Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26- -8- -2007 Primera división s El Real Madrid se lleva el derbi DEPORTES 107 Raúl alimenta su debate El 7 volvió a marcar frente al Atlético y se reivindica en el puesto de segundo delantero. Sneijder se estrenó como goleador en una jugada de laboratorio. Reyes volvió al Bernabéu y pasó desapercibido. Casillas le ganó otra vez la partida al Kun Agüero J. ÁVILA MADRID. Raúl vive en el disparadero desde hace algún tiempo porque sus actuales números están alejados de los de su etapa dorada en el Madrid y en la selección española. Pese a todo, su profesionalidad lo empuja a pelear ante la adversidad. Esta temporada, el club blanco fichó a Saviola y repescó a Soldado para un eventual recambio. Pero la vida sigue igual en Chamartín. La pretemporada del 7 no ha sido para enmarcar. Ni mucho menos. Marcó un gol, pero el bajo nivel que ofrecieron sus competidores armaron de razones a Bernd Schuster para confiar en su actitud y para llamar a la puerta de Mijatovic buscando otro nueve de garantías. Si antes del partido había una corriente que empujaba a Raúl al banquillo, su gol levantará el ánimo del propio jugador y de los raulistas en su idea de amarrarse a la pata de la alineación titular. Ayer, ante el Atlético, fue el revulsivo cuando el Madrid estaba en la lona con el primer golpe de los rojiblancos. Marcó un gol clásico. De segunda punta. Llegando desde atrás y sorprendiendo a los centrales. En la retina de los aficionados hay otro tanto similar. Fue ante el Barcelona hace escasas fechas. Centro de Sergio Ramos y cabezazo inapelable del 7 a la escuadra del Fondo Norte. Luego tiró de repertorio. Generoso esfuerzo físico, participación en el juego y mucho carácter. El otro futbolista que empujó al Madrid hacia el triunfo fue Sneijder. El holandés resolvió el partido en una jugada de laboratorio, con la ayuda desinteresada de Pablo. El balón tocó en el central y superó a un Leo Franco que casi se le cae el larguero encima de la cabeza a lo largo del encuentro. Así jugó el Atlético Leo Franco: regular. Bien en el uno contra uno y mal en los balones aéreos. No salió casi nunca. Seitaridis: regular. Impreciso y dubitativo en exceso. Pablo: mal. No llegó al centro en el primer tanto y estuvo torpe el resto del partido. Un par de cruces. Perea: notable. El mejor atrás. Rápido, bien colocado, tapando todos los huecos, que eran muchos. Gran velocidad. Pernía: regular. Empezó horrible y se entonó un poco al final. Maxi: regular. Perdido en zona de nadie. Poca aportación ofensiva. Raúl García: mal. Apenas entró en contacto con el balón. Le faltó voluntad de jugarlo. Regular en el juego aéreo, donde marcaba a Ramos. Maniche: regular. Fue el que más se movió en el centro del campo, pero sin visión de juego. Simao: regular. Cuando parecía que entraba en juego, le quitaron. Agüero: bien. La única baza en IGNACIO GIL El capitán recogió la Copa de campeón de Liga en un acto frío porque muchos de los jugadores ya no están ataque. Intermitente, pero cada vez que encaró se fue o le hicieron falta. Tuvo el empate al final. Forlán: mal. Un remate y poco más. Fallón y fuera de lugar. Reyes: mal. Salió frío y nunca intentó el uno contra uno. El técnico: Javier Aguirre: mal. Tácticamente perdió la batalla. No supo rectificar tampoco sobre la marcha la inferioridad de su equipo en el centro del campo. Robben llegó algo más que tocado de la operación de menisco y le sacaron líquido J. Á. MADRID. Cuando el Real Madrid puso sus ojos sobre los regates del holandés del Chelsea Arjen Robben sabía que en el mes de abril había pasado por el quirófano para restañar un problema, con ayuda del bisturí, en el menisco de la rodilla izquierda. Lógicamente este tipo de operaciones casi nunca presenta complicaciones secundarias, pero hay que seguir de cerca la evolución del percance los meses siguientes. La complicación en el fichaje ha querido que los doctores que realizaron el reconocimiento al futbolista se encontraron con una noticia inesperada, que no preocupante. Robben venía lesionado y no era el momento de tirar abajo una operación económica de gran calado y con elevadas dosis de entusiasmo. Otro caso Milito pensaron muchos en la clandestinidad. Pero no era el momento de pensar en el pasado. La decisión no era médica, sino institucional. A ver quiÉn se atrevía a desestimar el fichaje. En la revisión le extrajeron unos centímetros de líquido sinovial como punto de partida a una recuperación que hoy continúa. Por eso, Schuster sabía que no podía contar con el holandés y veía en el parón liguero por las selecciones un buen momento para acelerar la puesta a punto de un jugador que se antoja vital para este Madrid. Aguirre: Nos faltó matar el partido mucho antes J. Á. MADRID. El técnico del Atlético, Javier Aguirre, felicitó al Real Madrid, al árbitro y a su equipo para evitar poner cualquier tipo de objeción al triunfo blanco. Parecía que se llevaba algún tipo de fruto en las alforjas. Nada más lejos de la realidad. El Atlético fue de más a menos y pudo llevarse un buen revolcón. Sin embargo para su técnico el partido pudo acabar con cualquier signo. A Aguirre se le recriminó que no metiese más madera en el campo cuando los suyos se vieron por detrás en el marcador. Se rebrincó y defendió su plan con tintes ofensivos: La apuesta era ganar. Propusimos un partido en el campo del rival y el infortunio del autogol nos dejó un mal sabor de boca. Nos vamos dolidos porque me parece injusto el resultado. Lo más fácil para nosotros hubiese sido tirarnos atrás y esperar, pero este Atlético tiene potencial para mucho más. Nos faltó matar el partido mucho antes y ya sabe que cuando das vida al Madrid te acaba ganando Al mexicano se le hizo demasiado corto el partido. No vio el posible penalti de Ramos a Agüero y aceptó la explicación que le dio el asistente en el gol que anuló a Diego Forlán por encontrarse en fuera de juego. Luego habló del partido en sí: El encuentro fue un vaivén constante. Gracias a los porteros sólo vimos un 2- 1 y, personalmente, estoy muy contento con la actitud de este Atlético. También digo que si seguimos jugando así ganaremos muchos partidos Los jugadores se marcharon muy enojados. Nos vamos con bronca porque jugamos bien y tuvimos ocasiones para ganar. Sabíamos que iba a ser un partido difícil, porque no hicimos caso a todo lo que se decía del Madrid y así ha sido dijo Forlán. Con el gol a favor creímos que íbamos a ganar. Queríamos jugar igual, concentrados, con agresividad, pero no fue posible y sufrimos más de lo que debíamos. El empate hubiese sido lo justo visto lo visto señaló Maniche.