Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25- -8- -2007 40 Por Rosa Belmonte VERANO Y HUMO Laura Campmany 67 FACTOR 34 EL REMO ES EL ÚLTIMO GRITO DEL VERANO La mano del photoshop el nuevo gerovital, también se ha ido con Sophia Loren. Se descuidan y la confundimos con su nieta. Sin embargo, la barriga de Alberto de Mónaco nadie la ha tocado quienes nos hemos criado a los pechos del ¡Hola! el polo nos resulta tan familiar como Carolina de Mónaco. O nos resultaba porque hace tiempo que Carlos de Inglaterra lo dejó. De todas maneras, pese a esa familiaridad, al ver un partido en persona (en caballo) tienes la misma sensación de cuando te encuentras por la calle a Carolina de Mónaco: como de haberte colado en un mundo irreal. Sobre todo si el polo está desprovisto del tinglado de famosos, carpas de patrocinadores y stands de Acqua di Parma. Es verdad que famosos siempre hay pero tan discretos que tienes que estar con la antena puesta. Así, puedes encontrarte en las canchas de los Pinos de Sotogrande a una de la Trillizas de Oro (con pelo oscuro) creo que María Eugenia, casada con el ex polista Horacio Lapride, pero no lo aseguraría (si me cuesta distinguir a Andy de Lucas... Puedes ver a Ricky Trujillo cabalgando. O a José Manuel Entrecanales, que también juega, de espectador. Como hombre de negocios, el brillante presidente de Acciona está en las alturas pero su handicap es cero, que es el más bajo, el menos lustroso (no es como en el golf) Aunque muchos vayamos vestidos con los polos de Scapa, La Martina o Hackett, eso es todo lo cerca que vamos a estar del polo deporte. Razón por la que viéndolo da esa sensación de irrealidad. Como de estar teniendo una experiencia extracorpórea. Bueno, pero qué invento es ese de que las experiencias extracorpóreas se deben (se han atribuido) a la enajenación mística, a los efectos de las drogas o a graves disfunciones cerebrales. Puedo admitir que Shirley McLaine (con tarjeta platino por los muchos viajes astrales acumulados) esté un poco para allá. Pero a Victoria de los Ángeles que no me la toquen. La grandísima soprano contó una vez a Jesús Hermida en uno de sus programas (aquí me pasa como con las Trillizas, me cuesta trabajo distinguirlos) cómo se había elevado sobre su cuerpo sujeta con un hilo de oro y todas esas cosas. Y no creo que estuviera pirada, se hubiera drogado o le hubiera dado por hacer de Santa Teresa. Faltaría más. No, sé, es que no me gusta que se ponga en en- ROMANCE DE JESÚS CALDERA Hoy tengo que confesarles que a mí me gusta Caldera. Tiene unos ojos tan dulces, una boca tan pequeña, un mentón tan perfilado y una nariz tan perfecta, que más que un simple ministro parece una estatua griega. Tiene además una forma de decirnos lo que piensa tan espontánea y graciosa, tan complaciente y sincera, que no debiera importarnos que lo que dice no tenga ni propósito ni base, ni autoridad ni solvencia, pues en la vida, señores, la intención es lo que cuenta. ¿No estuvo acaso sembrado, no dio muestras de grandeza, cuando hace tiempo, a mediados de los felices noventa, declaró que del Archivo de Salamanca, su tierra, el que quisiera llevarse un apéndice siquiera iba el hombre a tener antes que asistir a sus exequias? Que luego rectificara, que luego le parecieran opiniones estimables las pretensiones de Esquerra sólo demuestra una cosa: lo flexible que es Caldera. Pero además de flexible, nuestro ministro veleta es un pozo de optimismo y un abismo de inocencia. ¿Que ponen rumbo a Canarias por millares, las pateras? ¿Que ya no damos abasto a aliviar tanta miseria? ¿Que nos llegan inmigrantes por mar, por aire y por tierra? El titular de Trabajo no ve dónde está el problema. Se les hace un bocadillo de chóped o mortadela, y se les lleva de gratis a Madrid, Murcia o Valencia, y que se jodan y bailen los gobiernos de derechas. Es también tan generoso, que ya ha anunciado al planeta que esos euros que por hijo Zapatero prometiera para dejar un debate convertido en una feria, diga Solbes lo que diga, no pasarán por Hacienda y van a entregarse en mano a todas las parturientas. Ya veremos si esta vez acierta nuestro profeta, o es que en una de fregar de nuevo cayó Caldera. A Sophia Loren, en una imagen tomada a principios de junio en Sydney tredicho o en ridículo a mis ídolas. Porque, a ver, la abducción de las lorzas de Sarkozy me trae sin cuidado. Pero (y ahora el photoshop es del ¡Hola! no del Paris Match que toquen a Sophia Loren debería ser delito. Una cosa es un retoque amable y de respeto, pero por favor, que en el reportaje (14 páginas) que esta semana sale de la boda de su hijo Edoardo la italiana gasta mejor cutis que su nieta de quince meses. En las fotos tiene la tersura y el brillo de un dálmata de Lladró. Eso sí es una experiencia extracorpórea. Qué antigua queda la doctora Asland. El clásico Fotos no hay que reciclarlo en Photoshop no En el París Match que ahora hay a la venta a Clint Eastwood no le han tocado AFP HAIKUS POR SMS El chubasco deshace la idea de verano. Ciervos comen pensamientos. Alfonso Armada la cintura que también enseña mientras rema, rema (marinero) Alberto de Mónaco también puede estar tranquilo, En el Point de vue en una de las fotos de pesca con Putin (Poutine, en francés) se le ve una panza que ni Salma Hayek (bueno, de ésta son las tetas lo que impresiona) Visto lo visto, la única que sobre una barca luce un aspecto magnífico es Kate Middleton. Lástima que hoy no participe en la travesía del Canal de La Mancha. Pero como ya se fotografió bastante entrenando (o luciéndose, no sé) con el remo sabemos que está monísima de la muerte. Sarkozy, Clint Eastwood, Kate Middleton... Vale que el polo está fuera de todas las modas, pero esto del remo para mí que es tendencia.