Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 s 8 s 2007 ESPAÑA 21 La cobertura puede esperar Los 128 vecinos del pueblo granadino Los Villares llevaron ayer a las urnas una cuestión trascendental para su vida diaria: la instalación de una antena que les permita utilizar sus móviles. Sólo por un voto, seguirán sin cobertura POR ÁLVARO PÉREZ FOTO IGNACIO GIL LOS VILLARES (GRANADA) Las últimas estadísticas aseguran que en España hay más móviles que ciudadanos. El móvil se ha convertido en un complemento indispensable para la vida diaria de los españoles. Sin embargo, un pequeño pueblo granadino, Los Villares, decidió ayer en referéndum que prefiere no tener cobertura. La tradición, el descanso y la calidad de vida han vencido a las prisas, la cobertura y el móvil. Aunque hay quien ve detrás de la decisión otro tipo de intereses menos románticos. La alcaldesa de La Peza- -localidad a la que pertenece el pueblo- Celia Santiago, había decidido convocar una consulta popular para decidir si poner o no poner una antena de cobertura en el pueblo. Desde su punto de vista, cualquier solución hubiese dejado a alguien descontento por lo que opté por dejar la decisión en manos del pueblo Un pueblo muy apagado habitualmente según relatan Felisa y María Jesús Gómez, que se animó ayer con tanto periodista para arriba y para abajo comentan. En la puerta del hogar del pensionista, donde se celebró la votación, se mezclaban vecinos, periodistas y políticos, ya que la alcaldesa visitó el pueblo para ver cómo va todo La mayor parte de los vecinos dicen estar a favor de disponer de cobertura. El problema era el de la ubicación de la antena ya que, como explicó la alcaldesa, Telefónica propone instalar la antena muy cerca del pueblo Por eso la mayoría de los que han optado por el no se opone a la antena, pero no a la cobertura en cuanto tal. Y los votantes del sí entienden que el fin de sus opositores es sólo político: Si quieren cobertura, ¿por qué votan no? Lo hacen por llevar la contraria a la alcaldesa opina Antonio Rama, que regenta el bar de la localidad. Y es que, como explica otro vecino, Fernando G. S. la división coincide con el tema político; salvo excepciones, los que votan sí están con la alcaldesa- -del PP- y los que votan no son socialistas La crispación política ha acabado por afectar a una decisión sobre la cobertura de los móviles en una pequeña pedanía. El mismo alcalde pedáneo, José González, que ha optado por el sí admite que se ha mezclado la política en todo esto Los que han dicho no justifican su voto porque las antenas pueden ser peligrosas y no queremos riesgos. Si se colocase más lejos todo cambiaría como comentan Felisa y María Jesús Gómez, dos hermanas que viven en la pedanía. Aseguran que un vecino ha ofrecido un lugar más alejado del pueblo para situar la antena y eso sí lo aceptaríamos Mientras, los defensores del sí aluden a la necesidad de que el pueblo mejore, también en el ámbito de la comunicación telefónica; los que se oponen a la cobertura piensan que no se puede avanzar a cualquier precio También hubo algún despistado que intentó votar sin estar empadronado en el pueblo. Es el caso de un anciano censa- Peligrosidad de la antena Dos vecinos de Los Villares, ayer, en el momento de votar do en Barcelona pero que tiene una casa en el pueblo y vive allí de toda la vida Considera que deberían dejarle votar, y votar sí porque tengo móvil y aquí no puedo ni usarlo Como no pudo hacerlo decidió olvidar su disgusto con un güisqui a la hora del aperitivo- -12: 00 de la mañana- Otro anciano que no reside en el pueblo quería que pusiesen la antena porque tengo unas fincas aquí y cuando regreso a casa tengo siempre seis o siete llamadas perdidas Algunos vecinos que sí pudieron votar no quieren hacer público su voto. Uno de ellos, Emilio Madrid, asegura estar harto de la situación y dice que prefiere no confesar qué ha votado para que no me señalen políticamente También hubo quienes esperaron a última hora para votar porque querían tomar la mejor decisión Es el caso de María Dolores Lavilla, una vecina de la localidad que prefiere un pueblo con cobertura, pero sin riesgos. Habría que decidir la ubicación más adecuada Los distintos puntos de vista, las dudas y la variedad de intereses, se han reflejado en el ajustado resultado final. Sólo por un voto ganó el no a la antena 38 vecinos decidieron seguir viviendo en la tranquilidad y sin la utilización de los móviles en Los Villares. Para los otros 37 que votaron sí las cosas no van a resultar tan sencillas. Pero Telefónica mantiene la esperanza. Muchos de los votantes que han impedido, de momento, que se instale la antena, desean que la cobertura llegue al pueblo. Será cuestión de decidir el lugar. La guerra por la cobertura aún no ha terminado. Voto politizado La ubicación de la antena es el problema de los que votaron no ya que la quieren lejos del pueblo El pueblo y la ausencia de cobertura Los Villares se encuentra en la comarca granadina de Guadix y pertenece al municipio de La Peza. En la pedanía viven 128 habitantes, 66 hombres y 64 mujeres según los responsables de la peculiar mesa electoral. De ellos pueden votar 102, los que son mayores de 18 años. El pueblo es un lugar tranquilo. Para acceder a él hay que desviarse de la carretera nacional y atravesar la localidad de Darro, por lo que no es un lugar de paso. Como todos los pueblos, cuenta con tres lugares de encuentro: una iglesia, una plaza y un bar. En el bar se reunían los más afines al sí Desde el camarero hasta el alcalde pedáneo defendían la opción de poner la antena cuanto antes. En la plaza, a la puerta de la iglesia, había una mayor división de opiniones, pero las posturas se exponían con respeto. Hasta la fecha, el pueblo no disponía de cobertura porque su situación, apartada de lugares más transitados y sin ninguna antena cercana, no era la más adecuada. La idea de poner la antena ha surgido de Telefónica, pues tiene un interés evidente en que la cobertura llegue a todos los lugares de España. El problema para algunos vecinos es que no quieren tener la antena demasiado cerca por lo que pueda pasar La alcaldesa de Peza, en cambio, aseguró que en las ciudades las antenas están en las terrazas y tejados de los edificios y no se ha demostrado su efecto nocivo