Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL Cien días en el Elíseo SÁBADO 25 s 8 s 2007 ABC Sarkozy cierra sus primeros 100 días de mandato con una sólida cota de popularidad El Ejecutivo ha logrado hacer pasar por la Asamblea los cuatro pilares de la propuesta de ruptura presidencial JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. A los cien días de su entrada en funciones como presidente de la República (16 de mayo) Nicolás Sarkozy se beneficia de una sólida cota de popularidad que apoya masivamente su política de ruptura contra la demagogia de izquierda (Mitterrand) y derecha (Chirac) su apertura al centro y la izquierda moderada y su proyecto en marcha de reformas de fondo. Sarkozy fue elegido presidente de la República, el 6 de mayo con el 53,06 de los votos. Un 61 de los franceses dicen hoy tener buena o muy buena opinión del jefe del Estado, cuando su antigua rival, Ségolène Royal, el PS y todas las familias socialistas sufren una crisis de identidad que no ha dejado de agravarse desde la derrota electoral. La cota de confianza de Sarkozy tiene una evidente dimensión personal y familiar (su esposa Cecilia siempre está asociada a su acción) pero también está bien enraizada en su acción política de fondo. Sus ministros más populares son los de apertura al centro, el socialismo moderado y la Francia multirracial. Bernard Kouchner, ministro de Asuntos Exteriores, goza de un 67 de opiniones positivas. Durante muchos años fue el socialista más popular de Francia, muy desafortunado y criticado dentro del PS. Su popularidad sugiere que los franceses aprueban su entrada en un gobierno conservador. Un 62 de los ciudadanos tienen buena opinión de Jean- Louis Borlo, ministro para la Ecología, reformista de la derecha conservadora. Rachida Dati, ministra de Justicia, goza de buena opinión entre el 60 de los franceses. Hija de una familia muy numerosa (13 hermanos) de inmigrantes norteafricanos, es el símbolo más afortunado de la apertura sociopolítica hacia la nueva Francia multicultural. Joven, atractiva, conservadora, trabaja con Sarkozy desde hace muchos años. Su ascenso social y político desde un barrio pobre hasta la cúspide del Estado, la convierte en una de las figuras más importantes del nuevo paisaje político nacional. Cecilia Sarkozy la considera como una hermana Tales personalidades son actores entre muchos otros de la primera línea, de la ruptura propuesta por Nicolás Sarkozy, que ha hecho aprobar en cien días escasos cuatro leyes de primera importancia, prólogo de un largo catálogo de reformas de fondo. Como propuso durante su campaña, los dos primeros gobiernos del nuevo presidente francés, han conseguido aprobar a paso de carga en la Asamblea Nacional cuatro grandes leyes de carácter socioeconómico, Justicia, Educación e Inmigración. La Ley TEPA (trabajo, empleo y poder adquisitivo) ha desmontado, sin derogarla, la semana laboral de 35 horas, creando nuevos incentivos fiscales para incrementar el poder adquisitivo- -desgravación de las horas extraordinarias- -ha recortado la fiscalidad, disminuido los derechos de sucesión, aligerado el impuesto sobre la renta y espera poder desgravar las hipotecas salvando algunos obstáculos constitucionales. Punto capital: los sindicatos del sector público de transportes tendrán que asegurar un servicio mínimo anunciando las posibles huelgas con antelación para evitar que ninguna minoría pueda paralizar Francia de manera intempestiva. En materia de Justicia, Rachida Dati ha introducido una legislación que castigará con mayor severidad la delincuencia reincidente, crea nuevas formas de castigo contra la delincuencia extrema y sexual y endurece la inmigración. La nueva ley de Educación refuerza el reconocimiento y la autoridad de maestros y profesores; confiere nueva autonomía a las universidades- -invitándolas a la imaginación e independencia económica -y prevé reducir el número de enseñantes: unos 11.200 maestros y profesores que se retiren no serán sustituidos. La Ley sobre integración y control de la inmigración confirma los proyectos de Sarkozy. Trata de facilitar la inmigración deseada pone obstáculos al reagrupamiento familiar, y prevé aumentar las expulsiones de clandestinos. En el terreno diplomático, el presidente francés ha consumado ya reorientaciones llamativas. En Europa Sarkozy ha sido uno, si no el principal Trabajo, empleo, economía Joven, atractiva, conservadora Nicolás Sarkozy saluda a la gente al abandonar ayer la localidad de Arcachon negociador con Angela Merkel, del nuevo proyecto de Tratado europeo, tras el catastrófico referéndum de Jacques Chirac. En África ha facilitado la normalización de relaciones con Libia. Y Cecilia Sarkozy jugó un papel significativo en la liberación de las enfermeras búlgaras. Tras los primeros encuentros informales entre Sarkozy y el presidente Bush, Bernard Kouchner, ministro de Asuntos Exteriores, anunciaba el deber de Francia de estar presente en Irak... AFP El Gobierno fomenta la inmigración útil al tiempo que obstaculiza la reagrupación familiar La nueva legislación castiga la reincidencia y se torna más severa contra los delitos sexuales La ensangrentada crisis iraquí no se resolverá milagrosamente con piadosas intervenciones diplomáticas francesas. Cómo dudarlo. Pero Sarkozy ha hecho gestos de buena voluntad a los EE. UU. iniciando una reconciliación de evidente alcance trasatlántico. ABC. es Más información sobre los primeros meses de Sarkozy en abc. es internacional