Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL SÁBADO 25 s 8 s 2007 ABC Las autoridades chinas arrestan de nuevo al obispo Julio Jia Zhiguo EDUARDO SÁNCHEZ MADRID. El obispo chino de Zhengding, al norte de China, Julio Jia Zhiguo, de 73 años, que pertenece a la llamada Iglesia católica clandestina, no reconocida por las autoridades del país, ha sido nuevamente arrestado, según informó la agencia misionera vaticana Asianews. Jia Zhiguo fue detenido el pasado jueves debido a que preparaba algunos actos y reuniones para explicar la carta que el Papa Benedicto XVI envió hace unos meses a las autoridades chinas. Agentes de Policía y miembros de la Oficina de Asuntos Religiosos irrumpieron en casa del prelado y se lo llevaron a un lugar desconocido añadió Asianews. Jia Zhiguo ha pasado 15 años en cárceles chinas y desde que fue nombrado obispo en 1980 ha sido arrestado en varias ocasiones, la última el pasado junio, cuando estuvo detenido 17 días. El prelado está a cargo de una de las diócesis de Hebei, la zona de mayor concentración de católicos en China, con casi 1,5 millones de fieles. El Vaticano y China no mantienen relaciones diplomáticas desde 1951. En el país existe una Iglesia oficial, la Asociación Católica Patriótica- -alentada por el régimen comunista y que ordena a sus obispos sin consultar con el Vaticano- -y la llamada clandestina, que es fiel a la Santa Sede. La agencia ya denunció que la situación de los sacerdotes de la Iglesia católica no oficial, se ha agravado tras el envío de la carta de Benedicto XVI. Precisamente, el vicepresidente de la Asociación Patriótica, Liu Bainian, insistió hace unos días que el Vaticano debe poner fin a sus relaciones diplomáticas con Taiwán y a sus intentos por designar a los obispos católicos chinos si quiere normalizar sus relaciones con el Gobierno chino. Bainian insistió en que la actual postura de Roma es interpretada como una injerencia en los asuntos internos del país. Mientras, la Fundación Cardenal Kung, cuyo objetivo es evitar la persecución de la comunidad cristiana en China, ha denunciado que cinco obispos y quince sacerdotes permanecen encarcelados y otros muchos se encuentran bajo arresto domiciliario o vigilancia policial por colaborar con miembros de la Iglesia. Detenido un joven de 16 años por el asesinato del niño británico Rhys Jones La Policía admite que está decepcionada por el comportamiento de la comunidad local M. JUSTO SERVICIO ESPECIAL LONDRES. La Policía británica arrestó a un menor de 16 años por el asesinato el miércoles en Liverpool de Rhys Jones. Jones, de sólo 11 años, estaba jugando al fútbol en un aparcamiento en el barrio de Croxteh cuando fue alcanzado por una bala que disparó un adolescente montado en una bicicleta BMX. En un país conmocionado por la creciente violencia de pandillas juveniles armadas, la Policía reconoció que estaba decepcionada por la escasa colaboración que estaba recibiendo e hizo un llamamiento a a la comunidad local para que ayuden en la investigación y proporcionen pistas que puedan llevar a la identificación del asesino. Hemos tenido algunas llamadas, pero para nada lo que necesitamos para resolver este crimen. Por eso volvemos a pedirle a la comunidad que sabe quién cometió este crimen, que nos diga y que ayuden a los padres de Rhys dijo la subcomisaria Patricia Gallan. El muro de silencio por temor a represalias y una desconfianza ancestral hacia la Policía han sido los principales obstáculos de una investigación que, a pesar de ello, ha avanzado con bastante rapidez. El jueves la Policía detuvo a dos chavales de 14 y 18 años y los dejó en libertad bajo fianza horas más tarde. El circuito de cámaras de vigilancia en torno al pub Fir tree y la zona de aparcamiento donde murió el niño han sido