Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24- -8- -2007 MADRID www. abc. es madrid 37 Las colas en las escuelas de idiomas para conseguir plaza es una escena que se repite en julio y septiembre ANTONIO GIL Más de trece mil estudiantes, sin plaza en las escuelas de idiomas el próximo curso Las escuelas piden profesores para aumentar la oferta de plazas y afrontar las reformas del curso 2008- 2009 MARÍA PÉREZ La gente se pega por conseguir plaza. Ha habido años en que alguno hasta pagaba para que le cogieran el sobre en la fila. Ahora ya no, porque lo tienen mejor organizado Elena Alonso consiguió entrar dos veces en la escuela de idiomas Jesús Maestro; eso sí, una de ellas, tras hacer cola desde las siete de la mañana. El curso que viene, al menos trece mil solicitantes de plaza en las escuelas oficiales de idiomas de la región no tendrán tanta suerte. No hay estadísticas oficiales sobre el número de solicitantes que cada año se quedan sin plaza en las escuelas. El único modo de calcular un dato aproximado es ir escuela por escuela preguntando por el número de preinscripciones que reciben y la estimación de plazas que ofertarán a los estudiantes de nuevo ingreso. Trece mil es el número de solicitudes que diez de las 33 escuelas de Madrid tendrán que rechazar. El resto de las escuelas no han respondido a la petición de datos. Entre estas diez escuelas están las de mayor demanda. Suman unos 22.000 estudiantes, casi la mitad de quienes cursan una lengua en las escuelas de Madrid. Trece mil es la diferencia entre el número de solicitudes de ingreso recibidas y la estimación de plazas que estas escuelas ofrecerán a los alumnos nuevos, tras restar el porcentaje usual de quienes, a pesar de haber obtenido plaza, no se matriculan finalmente. A estos trece mil habría que añadirles los muchos que renuncian a entrar porque, cuando les toca matricularse, se encuentran con que ya no hay plazas en el curso que se imparte a la hora que les permitiría compaginar el aprendizaje del idioma con sus estudios o su trabajo. Pilar Mantilla, directora de la Escuela de Jesús Maestro. asegura: Mucha gente se queda fuera por el horario Afirma que las aulas no se llenan por la mañana, que si todo el mundo pide ir a partir de las 6 de la tarde... no se puede Al final, quienes querrían estudiar un idioma en las escuelas y no pueden, son muchos más. Es que sólo pagas unos 80 euros Elena Alonso da una de las razones de la gran demanda de plazas en estos centros, financiados en exclusiva por las comunidades autónomas. Las tasas anuales- -entre 72 y 89 euros- -son menores que lo que la mayoría de las academias privadas cobran al mes. La posibilidad de obtener una titulación oficial es otra de las ventajas. La Comunidad asegura que se han aumentado mucho la oferta de puestos escolares. En cinco años, se han creado 5.131, tras la construcción de 13 nuevas escuelas oficiales. Otras tres están previstas para el año que viene. Actualmente se ofrecen 47.844 plazas para alumnos oficiales. Pero el incremento les está desbordando. (Pasa a la página siguiente) Desbordadas Y la letra afortunada es... la uve Los alumnos que han comenzado a estudiar un idioma tienen su plaza asegurada. Las que quedan, se ofertan a quienes solicitan plaza, por un orden que se determina siguiendo un criterio de puntos. Se conceden puntos por ser superdotado, discapacitado o no haber estudiado antes el idioma solicitado. Para establecer un orden entre quienes tienen los mismos puntos, se elige a sorteo una letra del abecedario. Los primeros serán aquellos cuyo apellido comience por esa letra y, a partir de ahí, se da la vuelta a todo el abecedario. Por este orden, se llama a los solicitantes, que eligen horarios dentro de lo que va quedando. Éste año, los afortunados tienen apellidos que empiezan por V A veces, sobran plazas tras el sorteo porque los últimos de la lista no acceden a los horarios que quieren y renuncian o ni van al sorteo porque creen que no les va a tocar una plaza. Esas vacantes se ofertan en septiembre. Entonces, contará el madrugón que permita al solicitante ser el primero en la fila.