Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24- -8- -2007 40 Por Rosa Belmonte VERANO Y HUMO Laura Campmany 69 FACTOR 34 GIBRALTAR, ESPAÑOL. SOTOGRANDE, TAMBIÉN En la colonia británica todo el mundo mira más al buque hundido New Flame que al rentable actor estadounidense Matt Damon, que pasó unos días de vacaciones en Sotogrande a pista del aeropuerto de Gibraltar es para virtuosos. El avión empieza a descender y da toda la impresión de que en lugar de aterrizar va a amerizar. Cuando está casi a punto de tomar agua va y toma tierra en el istmo afanado que une el peñón y La Línea, aunque por el tamaño de la zona parece que haya ido a parar a la cubierta de un portaviones (en la Sexta Flota debe de haber más espacio) También parece que has ido a parar a una calle normal y corriente. Bueno, normal y corriente como esas en las que Fernando Alonso hace exhibiciones. Claro, que le daría tiempo a lo que dicen en los anuncios: de 0 a 100 en cinco segundos. Y ahora frenas, Fitipaldi, que no hay para más. No se trata sólo de que sea el aeropuerto internacional más cercano a una ciudad, es que está entre dos. Todo al alcance de su mano, al alcance de su vista (incluido el New Flame, el carguero encallado, que se ha convertido en uno de los más recientes atractivos de Gibraltar) Pero lo más importante del aeropuerto es que está al ladito de Sotogrande. Desde que en diciembre Iberia inauguró el primer vuelo comercial entre Madrid y Gibraltar, los nacionales de Sotogrande lo tienen más fácil para ir a sus casoplones (British Airways, a través de su filial GB Airways también tiene vuelo desde mayo, pero lo va a suspender en septiembre) La llegada al aeropuerto de Gibraltar no es como la llegada a cualquier aeropuerto. Nada de salir de la diminuta terminal y coger un taxi. Los taxis de Gibraltar no salen del pie de pava que es el territorio de de la colonia. Hay un microbús (todo es micro y mini) que te pone de patitas en la estación de autobuses de La Línea y allí ya te buscas la vida. La otra opción es agarrar tu maleta, caminar unos metros y cruzar a pie la frontera hasta la parada de taxis de La Línea. Todo muy Paco Martínez Soria o muy protagonista pueblerina de telenovela mexicana que llega a la ciudad. O sea, tú, te lo juro por mi manicurista filipina, no se puede ir a Sotogrande y cruzar así una frontera (te tienen que ir a buscar) Es que es como cruzar la que separa Guatemala de México, sólo que la europea es como ETARRA AMBULANTE Que La aventura del verano, -fueles y fuegos al margen- -ha sido sin duda alguna el periplo apasionante de un muchacho de le ETA- -al parecer un tal Ander- -de corazón andariego y despistado carácter, al que ya algunos conocen como el etarra ambulante. Por las huellas que se deja, el chaval, al desplazarse, sabemos que desde junio, no ha descansado un instante. Se recorrió, desde Francia, España de parte y parte hasta llegar a Ayamonte, donde tuvo que apearse del Focus que le servía de moderno Rocinante, dejándose, con las prisas, dentro del portaequipajes, un mapa de Andalucía, dos maletas, el portátil, algunos detonadores e instrumentos semejantes, amén de unas instrucciones que te explican al detalle cómo hacer un artefacto sin tú saltar por los aires. Debió el chico de tener que ir a una tienda a comprarse de nuevo todo el equipo de terrorista y de calle sin el que no hay quien integre un comando itinerante, y chuparse más trasbordos que el pasajero de un chárter, pues al poco lo tenemos reapareciendo en Levante camino de Tarragona en el asiento de un taxi. Con tan malísima suerte- -admito que eso ya es gafe- -de dar con otro control no lejos de Benicássim, tener que escapar de nuevo y nuevamente dejarse la bolsa recién comprada y el montón de cachivaches que llevaba de paseo nuestro ubicuo personaje. ¡A saber dónde andará, y cuántos otros parajes llevará ya recorridos, y cuántos cheques de viaje se habrá gastado ya el pobre en gel y desodorante, camisetas, calzoncillos, polvitos y denotantes! Ustedes no me hagan caso- -queyo soy muymalpensante- pero déjenme decirles que me huelen a montaje del astuto Rubalcaba (y ojalá que en eso paren) los circuitos veraniegos tan poco profesionales de la mochila explosiva y del etarra ambulante. ROMANCE DEL L El actor norteamericano Matt Damon, durante sus vacaciones en Cádiz de mentirijillas. Enseñas el pasaporte pero casi no lo miran y, por supuesto, no meten las manazas entre tus cosas. Menos mal que luego, tras la pacomartinezsorización en la frontera de Famobil llegas a Sotogrande y es como si hubieras ido a parar a Shangri- La. Aunque te encuentres a Mar Saura dando bolas ataviada con un top de licra. A ver, dress code dress code darling, que en el golf no se viste una como si estuviera en una discoteca de pedanía. A quien no te encuentras por ningún lado es a Isabel Preysler, que no sale de su casa. Pero sí puedes dar con una estrella internacional del tamaño de Matt Damon. La semana pasada estaba con su mujer, Luciana Barroso, en el club de pla- EFE HAIKUS POR SMS Sombra furtiva en un espejo. La noche sabe. Alfonso Armada ya El Cucurucho, donde Inés Sastre ha estado todo el verano con su niño comiendo poco y fumando mucho (el niño no, ella) Casi nadie reparaba en el actor Matt Damon en el beach club sotograndí. Tiene narices. La estrella más rentable según Forbes no despierta ningún interés a su alrededor. Supongo que ése es uno de los encantos de Sotogrande. Isabel Pantoja queda tan lejos. Lo de de Gibraltar Español es un clásico (sobre todo lo es la delirante canción de José Luis y su guitarra) Un clásico de los tiempos del No- Do. Cielos, que en los kioscos venden el No- Do en cómodos deuvedés. Sí, Gibraltar Español, vale, pero en realidad lo que mola es que Sotogrande sea español.