Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 40 GRANDES RUTAS DOMINGO 26- -8- -2007 ABC El Amazonas (en la imagen, cerca de Manaos) es el río más largo de la Tierra con 6.700 kilómetros, unos 100 más que el Nilo, 5.000 de los cuales son navegables Siguiendo ríos Amazonas JAVIER REVERTE o mejor de este ancho, caudaloso y, a menudo, calmo curso de agua, es que la mayor parte de más de 6.700 kilómetros, cerca de 5.000, son navegables. Y que cualquier viajero puede hacerlo a bordo de trasbordadores populares, baratos y limpios, en donde la vida bulle a toda hora y en donde puede disfrutarse del contacto directo y franco de los pasajeros. Lo peor, la miseria de las gentes que habitan las orillas del río, la tristeza que rodea sus vidas y las injusticias que sufren. Y también, la deforestación que percibes en sus selvas, el ataque feroz contra la Naturaleza más portentoOcéano Pacífico Bogotá V E N E Z U E L A COLOMBIA GUYANA SURINAM GUY. FRANCESA AMAPÁ Océano Atlántico Isla de Marajó L sa perpetrado por los seres humanos. El Amazonas pasa por ser el río más largo de la Tierra, con una ventaja de algo más de cien kilómetros sobre el Nilo y un poco más todavía sobre el Missouri- Mississippi. Nace muy cerca del Pacífico, en las alturas de los Andes peruanos, en concreto en el nevado del Mismi, que supera de largo los cinco mil metros de altitud. Pero al contrario que otros arroyos andinos, que toman el camino hacia el Oeste, el Amazonas tira hacia el Este, recorre la cintura de América y desemboca en el Atlántico, en un enorme estuario de más de doscientos kilómetros de anchura en el que hay una isla, Marajó, más grande que Suiza. La cuenca ECUADOR Quito Guayaquil S. Rosa Leticia Iquitos Tabatinga Río Branco PERÚ Lima Cuzco ABC Manaos Río Amazonas Santarém Belém Marabá Porto Velho B R A S I L BOLIVIA SUR AMÉRICA del río cubre más de siete millones de kilómetros cuadrados y drena territorios de Colombia, Ecuador, Perú, Boliva, Brasil, Venezuela y Guyana. El río tiene más de mil tributarios, algunos de los cuales, como por ejemplo el Madeira y el Negro, se cuentan entre los más largos del mundo. Cuando se habla del Amazonas, sólo cabe emplear una palabra: desmesura. Desde su nacimiento en el Mismi hasta que alcanza las selvas bajas, el río se precipita en hondos cañones y barrancadas que hacen casi imposible su navegación, a no ser que los viajeros quieran usar canoas, y desde luego jugándose la vida. Pero al llegar a las llanuras boscosas, se ensancha y se hace posible recorrerlo, primero en pequeñas barcas que llaman peque- peque (por el ruido de su motor) o llego- llego