Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MADRID www. abc. es madrid SÁBADO 25- -8- -2007 ABC Los narcos de El Salobral se mudan al fortín de Cañada Real Los señores de la droga se trasladan al poblado de moda entre los capos C. HIDALGO M. J. ÁLVAREZ MADRID. El acceso al poblado de El Salobral más al sur de la carretera de Andalucía no hay quien lo reconozca. Allí, hace poco más de un año, Esperanza Aguirre se arrancaba por bulerías entre el gentío durante el acto de desmantelamiento de las dos primeras chabolas del poblado marginal mayor de Europa. Estas 22 hectáreas de porquería y delincuencia llevan desde entonces desmontándose poco a poco, como las piezas de un mecano con el que nadie quiere jugar. Los narcos se han instalado en la Cañada Real, una bomba de relojería a 15 minutos del centro de la capital. Se trata de un asentamiento ilegal de 40 años de vida y 15 kilómetros de extensión que no para de crecer. Mientras que las chabolas, poco a poco, van desapareciendo, el negocio de la droga va buscando su futuro. Por eso, explican los expertos policiales, los traficantes de El Salobral están trasladándose, como los de Las Barranquillas, a la Cañada Real Galiana, en la zona de Valdemingómez (Villa de Vallecas) que se está convirtiendo en el sancta sanctorum de los narcotraficantes madrileños. con derecho a una vivienda. Carmen, Manuel y parte de su parentela no constan en ningún censo. Ni en el de los excluidos. Los 12 años que llevan allí, procedentes de Móstoles, no sirven para conseguir una vivienda de realojo. Es la burocracia, como la vida misma. Pero ellos quieren resistir. Dicen que se dedican a la venta de chatarra y viven rodeados de inmundicia y de ratas como conejos. La droga, la delincuencia que también mata, campa a sus anchas por el poblado. Pero en la otra zona, en la zona mala, no en ésta. Yo de aquellos, de los que están traficando, no quiero saber absolutamente nada, nunca nos acercamos por allí dice un gitano de la zona. Cada vez que llegan las máquinas, si no dejas que tiren tu chabola, los municipales se lían a palos. En algún sitio tendremos que vivir explican Manuel y Carmen, entre los juegos de sus nietos, que, a media mañana de un miércoles, se disculpan de no estar en clase por una jaqueca En El Salobral todo es posible. Los cabezas de familia son los que no están empadronados. No ocurrió así con algunos de sus hijos, que sí lo estaban y ya gozan de un piso de protección. Y, como la miseria llama a más miseria, resulta curioso el precio por el que se traspasa las chabolas: Hasta 400.000 pesetas 2.400 euros piden los payos por alguna de éstas Ahora, claro está, no hay quien se las compre. La familia de Manuel reconoce que ha realizado ya muchos enganches de la luz, porque el poblado no está abastecido de electricidad ni de agua, y que le han llevado a juicio para que pague la correspondiente multa de 60 euros. Pero, si no lo hago, ¿alguien me va a solventar el problema? se pre- A palos Dos toxicómanas se chutan a la entrada del poblado marginal de El Salobral Techos de cartón En El Salobral, ahora, apenas queda un puñado de familias, que se agarran como pueden a sus techos de cartón para no pringarse de todavía más miseria. No vivimos aquí por gusto. Pero, si nos echan, nos tendremos que buscar algún cacho Eso dicen Carmen y Manuel, ambos de 56 años y padres de ocho hijos. En los terrenos, golosos de ladrillos por su ubicación y la escasez del suelo, entre la antigua Nacional 4 y la M- 40, se edificarán viviendas. Tiempo al tiempo. Entre tanto, de las 350 familias que lo habitaban hace quince meses quedan, en la actualidad, 200 Un Audi y una roulotte como realojo, estampa insólita en el poblado de Plata y Castañar