Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 s 8 s 2007 ESPAÑA 23 Infraestructuras de peaje para no esperar al Estado Con el debate de las infraestructuras en primer plano, Maragall apuntó ayer que la solución al déficit que se da en Cataluña en este campo pasa por financiar la construcción de nuevas vías de comunicación mediante peajes. Para Maragall, no se puede esperar a los presupuestos del Estado, convencido por otra parte de que el nuevo Estatuto, aunque dé recursos y competencias para ello, no es una solución en sí mismo en este campo. Para Maragall, los catalanes tienen que ser espabilados y encontrar maneras de financiar las infraestructuras No hemos de esperar demasiado a que las cosas lleguen, a que sea el Estado el que un día apruebe no sé qué presupuesto, sino ir a buscar el dinero a Europa o al sector privado Por otra parte, y tras renovar su fe en la eurorregión, Maragall consideró que el independentismo es una discusión más de matiz historicista que de futuro ya que cada vez más símbolos estatales se diluyen con la Unión Europea. Maragall y Montilla, en el encuentro que cada año organiza en Vilopriu (Gerona) la plataforma Nou Cicle, del sector catalanista del PSOE EFE Maragall da alas a los catalanistas del PSC y pide grupo propio en el Congreso El deseo de desvincular al PSC del PSOE se ha reactivado después de que los diputados catalanes tuviesen que apoyar a la ministra de Fomento por el caos de Cercanías À. G. BARCELONA. Pese a estar retirado del primer plano de la actividad, pese a abandonar la presidencia del PSC, pese a pasar en los últimas meses más tiempo fuera de España que en ella, el ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall sigue a menudo marcando el tempo de la escena política en Cataluña, y convulsionando cada tanto los equilibrios internos dentro de su partido. En un momento en el que el gobierno catalán reunía a su gabinete de crisis ante el temor a un colapso por la operación retorno y cuando por primera vez en muchos meses la actividad de la Generalitat se ha venido centrando necesariamente en problemas del mundo real Maragall volvía ayer a hablar de política. Así, sumándose a la corriente catalanista del PSC- -la misma que organizó el pasado jueves un encuentro en Vilopriu, en el selecto Baix Empordà- Maragall emplazó al PSC a dotarse de un grupo propio en el Congreso en la próxima legislatura desligado de la formación del PSOE. Tal y como avanzó ABC el pasado día 20, el ala catalanista del PSC, encabezada por el consejero de Economía Antoni Castells, habría reactivado esta reivindicación, acentuada después de que los diputados del PSC tuviesen que secundar a los del PSOE para salvar a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, censurada por el resto de la Cámara. La imagen Portada de ABC del pasado lunes 20 de agosto de unos diputados saliendo en defensa de la ministra a la vez que en Cataluña el sistema de Cercanías entraba en barrena, no fue desaprovechada por las formaciones nacionalistas, que volvieron a hurgar en la herida de la sumisión al PSOE, el argumento que más escuece al PSC catalanista. En rueda de prensa en la nacionalista Universidad Catala- Hacia el Partido Demócrata Europeo, ¿de la mano de CiU? Además de reclamar grupo propio para el PSC, Maragall volvió a insistir ayer en la idea de que el socialismo tiene que converger hacia un espacio político más amplio, entrando a formar parte de un movimiento, aún embrionario, que fundaron en 2004 François Bayrou y Francesco Rutelli, bautizado como Partido Demócrata Europeo. Convencido de que la compartimenta- ción en pequeñas formaciones regionales no tiene futuro, Maragall, de la mano también de Romano Prodi, cree que el futuro está en la formación de dos grandes bloques, al estilo de lo que sucede en la política estadounidense, de ideología más difusa y fuertes personalismos, algo, dijo, que la derecha europea ya ha entendido. La idea no es nueva, pero Maragall abunda en la controversia al coquetear con gente de CiU alrededor de la idea, como ha hecho estos días con el diputado nacionalista Quico Homs, renaciendo el fantasma de la sociovergencia na de Verano, que se celebra en Prada de Conflent (Francia) Maragall consideró que deberíamos volver a lo que teníamos En concreto, Maragall aludía al hecho de que el PSC contó con grupo propio hasta 1981, momento en que lo perdimos por el golpe de Estado Con esta declaración, Maragall vuelve a dar argumentos al sector catalanista del PSC, huérfano y descabezado después de que Maragall, primero, fuese invitado a ceder el puesto a José Montilla y, luego, despechado, diese un portazo y abandonase la presidencia del PSC. Previamente, su mujer, Diana Garrigosa, se había dado de baja del partido. Ante el poder acumulado por los llamados capitanes sector del PSC más afín al PSOE y que encabeza el propio José Montilla, el socialismo catalanista empieza a explorar la forma de articularse como plataforma de cara al decisivo XII Congreso, que debe celebrarse el verano de 2008, algo que están haciendo a través del foro de debate Convención para el futuro En el XII Congreso, por ejemplo, habrá que decidir si se mantiene el esquema de dirección bicéfala, ideada para el tándem Montilla- Maragall, o si se abandona la fórmula dejando vacante el cargo de presidente que ocupó Maragall.