Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 s 8 s 2007 MADRID 39 España, milagro en Pisco La expedición madrileña que asiste a los afectados del terremoto de Perú ha tenido que enfrentarse a un nuevo reto: asistir un parto. Fue tan bien que la madre, agradecida, ha bautizado a su niña con el nombre de nuestro país POR MARIO DÍAZ MADRID. Cuando el bebé rompió a llorar, recién nacido, los sanitarios madrileños que hicieron posible el alumbramiento entre las ruinas de un terremoto, emocionados, casi le imitaron. En los pocos días que llevaban arrimando el hombro en Perú para asistir a los afectados de la catástrofe habían trabajado a destajo, pero aún no se habían visto en el brete de asistir un parto. La madre, agradecida, no lo dudó: su hija lucirá en su nombre el origen de las personas llegadas del otro lado del océano para ayudarla a nacer: la niña se llama España. La cría está muy bien, muy sonrosada detalla Yuri Campos, el jefe de la expedición del SUMMA 112 que presta servicio desde el lunes en San Clemente, una pedanía de Pisco, la provincia peruana donde la sacudida de la tierra, la semana pasada, rompió en pedazos las vidas de miles de personas. Dos de esas personas son María y Luis, una pareja que vio como el terremoto les arrebató su casa. La vida sigue, y unos días han bastado para que toda su desgracia se torne en alegría: ellos son los padres de la niña. Por ahora siguen sin casa y hasta ahora vivían en unas improvisadas chabolas, pero la expedición madrileña ya les ha donado una carpa, La Comunidad prepara su tercer envío de ayuda La Comunidad de Madrid realizará mañana un tercer envío de ayuda a la provincia de Pisco para los damnificados por el seísmo y ampliará tres días más, hasta el lunes, el uso de un número de teléfono gratuito para que los peruanos residentes en la región contacten con sus familias en Perú. Así lo anunció el consejero madrileño de Inmigración y Cooperación, Javier Fernández- Lasquetty, tras reunirse con representantes de asociaciones de inmigrantes peruanos, entre ellos Miguel Ángel Mejía, presidente de Amigos de Pisco, quien expresó el agradecimiento de su pueblo a la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre. El cargamento de ayuda humanitaria que partirá el sábado hacia la zona afectada será transportado por la ONG Mano a Mano de la compañía aérea Iberia, e irá destinada a solventar las necesidades más inmediatas. La madre observa a su nueva hija, España, nacida en un devastado pueblo cerca de Pisco El parto se convirtió en todo un acontecimiento en la expedición, y María lo puso fácil. Participamos varios sanitarios, pero todo el mundo ayudaba, ¡hasta los bomberos querían intervenir! bromea por teléfono Yuri Campos, que ejerció de médico de cabecera. En torno a una hora después, una nueva vida surgía de los escombros de Perú. Pesó 4,100 kilos, no hubo ninguna complicación resume, muy satisfecho. La buena noticia emocionó a toda la expedición, más aún cuando María, de nuevo madre, les agradeció su labor decidiendo que su niña se llamaría España. Por ellos y por gratitud a todos los españoles que están ayudando al pueblo peruano en estos momentos difíciles, afirmó junto a su pareja, emocionadísimo también tras intervenir en el parto. En todo caso, la familia conservará también el nombre inicialmente previsto para su hija: el bebe se llamará España Olenca. ¡Porque no se podía llamar Madrid, que si no! bromeaba EFE en lo que su vivienda vuelve a levantarse. Su túnel va viendo la luz, alumbrado, sobre todo, por su nueva hija. María, de 34 años, llegó al hospital de campaña español a bordo de una mototaxi, en torno a las 18.30 del miércoles por la tarde, hora local, a punto de dar a luz. La hubiéramos derivado a un hospital, como a media hora en coche, pero conocía bien los mecanismos del parto al tener ya cuatro hijos y estaba bastante dilatada explica el jefe de la delegación. ayer el jefe de la expedición, compuesta por ocho sanitarios del SUMMA, otros tres de Sociedad de Medicina de Catástrofes, tres más de la Salvamento y Rescate y ocho bomberos. En los cuatro días que ayer llevaban en San Clemente, a cuatro kilómetros de la capital de la provincia de Pisco, habían atendido unas mil intervenciones, trabajando sin parar explican. De vuelta a casa se traerán el recuerdo de muchas de sus actuaciones, entre ellas el nacimiento de España.