Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN SÁBADO 25 s 8 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro SARKOZY, EL HECHIZO DE LA POLÍTICA UNIDAD Y RESPONSABILIDADES la izquierda abertzale y se aprovecha de la ruptura de la unidad democrática. El atentado es, por tanto, responsabilidad exclusiva de ETA, pero se han tomado decisiones políticas que ahora amplifican los daños de esta acción criminal, y de las que cometa en el futuro. Detener terroristas no es suficiente. Hay que asfixiarlos política, social y económicamente. Se han perdido, en gran medida, tres años cruciales para derrotar a ETA. Por lo pronto, Acción Nacionalista Vasca ha puesto sobre la mesa la prueba definitiva de su naturaleza servil a los fines terroristas al no sumarse a la condena del atentado expresada por el Ayuntamiento de Durango. Ha hecho lo que se sabía que iba hacer y ahí está el primer ayuntamiento vasco que exhibe las consecuencias de la política de arbitrariedad jurídica con la que el Gobierno y el fiscal general promovieron la aplicación de la ley de Partidos Políticos, intentando contentar a todos- -a ETA y a la sociedad española- -con una ilegalización a medias de ANV como si fuera posible ser sólo un poco terrorista. Si de verdad el Gobierno quiere la unidad política y apuesta por la eficacia judicial, debe ordenar a Conde- Pumpido- -o al titular de la Fiscalía General que debiera sustituirlo- -la inmediata presentación de demandas de ilegalización contra ANV y el Partido Cos evidente que sólo ETA es responsable, en su integrimunista de las Tierras Vascas, máscaras de la Batasuna dad, del atentado de Durango. Ningún gobierno deque el PSOE consagró como interlocutor necesario pamocrático, aunque cometa errores de tanta gravedad cora pactar con ETA. Mientras esmo los que pesan sobre el Ejecutitas actuaciones y otras similares vo de Rodríguez Zapatero a cuenta no se produzcan, el Gobierno estadel desgraciado proceso de nego El atentado es responsabilidad rá pidiendo apoyo no para derrociación con los terroristas, puede tar ETA, sino complicidad para compartir la responsabilidad, en exclusiva de ETA, pero se han compartir sus despropósitos en ninguna modalidad, de un crimen tomado decisiones políticas esta materia. de esta naturaleza. Por tanto, es neque ahora amplifican los El PP, a través de Mariano Racesario, por dignidad democrátidaños de esta acción criminal, joy y Ángel Acebes, reiteró su ca, que no se adultere el debate polímensaje oficial que muestra el tico y social sobre el terrorismo y de las que cometa en el respaldo al Gobierno sólo para con transferencias de culpas que futuro. Detener terroristas no acabar con ETA, al mismo tiempo sólo acabarían beneficiando a es suficiente. Hay que que pedía no dar más esperanzas ETA. La decisión de matar empiea los terroristas con alternativas za y acaba en la voluntad de los teasfixiarlos política, social y a su derrota. Los populares tierroristas, cuya lógica interna sólo económicamente nen a su favor la coherencia de su responde a sus propias compulsiodiscurso y la trágica confirmanes asesinas. ETA es perfectamención de sus temores, pero es prete previsible, porque lleva cuarenocupante que el PSOE no recoja el guante que le ofrece Rata años haciendo lo mismo. Lo lamentable es que en estos joy y todavía persevere en defender la negociación con últimos tres años la política de diálogo y apaciguamiento ETA y Batasuna, como hizo, el día antes del atentado en llevada a cabo por Rodríguez Zapatero haya transmitido Durango, el presidente de los socialistas guipuzcoanos, una imagen falsa de ETA, como una organización suscepMiguel Buen. Mientras ETA reciba estos mensajes, seguitible de ser tratada como un interlocutor legítimo en una rá pensando que puede alternar, con total impunidad, temesa de negociación. Esta responsabilidad sí es del Gorrorismo y negociación. Seguirá pensando que la derrobierno, porque ha supuesto la creación de un contexto pota es evitable con la trampa de una nueva negociación. lítico y social en el que el atentado de ETA es más lesivo de lo que lo habría sido si se hubiera mantenido la polítiste es el momento en que Rodríguez Zapatero debe ca antiterrorista de la anterior legislatura. La vicepresidar la cara ante la opinión pública. Fue omnipresendenta del Gobierno pidió ayer unidad política y eficacia te mientras la negociación clandestina con ETA le daba policial y judicial, con lo que todo ciudadano de buena fe argumentos- -falsos o mal interpretados- -para transestá de acuerdo, aunque no sea precisamente el tratamitir a la sociedad española la inminente llegada de la miento aplicado por el Ejecutivo socialista para derrotar paz. Ahora que la paz se aleja a bombazos, el presidente a ETA. Es más, ahora se ven en toda su dimensión los perdel Gobierno no