Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25- -8- -2007 El Gobierno da vía libre a la venta de la vacuna contra el cáncer de cuello de útero 11 Dos agentes que se encargaban de la vigilancia exterior resultaron heridos leves; varios coches oficiales y 16 pabellones quedaron destrozados no en esa situación. A falta de conocerse los análisis de la sustancia empleada y la cantidad exacta, no hay dudas de que se buscaba una carnicería tal y como destacó el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, que se desplazó al cuartel. El agente de puertas, encargado de las cámaras de vigilancia del cuartel de Durango, que está en una zona muy desprotegida, se percató de la maniobra de la furgoneta. Un terrorista la condujo marcha atrás hasta un lateral de la parte frontal del edificio para conseguir una mayor eficacia de la onda expansiva Esa zona cuenta con un muro de protección y delante habían sido estacionados en batería cuatro vehículos Nissan Patrol del Cuerpo, blindados. El pistolero maniobró hacia ese lugar y colocó la parte trasera de la furgoneta orientada hacia el cuartel antes de salir corriendo del coche, cubierto con un pasamontañas. A continuación se introdujo en un Seat Ibiza con matrícula portuguesa, que conducía otro individuo y ambos se dieron a la fuga. Cuidado, cuidado que voy a activar el perturbador fue lo único que tuvo tiempo de transmitir a través del equipo el agente de puertas a sus dos compañeros que se encargaban de la vigilancia exterior y que ya se acercaban al advertir la maniobra de la Citroën. Instantes después, sin que el funcionario llegara a accionar el inhibidor de ondas, la furgoneta saltó por los aires. Al parecer, fue uno de los terroristas el que activó la carga, metida en una olla de ochenta litros, informa Vasco Press. Uno de los etarras habría vuelto al lugar a los pocos minutos de la huida porque se habrían olvidado de activar la bomba. El sistema más probable de iniciación sería en este caso el uso de cordón detonante, si bien Mesquida no descartó que emplearan un temporizador o un mando a distancia. Además de los dos agentes TELEPRESS Rubalcaba declaró 24 horas antes de la explosión que la banda lo intentaría de nuevo, porque el silencio de Batasuna era el peor de los augurios heridos, dieciséis pabellones del cuartel quedaron seriamente dañados; la tapia de protección se derrumbó, uno de los blindados quedó destruido y el resto sufrió desperfectos importantes- -el blindaje frenó los efectos de la onda expansiva- Unos 300 vecinos también se vieron afectados. (Pasa a la página siguiente) Mikel Buesa DURANGO DEVASTADO urango devastado por el atentado de ETA dirigido contra la casa- cuartel de la Guardia Civil, expresa la recuperación de la capacidad de esta organización terrorista para perpetrar ataques de gran envergadura, destinados a produ- D cir muerte y desolación. Tal es el resultado genuino de una tregua que, como en otras ocasiones, no ha servido más que para que ETA pudiera rehacer sus bases políticas y logísticas mientras el Gobierno de Rodríguez Zapatero se perdía en la ensoñación de una paz abstracta, ajena a los valores constitucionales de libertad y justicia. Es cierto que, por fortuna, la agresión no ha producido una irreparable pérdida de vidas humanas y se ha saldado con dos guardias heridos leves e importantes daños materiales que afectan a numerosos vecinos. Que no haya habido muertes no debería hacer tolerable el atentado. Hannah Arendt ya advirtió en su día acerca de ello cuan- do señaló que la consecuencia más grave de la experiencia totalitaria no es otra que el hecho de que la opinión pública se sienta peligrosamente inclinada a condonar todas las transgresiones políticas que no lleguen al asesinato En el caso de ETA lo hemos visto muchas veces; e incluso hay quienes han encontrado en ella una actitud pacificadora cuando, en los tres años sin muertos no había dejado de ejercer el terrorismo ni por un instante. Por ello, ha llegado el momento de exigir al Gobierno que se apreste a combatir a ETA en todos los terrenos. No basta con una actividad policial exitosa como la de los últimos meses, pues si ninguna for- ma de violencia política es admisible, entonces no debe tolerarse su presencia en las instituciones, su ocupación del espacio público para imponer el silencio a los ciudadanos y su despliegue simbólico en detrimento de las libertades constitucionales. Rodríguez Zapatero tiene ahora la ocasión de mostrarse de verdad implacable con el terrorismo, instando la ilegalización del PCTV y de ANV los dos partidos que dan voz a ETA, utilizando la fuerza del Estado y del Derecho para impedir manifestaciones y actos delictivos, y empleando la inteligencia en el combate ideológico para reconstruir un discurso que le quite la razón al terrorismo.