Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s La crisis financiera aprieta el cinturón a las opas en marcha DOMINGO 26 s 8 s 2007 ABC (Viene de la página 40) es que en esta operación, Acciona tiene un protagonismo pequeño y es Enel la que comprará el grueso de las acciones. Acciona las compró meses atrás mediante financiaciones que fueron cerradas en su momento con el Santander y que, dado que el grupo de los Entrecanales no ha caído en Bolsa como el resto del sector, no se encuentran en peligro, aunque nunca se sabe cómo afectará a toda la operación el subprime En el caso de Enel, su propio presidente, Fulvio Conti, ha dicho esta semana a la prensa italiana que están muy relajados. Tenemos líneas de crédito abundantes y de larga duración, además de contar con una calidad implícita valorada por los mercados. Observamos con atención lo que sucede: si se dan las condiciones seguiremos con nuestros programas, pero no estamos obligados a hacerlo. En septiembre tendremos el lujo de poder escoger el momento y la manera mejor Por otro lado, hay dos operaciones pendientes de salir a Bolsa que también pueden verse afectadas si los mercados no se han estabilizado para entonces. La primera de ellas es la división de renovables del grupo Iberdrola denominada Iberenova. La intención que tenía la compañía antes de que surgiera la crisis, es la de estar cotizando a finales de octubre o primeros de noviembre y de momento la mantiene. La Caixa también quiere que en noviembre esté cotizando su holding industrial, para el que ha buscado el nombre El Santander aprovecha la crisis Algunos, como el Santander y Royal Bank of Scotland, han aprovechado la crisis para ahorrarse unos 300 millones al adquirir en Bolsa un 3 del accionariado de ABN Amro a un precio un 11 %i nferior al de su oferta. Con esa participación y el 1 que tiene Fortis, el consorcio ya controla, al menos, un 4,06 del banco holandés, y espera llegar al 5 límite que impone el regulador bursátil de Estados Unidos (SEC) Para comprar ABN, el Santander tiene que financiar 19.900 millones de los 71.100 millones previstos. Para ello debe emitir 5.000 millones en bonos convertibles y hacer una ampliación de capital de 4.000 millones. Dos operaciones de riesgo en estos momentos, aunque espera que de aquí a octubre los mercados se recuperen para no tener problemas en su colocación. El resto se pagará con plusvalías de la venta de participaciones en San Paolo y las administradoras de fondos de pensiones en Iberoamérica (unos 1.200 millones) de la venta de inmuebles (1.400 millones) de activos no estratégicos de ABN (1.100 millones) y con la optimización de balance. Frenazo en las operaciones de compra en el sector energético E. ON, Iberdrola y Enel consolidan su posición entre los 5 primeros grupos del mundo por su estrategia de anticipación MADRID. La crisis financiera que afecta a los mercados ha frenado en seco los movimientos corporativos en la mayor parte de sectores y muy especialmente en el energético. Sólo las empresas que se han adelantado a los problemas bursátiles podrán culminar sus operaciones, como es el caso de Enel, E. ON e Iberdrola, que han consolidado su posición entre los cinco primeros del mundo gracias a esta estrategia de anticipación. Las tres compañías cerrarán en breve sus operaciones ya diseñadas y con la financiación cerrada. En el caso de E. ON y Enel, en otoño culminará, por fin, el proceso de opas sobre Endesa, que permitirá al grupo público italiano hacerse con la mayoría de la eléctrica junto a Acciona y dar un salto cualitativo en España e Iberoamérica. E. ON, perdedora en la lucha por Endesa, logra una derrota más dulce al pactar con Enel y Acciona la compra de Viesgo, centrales con 1.475 MW y un contrato de suministro de energía nuclear por 10 años sobre una capacidad productiva de 450 MW) y empresas en Italia, Francia, Polonia y Turquía. Iberdrola, por su parte, cerró en abril la compra de Scottish Power, en proceso de integración y poco antes de empezar los problemas en Bolsa se hizo con la americana Energy East y cerró su financiación con una ampliación que hoy podría ser complicada. Según la SEC, la adquisición de Energy East quedará cerrada el primer semestre de 2008, antes de lo previsto por la eléctrica que preside Galán, cuya única sombra actualmente es la desavenencia de la actual dirección con su principal accionista, la constructora ACS. Estas compras han permitido a E. ON, Iberdrola y Enel mantenerse o situarse entre los mayores grupos del mundo por capitalización bursátil, pese a la caída generalizada de las acciones en Bolsa, siendo Iberdrola la tercera en su