fundamentales para la pesquisa policial. Rhys Jones era fanático del Stephen y Melanie Jones, ayer junto a las flores depositadas en el lugar donde su hijo fue tiroteado Everton, uno de los dos clubes de Liverpool, y se entrenaba con un equipo de su barrio. El miércoles, después del entrenamiento, se demoró en el aparcamiento jugando con otros dos niños. A unos treinta metros de distancia, se detuvo el adolescente con su bicicleta, antes de efectuar tres disparos, uno de los cuales, se incrustó en el cuello de Jones. memoria. La carta de uno de sus mejores amigos, Hayley, dejó en lágrimas a la madre de Jones. No lo puedo creer. Parece que fue ayer que estábamos juntos en Menorca pasándolo bien. Me acuerdo que siempre nos decías que no podías espe- AP Sin relaciones diplomáticas Homenajes Ayer, niños con la camiseta del Everton y su archirrival, el Liverpool de Rafa Benítez, se acercaron al aparcamiento a dejar flores y mensajes en su La Policía detuvo a dos jovenes de 14 y 18 años, aunque les dejó en libertad bajo fianza a las pocas horas rar para ir a entrenar. El miércoles, después del entrenamiento, un chico sin corazón, pasó en una bicicleta y te mató de un tiro. No te lo merecías, eras un chaval maravilloso. Buenas noches. Dios te bendiga, Rhys dijo Melanie Jones entre sollozos. El hecho ha conmovido a la comunidad local, pero no lo suficiente como para vencer el miedo y la desconfianza hacia la Policía. Algunas fuentes que hablaron con la BBC a condición de mantener el anonimato, dijeron que podía tratarse de un caso de identidad equivocada Javier Urra MUERTES SIN PIEDAD ue un joven en bicicleta dispare contra un niño y le mate oculto en un pasamontañas es un síntoma de degradación, de cobardía y de fallos sociales. La vida lo es todo. Quebrar el horizonte no tiene fácil explicación pero hay jóvenes que odian Q el mundo, que se sienten profundamente mal en el mismo y que sorprendentemente consiguen armas y circulan con ellas. La realidad degradada de algunos barrios ingleses o del círculo de pobreza que rodea París no tiene su reflejo en España salvo en alguna zona de Sevilla y del Levante español. Llamamos anomía a la situación en que se crece sin motivación, sin expectativa, sin sentirse integrado en el entorno. Chicos malos que sufren en los hogares no siempre económicamente deprimidos, que trapichean, que se comportan cual mafiosos, agrupados en bandas, en verdaderas sectas, que les transmiten seguridad y pertenencia. A algunos de estos jóvenes si les preguntamos ¿te merece la pena vivir? tardarán mucho en contestarnos, es por eso que son un peligro para ellos mismos y los demás. Requieren sanciones duras, inapelables. Pero que nadie se equivoque, la sanción es ulterior al acto. Que los jóvenes, que estos jóvenes sepan que el castigo ejemplar no evitará sus puntuales y terribles actos. Hace falta justicia social, ayuda a las familias y enganche en lo afectivo, en lo deportivo, en lo formativo, con todos y cada uno de los jóvenes. Un día en España nos acontecieron hechos similares, recordamos a Klara García, a Sandra Palo, sí, creo que las sanciones se han de ir endure- ciendo pero soy consciente de que eso no es suficiente, la prevención exige políticas de infancia, de familia, erradicación de una droga próxima a los jóvenes y mucho más ejemplo positivo, una razón para ser feliz, la inoculación del respeto al otro, la valoración de la vida. Al día siguiente de una conmoción mediática como ésta, siempre hay un político que aparece diciendo vamos a endurecer las sanciones, pero al igual que los incendios de verano se combaten con la prevención en el invierno, insisto, hemos de educar en el día a día en positivo para no escuchar a ningún adolescente decir entre dientes algún día el mundo sabrá de mí