Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO VIERNES 24 s 8 s 2007 ABC Primera observación desde la Tierra de los anillos de Urano Su configuración ha cambiado desde que fueron descubiertos en 1977 J. M. N. MADRID. Una vez cada 42 años, Urano se coloca en la posición adecuada para que desde la Tierra puedan verse sus anillos. Lo que significa que nunca hasta ahora eso ha sido posible, ya que los anillos en cuestión fueron fotografiados en 1977 por la sonda Voyager 2. Usando telescopios en tierra (el Keck II, en Hawaii) y en el espacio (el Hubble) un equipo de astrónomos encabezado por Imke de Pater, de la universidad de Berkeley, ha descubierto que las cosas han cambiado desde ese momento- -hace veintiún años- -en los alrededores de ese lejano planeta. Los anillos interiores, por ejemplo, son mucho más prominentes de lo esperado y revelan la existencia de una gran cantidad de material, en contraposición de otras regiones vacías en el sistema de anillos. Tendemos a pensar que los anillos no cambian nunca- -afirma Pater- -pero nuestras observaciones muestran que no es el caso. Existen numerosas fuerzas actuando sobre los pequeños granos de polvo que forman los anillos, y eso ha hecho cambiar su configuración Dos pequeños satélites, llamados Cordelia y Ofelia, parecen montar sobre el más brillante de los anillos, manteniéndolo en su sitio. Los investigadores creen que también los nueve anillos restantes podrían tener sus propios pastores aún no descubiertos. Y quieren aprovechar la ocasión para realizar la mayor cantidad posible de observaciones. Las siguientes, tendrán que esperar otros 42 años... Henrik Ehrsson durante su experimento con uno de los voluntarios ABC Inducen en 20 personas una experiencia extracorporal Utilizando técnicas de realidad virtual, científicos británicos han conseguido que personas sanas se vean desde fuera ANNA GRAU NUEVA YORK. Se piensa en el alma como en algo que deja el cuerpo al morir. Este dualismo se ha visto reforzado por los testimonios de pacientes que bordearon la muerte clínica y, al regresar de ella, contaban siempre lo mismo: que vieron su cuerpo desde fuera, como si ellos ya no estuvieran dentro Una sensación que se ha atribuido tanto a la enajenación mística como a los efectos de ciertas drogas o a graves disfunciones cerebrales. Por primera vez, sin embargo, se ha conseguido inducir ese estado en personas sanas, con resultados sorprendentes. Lo ha hecho en Gran Bretaña un equipo internacional de científicos, dirigido por el sueco Henrik Ehrsson, y lo cuenta esta semana la revista Science. Una veintena de voluntarios fueron invitados a sentarse en una silla, llevando en sus cabezas equipos de realidad virtual gafas provistas de unos monitores que llenaban todo su campo visual con imágenes de su propio cuerpo, pero visto por detrás, desde un ángulo que sólo podría contemplar una tercera persona. A su lado estaba el experimentador, sujetando una vara de plástico transparente con la que les golpeaba suavemente el pecho. El voluntario no podía ver esta vara; sólo podía sentir su contacto, que a veces se sincronizaba, y a veces no, con golpes aplicados a su otro cuerpo visto en los monitores. Todos los voluntarios tendieron en algún momento a identificar los golpes ilusorios con los reales, especialmente cuando se les mostró un martillo amenazando su cuerpo de mentira mientras en el real se sofisticaban las sensaciones táctiles, con la aplicación de sensores en la piel. Anteriores experimentos ya habían mostrado el caso de pacientes a los que se le sugestionaba con estímulos visuales y táctiles de una mano falsa golpeando su mano verdadera, y acababan dando por buena la mano mala. Pero es la primera vez que se consigue con el cuerpo entero. Henrik Ehrsson admite que con estas investigaciones la ciencia se mueve al filo de la filosofía y hasta de la teología, aunque, en su opinión, lo que su experimento demuestra es mucho más prosaico: y es que, aunque parezca lo contrario, la autoconciencia no es unitaria, sino la suma de muchas percepciones parciales, que pueden ser manipuladas. Se puede engañar a los sentidos para que nos convenzan de que vivimos sin vivir en nosotros. De lo cual los científicos deducen que la causa de las experiencias extracorpóreas puede ser una desconexión entre percepciones sensoriales parciales que, al no cuadrar las unas con las otras, mandaron a la mente el mensaje de que se había ido de excursión fuera del cuerpo. Como si fuera el alma. Pero no. Más información: http: www. sciencexpress. org Más información sobre la investigación: http: www. eurekalert. org Primera imagen de los anillos de Urano desde la Tierra SCIENCE Al filo de la teología ACTUALIDAD NATURAL Equipos de realidad virtual Mónica FernándezAceytuno ANTONIO RAMÓN e acabo de llevar el disgusto de llamar a Doñana, extrañada porque Antonio M Ramón, Agente Forestal del parque, no respondía en su teléfono móvil. Este trabajo de escribir lo que acontece en la Naturaleza, hecho al día como el pan, necesita que haya personas en el campo y en el mar para que nos cuenten lo que pasa en ese instante porque, la Naturaleza, al estar viva, no se puede enlatar, sino que precisa del relato y de la prensa de cada día. Y Antonio Ramón, no sólo nos guió a mi marido y a mí por el parque, sino que le llamaba de vez en cuando y me contaba que había visto al amanecer venados en la playa. Ahora me dicen que Antonio Ramón murió de pronto hace un año, pero para mí acaba de morirse porque acabo de enterarme. Hubiera querido preguntarle, con el frío y el viento que hace, qué aves han empezado a pasar, cuáles se están marchando, porque la vida cambia a cada rato y en uno de esos cambios nos ha dejado sin la voz y la alegría y el conocimiento de la Naturaleza de Antonio Ramón, Agente Forestal del Parque Nacional de Doñana