Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA VIERNES 24 s 8 s 2007 ABC La joven que ofrecía Mata a su mujer de dieciocho a su hijo con fines martillazos y luego se entrega sexuales pedía 300 euros Dos personas más han denunciado que la mujer les hizo la misma propuesta M. J. F. BARCELONA. La investigación de la Guardia Civil y su llamamiento ciudadano en el caso de la mujer que supuestamente ofrecía a su hijo de 2 años con fines sexuales a cambio de dinero, ha dado fruto. Ayer, un día después de conocerse que M. J. A. C. de 33 años, fue detenida el domingo en Sitges (Barcelona) tras ser denunciada por un comerciante que recibió el ofrecimiento, otras dos denuncias obraban en poder de los investigadores. Lo que ha trascendido hasta ahora ocurrió en tan poco espacio físico como de tiempo: en la calle Primero de Mayo de Sitges- -conocida como del pecado y con numerosos locales gays- y en no mucho más de una hora. La mujer, divorciada de su marido y vecina de Sant Pere de Ribes, se presentó sobre las ocho de la tarde en un pub con sus dos hijos, de 2 y 7 años. En ese local, la madre insinuó su disposición a dejar al pequeño con fines sexuales. Al no recibir respuesta a su propósito, salió del establecimiento con el niño de 2 años y dejó al mayor junto a los billares. Nadie se extrañó de ver allí al chico, puesto que creían que estaba con alguno de los jugadores. Hasta que el niño, cansado y aburrido, se dirigió al camarero para decirle que su madre se había ido. Eran sobre las nueve de la noche y los dueños del pub avisaron a la Policía Local de lo que ocurría. Para entonces, la madre ya había sido detenida y el puzle se completaba. Según fuentes cercanas al caso, tras abandonar el pub, la mujer había ofrecido a su hijo menor a un transeúnte y a los propietarios de un comercio de ropa. Todos ellos denunciaron ayer los hechos a la Guardia Civil tras conocer el caso por los medios de comunicación. La mujer, con dos nuevos rechazos a sus proposiciones y ebria, acudió a una segunda tienda de ropa de la misma concurrida calle Primero de Mayo, donde hizo lo propio con el dueño. Antes, M. J. A. C. le pidió trabajo, le ofreció el gramo de cocaína que llevaba encima y le explicó sus problemas económicos para llegar a fin de mes porque, según dijo, su marido no le paga la pensión. El propietario del comercio llamó a la Policía Local, que la detuvo y la puso en manos de la Guardia Civil. Al menos en alguno de los ofrecimientos, la mujer pidió una cantidad de dinero cercana a los 300 euros por entregar a su hijo. Pese a que la titular del Juzgado de Instrucción 4 de Vilanova i la Geltrú, que lleva el caso, dejó a la madre en libertad con cargos acusada de corrupción de menores, los dos niños se encuentran con el padre, que reside en Roquetes (Tarragona) Ayer, el progenitor acudió con sus hijos a casa de su ex mujer en Sant Pere de Ribes, con el fin de coger ropa para los pequeños y documentos. Al parecer, la mujer se lo impidió. El Departamento de Acción Social de la Generalitat está a la espera de sendos informes de los padres para tomar una decisión sobre la custodia de los dos menores. El crimen, ocurrido en Huelva, eleva a 52 las asesinadas por sus maridos- -Una mujer mata a su madre a puñaladas en Mieres S. E. HUELVA MIERES. De sur a norte, la geografía española se ha teñido de nuevo de sangre. En la pequeña y tranquila localidad onubense de Beas, un hombre de 67 años de edad asesinaba a su esposa de 59 de dieciocho martillazos. La cobardía violenta y sinrazón elevaba así a 52 el número de las mujeres fallecidas este año a manos de sus parejas, una más que en los primeros meses de 2006. Al mismo tiempo, Mieres (Asturias) vivía otro episodio de terror: otra mujer, de 73 años de edad, moría tras ser apuñalada por su hija en la cocina de su casa. Los vecinos de Beas no salían ayer de su asombro al enterarse de lo ocurrido. Los hechos mantuvieron todo el día en vilo a esta pequeña población, cuyos habitantes se mostraban consternados al tiempo que perplejos ante el crimen de una de sus vecinas. De hecho, el matrimonio aparentaba tener una relación muy normal Los hechos ocurrieron poco antes de las cuatro y media de la tarde, hora a la que el servicio de emergencias 061 recibió una llamada en la que se solicitaba asistencia médica para una mujer que había sufrido fuertes golpes en la cabeza y en varias partes de su cuerpo. Cuando los médicos llegaron a la casa, nada pudieron hacer por la víctima, salvo certificar su muerte. La autopsia confirmaría después que se produjo como consecuencia de los numerosos golpes que recibió en la cabeza y en el tórax. Entrega voluntaria Dejó al mayor solo El suceso había tenido lugar en el número 49 de la Calle Constitución, donde un hombre segó de dieciocho martillazos la vida de su esposa. Él mismo llamó después a la Guardia Civil y se entregó. Hoy está previsto que preste declaración ante el juez. Al parecer, según el testimonio de varios vecinos, el crimen pudo ser provocado por un ataque de celos, aunque nunca habían escuchado gritos ni discusiones. El agresor, muy conocido- -resulta ser hermano del sepulturero del pueblo- es a juzgar por quienes le han tratado una persona normal Por la mañana, a casi mil kilómetros de distancia, ocurría otra tragedia. Olga Inés L. G. de 73 años de edad, recibía la muerte a puñaladas de manos de su hija, R. P. A. L. de 45. Todo ocurrió en el domicilio donde ambas convivían- -en la Calle de la Vega, número 38- -junto con el marido de la fallecida y padre de la presunta parricida. Nunca hubo denuncias. Cerca de las diez de la mañana, la comisaría de Policía de Mieres recibía un aviso. Una dotación se desplazó inmediatamente al lugar, donde hallaron a la víctima, gravemente herida y tendida en el suelo de la cocina. Horas más tarde, fallecía en el hospital Álvarez Buylla. La hija, al parecer con problemas psiquiátricos, se confesó autora de la agresión y, tras pasar a disposición judicial, ingresó en prisión preventiva. EFE Alerta en Navarra y crecida de los ríos por fuertes lluvias Una mujer observa desde una terraza la inusual crecida para estas fechas del río Ezpelura (afluente del Bidasoa) a la altura de la localidad navarra de Santesteban por las fuertes lluvias caídas al norte de la Comunidad. Ayer se recibió un aviso de emergencia, una alerta naranja (implica un nivel de tres sobre cuatro) por la inminencia de fuertes precipitaciones ocasionales.