Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25- -8- -2007 La economía regional sigue cerciendo, según un informe de los empresarios Arturo Fernández, presidente de CEIM 43 Un total de 12,6 millones para tirar Plata y Castañar El Ayuntamiento de Madrid ha destinado, desde 2006, 12,6 millones de euros en el derribo del asentamiento de Playa y Castañar, entre las calle del Camborio y la del Romancero Gitano. Ese asentamiento fue levantado a finales de los años 80 y está formado por 79 viviendas unifamiliares adosadas de dos plantas. No son esas las únicas medidas emprendidas en esta línea. También diseñó un ambicioso programa de eliminación de infraviviendas, para atajar el problema en Las Mimbreras II (Latina) Plata y Castañar, La Quinta y Puerta de Hierro (FuencarralEl Pardo) y Cañaveral (Vicálvaro) Estas actuaciones, según el Consistorio madrileño, beneficiarán a un total de 1.300 personas. En el caso de Plata y Castañar, el Consistorio adquiere, a través de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) encargada de gestionar el ambicioso programa, mediante compra en el mercado de segunda mano, las viviendas en las que son realojadas las familias procedentes del poblado, según informaron fuentes del Ayuntamiento de Madrid. El derribo de este poblado dará paso a la construcción de un barrio con 2.000 viviendas, en bloques de 4, 6 y 14 alturas, el 70 por ciento de ellas con algún tipo de protección, según los responsables urbanísticos. REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JAIME GARCÍA Cada vez llegan más máquinas. En algún sitio tendremos que vivir se queja un gitano de El Salobral Si venís aquí de noche, esto no es del siglo XXI, sino el Imperio Romano reta un toxicómano En los adosados de Playa y Castañar viven sagas conocidas de aluniceros como los de la familia Lázaro Los niños juegan en horario escolar entre la miseria de las chabolas de El Salobral gunta sabiendo ya cuál va a ser la respuesta. Pero El Salobral tiene más caras. Muchas. Y muy demacradas, como la de María nombre ficticio que llama a la ventanilla del coche. Antes de bajársela, nos deja ver una larga jeringuilla que le come la vida enganchada a lo poco que le queda de antebrazo. ¿Queréis hacerme una foto? Pues venid aquí Seguimos a María unos metros, hasta cerca de uno de los accesos más vigilados por la Policía. Allí se encuentra una amiga, que desprende menos simpatía. Ambas se dedican a la prostitución para poder conseguir la dosis diaria. Quieren enseñarnos cómo se colocan Junto a un bolso, una lata de Coca- cola y una barra de pan, despliegan la parafernalia, que esto de la droga también lo tiene. Es caballo Preparan la dosis, las jeringuillas y... directo a las venas. María sonríe como sólo se sonríe cuando no quedan lágrimas. Al tiempo, se acerca otro toxicómano. Gonzalo es consciente de que la droga le tiene atrapado desde hace muchos años: Si venís aquí por la noche, esto no es el siglo XXI, creeréis que os habéis vuelto a los años del Imperio Romano. Es una foto de pullitzer comenta tras pedirnos unas monedas. Y, de un poblado en vías de desaparición, a otro que no es más que un solar lleno de escombros. Nos encontramos ahora en Plata y Castañar Romancero Gitano, que de poético tiene poco. Esto también es Villaverde. Y esto también es Madrid, aunque aquí no llegue el Metro. Las otrora chabolas del Romancero Gitano duermen despedazadas sobre el asfalto. Es lo que queda de uno de los poblados más desconocidos pero cobijo de lo peor de la ciudad. Junto al corrosivo olor a piedra quemada y en medio de varias roulottes de quienes se niegan a dejar el barrio, sobreviven, como piezas ganadoras de una partida de ajedrez, los adosados de realojo en los que se esconden miembros de una de la saga, junto con la de los Harry más conocida de aluniceros, los Lázaro. Los Audi donde antes había chabolas son de lo más elocuentes. Es un escenario parecido al que se vive en el otro lado de la calle, en una zona de pisos altos y algo desgarbados, también pasto de la delincuencia y escenario de algún que otro crimen. Aquí la vida huele a mala vida. Y eso no hay piqueta que pueda solucionarlo.