisamente, ayer se supo que la vivienda de ETA hallada en Francia hace dos días era utilizada por los etarras como un pequeño laboratorio para la fabricación y ensayo de nuevos explosivos. Los investigadores franceses han encontrado varios bidones de plástico con diferentes sustancias, una de las cuales es ácido nítrico, que puede servir para fabricar explosivos. El abandono de la vivienda por ETA podría estar relacionada con la detención del presunto jefe de logística de la banda, Juan Cruz Maiza, y otros dos etarras el pasado 26 de julio en Rodez, en el sur de Francia, según la hipótesis que se plantean los investigadores. Búsquedas en el sur de Portugal JORDI MAURA LAS CUEVAS DE VINROMÁ. La Guardia Civil investiga si ETA está detrás de la explosión, a las siete de la tarde de ayer, de una autocaravana estacionada junto a una torre eléctrica de muy alta tensión a tres kilómetros del casco urbano de la localidad castellonenste de Las Cuevas de Vinromá. Como consecuencia de la explosión, que se pudo escuchar a cinco kilómetros de distancia, se desató un incendio que quedó totalmente controlado en menos de una hora. Hasta allí se desplazaron artificieros de la Guardia Civil, que acordonaron el paraje, ante el temor de que pudiera ser un atentado. La tremenda explosión esparció los restos del vehículo por toda la zona y algunos pedazos llegaron hasta un radio de 400 metros de distancia. La furgoneta, una autocaravana, era propiedad de un ciudadano del País Vasco, por lo que desde el principio las inves- Agentes de la Benemérita llegan hoy a Lisboa para investigar en colaboración con la policía lusa El estallido, que se escuchó a 5 kilómetros de distancia, se produjo en la comarca donde huyó un etarra en julio tigaciones se centraron en una acción terrorista. De hecho, los investigadores apuntan que el tremendo socavón que provocó el estallido equivaldría al producido por 100 kilos de explosivos. Sin embargo, el subdelegado del Gobierno en Castellón, Antonio Lorenzo, aseguró anoche en torno a las 23.40 horas que no habían aparecido restos de explosivos Pese a ello, Lorenzo anunció que hoy llegarán a Castellón miembros de la Guardia Civil de Madrid expertos en explosivos. Según las primeras hipótesis de la Guardia Civil, la autocaravana fue abandonada porque su conductor sufrió algún incidente imprevisto durante el trayecto. Pero otras posibilidades siguen abiertas, incluso la de que se trate de una explosión no vinculada a ETA o la de que el objetivo fuera sabotear la línea de muy alta tensión que evacúa la energía eléctrica hacia Francia o la de dañar el gasoducto que pasa próximo a donde explotó el vehículo. Un vecino de la zona confirmó ayer haber visto por la mañana cómo alguien estacionaba el vehículo y después se subía a otro coche. Además, el lugar de la explosión de ayer dista apenas 27 kilómetros de Torreblanca, el municipio donde un etarra huyó en julio tras detectar un control policial. Un coche de la Benemérita inspecciona el paraje de Las Cuevas de Vinromá en el que se produjo la explosión EFE