ranking sectorial lo que no le sucede a otras empresas españolas. Según Bloomberg, el primer puesto está ocupado por la pública francesa EDF, seguida por E. ON, Iberdrola, Suez y Enel. Estas tres empresas podrán beneficiarse de condiciones de financiación ahora imposibles de conseguir por la volatilidad del mercado y las reticencias de los bancos para otorgar créditos fuertes. Por contra, a las empresas COTIZACIONES En millones de euros Capitalización Electricite de France 127.734 E. ON AG 80.203 Iberdrola SA 50.786 Suez SA 47.746 Enel SA 45.134 RWE AG 44.227 Endesa SA 41.958 Unified Energy System 40.489 Exelon Corp 35.970 National Grid PLC 27.814 Tokio Electric Power 26.490 NTPC Limited 24.958 Txu Corp 21.500 Cez As 21.741 Dominion Resources 19.228 Fortum OYJ 21.529 Korea Electric Power 21.532 Southern Co 20.311 Datang Intl Power Gen 21.655 ABC Fuente: Bloomberg- Cotización 13 08 Enel no ve peligrar su opa de Criteria. La entidad pretende en un primer momento llegar a inversores minoritarias, por lo que es de suponer que el precio tiene que ser atractivo, y más si la situación se mantuviera tal y como está ahora. francesas en el sector energético les ha cogido la crisis de improviso y podrían ver perjudicados sus intereses. Suez aún no ha cerrado la fusión con Gaz de France (GDF) mientras que EDF postergó la decisión sobre su posible crecimiento corporativo al final de las elecciones en Francia y ahora quizás es tarde para plantearse una operación de envergadura, dicen los analistas consultados. Fernando González Urbaneja LAS GRANDES FINANZAS CAMBIAN DE PIEL o que está ocurriendo estos días en los mercados financieros no es un mero accidente, va a tener consecuencias que dependerán del tratamiento que se aplique. El baile no ha hecho más que empezar y está por ver cuánto dura y la dificultad de las piezas a interpretar. En algunos medios se habla de nuevo orden financiero que es como decir que algo serio está pasando pero que no tenemos ni idea hasta dónde llega y como sigue. Como primera providencia conviene mirar atrás y no repetir experimentos equivocados. Por ejemplo las tentaciones proteccionistas, localistas, nacionalistas dieron siempre muy malos resultados, empo- La naturaleza de esta crisis es que sus actores han desdeñado el riesgo. Algunos han imaginado que esto era coser y cantar y que los recursos eran infinitos y el precio bajo L brecieron y empequeñecieron. De manera que lo que se haga tiene que ir presidido por principios de libertad y responsabilidad, que paguen los vidrios rotos los que los hayan quebrado. La naturaleza de esta crisis es que sus actores han desdeñado el riesgo, que algunos han imaginado que esto era coser y cantar, que los recursos eran infinitos, el precio bajo y que solo se trataba de palear carbón a la caldera para que la fiesta no decaiga, ¡que por dinero, no pare la juerga! Pero este asunto del dinero, especialmente del crédito, es delicado. Se reducen las primas de riesgo y cuando este da la cara (que antes o después siempre la da) se lleva por delante los intereses y el principal, el propio y el ajeno. Son los acreedores principales, los últimos de la cadena, los que tienen que cuidar la solvencia, porque lo que se consume es su capital prestado que suele ser de terceros. Los banqueros que han financiado operaciones corporativas rumbosas, que se han llevado, de primeras, un buen puñado de comisiones para engrandecer sus cuentas trimestrales, pueden, de segundas, encontrarse con que su crédito se convierte en papelitos que cotizan por debajo del precio de garantía y que al ejecutar esas garantías pinchan la burbuja y que el deudor, en realidad un fiduciario o testaferro seducido por la música de los caballitos de una etapa de dinero abundante y baratito, sale del cartel y del lío. Los dueños efectivos de no pocas acciones intercambiadas en estas opas de época son los financiadores, más que los titulares de los títulos y de los créditos con los que fueron comprados. De manera que vamos a asistir a la caída de no pocos velos que dejarán al descubierto los titulares reales, que quedarán desnuditos y en evidencia, después de haber dado la apariencia de que se comían el mundo. ¡Es el riesgo, estúpido! esa parece la primera lección de esta crisis. Siempre aparece el riesgo como fijo en la quiniela de las grandes finanzas. Y la gestión de riesgos no necesita que los precios sean altos y los participantes en el juego pocos, los precios pueden ser bajos, para que la competencia fluya, pero los acreedores no pueden olvidar el eje de su oficio: a la hora de prestar hay que atender, sobre todo, la recuperación del principal.