aparece, no se pronuncia, no asume el juicios causados por estos años de deslealtad hacia el Parpeso de su responsabilidad institucional y no hay razón tido Popular, de ocultación a la sociedad española y de para silenciar la crítica que este comportamiento meremanipulación de las acciones judiciales en la lucha conce. Una sociedad amenazada por el terrorismo debe contra el entorno etarra. ETA no es más fuerte porque ayer tar con un Gobierno dispuesto a responder con medidas pudiera perpetrar el atentado de Durango, sino porque, políticas, iniciativas legislativas y, sobre todo, liderazademás de llevar a cabo esta acción criminal, ha vuelto a go social. los ayuntamientos vascos y navarros, ha cohesionado a O existe la más mínima duda de que ETA quiso causar ayer en el cuartel de la Guardia Civil de Durango el mayor número posible de víctimas. Sólo la fortuna evitó que se produjeran muertos, no sólo entre los agentes, sino también entre la población civil. Un coche- bomba cargado con más de ochenta kilos de explosivos y metralla, colocado de madrugada y sin preaviso, tiene un único significado: ETA buscaba muertos a toda costa y, además, con un golpe que reviviera los rasgos más típicos de su sangriento historial, en el País Vasco y contra la Guardia Civil. La ejecución del atentado revela, además, otros aspectos no menos preocupantes. Bajo una realización aparentemente apresurada, el atentado tuvo, sin embargo, una cuidada planificación, en la que los terroristas han contado con una infraestructura en Portugal- -para lo que se necesita el tiempo que les dio la tregua y el dinero que recaudaron a través de la extorsión- -y dos vehículos- -el explotado y uno, al menos, para la huida- demostrando una determinación criminal que les llevó a colocar el coche- bomba segundos antes de hacerlo estallar, con lo que esto implica de riesgo para los propios etarras. N E E RANCIA parece deslumbrada por la figura de Nicolas Sarkozy. Lo demuestra la popularidad presidencial, que supera ya ampliamente el respaldo que obtuvo en las urnas. Acostumbrados a una clase política distante y poco dispuesta a adoptar decisiones de calado, los franceses han encontrado en él a un político con registros personales muy distintos a los conocidos hasta ahora. Por lo pronto, los numerosos gestos de proximidad hacia el pueblo que ha tenido desde su llegada al poder han introducido una novedad en la cultura política francesa. Ha mostrado a los ciudadanos un político de carne y hueso, alguien que se preocupa por los problemas cotidianos de la gente y que es capaz de interrumpir sus vacaciones presidenciales para presidir el funeral de un pescador fallecido en un accidente o, incluso, abrir debates tan polémicos como el la castración química de los violadores y pederastas, tomando postura pública ante él. En este sentido, hay que tener en cuenta la novedad que ha supuesto Sarkozy en el seno de la democracia de masas francesa. Ha sido capaz de superar el frío formalismo institucional impuesto por el lenguaje de la República, así como la tradicional fractura social a la que han abocado buena parte de los discursos de confrontación partidista manejados por la clase política. Gracias a este cotidiano cuerpo a cuerpo con la ciudadanía, Sarkozy ha logrado dar a su imagen presidencial una aureola de sinceridad y cercanía que, a pesar de la deriva populista que potencialmente encierra, es indudable que los franceses aplauden, ya que han visto a un gobernante dispuesto a empatizar con sus problemas e inquietudes reales. Pero a estos hechos hay que añadir lo que, sin duda, es el principal activo de Sarkozy a los ojos de una sociedad que ha visto en él a alguien dispuesto a afrontar las reformas que Francia necesita y que en sus primeros meses en el Elíseo ha emprendido una ambiciosa política exterior en la que también trata de implicar a la Unión Europea para reactivar el proyecto de construcción continental. Es precisamente su decidido voluntarismo reformador lo que los franceses más valoran, tal y como ya demostraron en las urnas al apoyar su programa presidencial y, después, al otorgarle la mayoría legislativa que lo hará posible. Las medidas adoptadas hasta el momento y, sobre todo, las que está dispuesto a impulsar a la vuelta del verano- -liberalizar el mercado laboral, disminuir el peso de la función pública y los sindicatos- -son las que finalmente parecen haber convencido a los franceses de que tienen ante sí a un político dispuesto a romper con el pasado. Esto es, un gobernante comprometido con lo que piensa y resolutivo, decidido a materializar el proyecto por el que fue elegido y, por tanto, a cumplir la palabra dada. Por lo que se ve, toda una novedad en Francia, tal y como demuestran las encuestas. Ahora sólo queda saber si el idilio no será un amor de verano. F