Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 23 de Agosto de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.489. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. El Rolls de Gil no tiene quien lo quiera El alcalde de Marbella no puede ir en un coche mugroso Palabra de Gil y Rolls Royce a la puerta del Consistorio a golpe de talón municipal. Se utilizó como prebenda, se quiso subastar y nadie dio un duro por él. Ahora, Ángeles Muñoz vuelve a la carga POR CRUZ MORCILLO FOTO: JOSELE LANZA ra un cochazo, un símbolo, otro emblema del tejemaneje marbellí y la orgía de millones a golpe de ladrillo y nepotismo. Hoy con quince años es casi un viejo descarriado, una alegoría de la que es mejor olvidarse para creer que el chanchullo pasó a mejor vida. La alcaldesa popular Ángeles Muñoz así lo quiere al menos. Es consciente de que el Rolls ya no vale un duro, pero la carga sentimental pesa, por eso mejor alejar los demonios de la nueva etapa. Ayer anunció que el coche del difunto Jesús Gil, en el que paseaba boato y sahariana, se va a sacar a subasta. La reliquia megalómana es de 1992 cuando el todopoderoso alcalde dio un golpe en la mesa y dijo que ya bastaba de poner su coche privado para ejercer de dios de la Costa del Sol Las abultadas arcas municipales iban a sufrir poco con el desembolso. Desde ese día, el ejemplar sirvió como taxi de visitas escasas, pero ilustres, y como asiento solaz del máximo para su trayectito diario entre el Club Financiero Inmobiliario y los Juzgados o el Ayuntamiento. El Rolls pareció durante años adquirir vida propia y contagiarse de la alegría y el dispendio de su dueño. Un día estaba encabezando una inauguración faraónica, otra presidiendo o acogiendo una boda civil y el tercero haciendo flota junto a los coches de caballos enjaezados, las limusinas de los guapos de Marbella y las palmas rocieras que tanto nos alborozaron las horas. Gil murió y con él se llevó la alegría del Rolls. El coche desapareció, engullido entre los segundones. Pertenecía al patrimonio municipal pero a nadie le E Jesús Gil posa con su flamante Rolls Royce en el que recibía visitas y paseaba su mando por Marbella preocupó demasiado, pendientes como estaban alcaldes y concejales de talones, teléfonos y sacas. Un día alguien preguntó (febrero de 2005) y entonces se dijo- -versión oficial Yagüe y amigos -que se estaba reparando en un taller de Madrid, que se iba a subastar porque era un signo de ostentación exagerado y que valía 250.000 euros. Los afanes y los días nublaron todo lo demás, hasta que el viejo, pero aún reluciente Rolls volvió a la vida. Tres días antes de que el Ayuntamiento de Marbella fuera desmantelado por la Policía y sus ocupantes acabaran entre rejas, el vehículo apareció como por ensalmo en las dependencias de la Policía Local- -casa superintendente y amigos- El taller madrileño, aunque eso se supo mucho después, era en realidad finca madrileña (Robledo de Chavela) de caballos y toros por más seña, donde instauró su feudo el empresario Ismael Pérez, uno de los principales imputados en la operación Malaya uno de los sufragadores de Roca y Yagüe a cambio del control de la grúa municipal y del resto de vehículos públicos. El concejal de Tráfico, Victoriano Rodríguez, también imputado, también cobrador de sobres, iluminó la idea de regalar el Rolls del jefe al hombre al que le debían dinero y favores. Y durante meses, Pérez Peña se sintió el otro jefe. Luego el Rolls volvió a casa, alertado por la inminencia de cárceles y ruido, y allí sigue en la Policía Local. El año pasado la gestora al frente del Ayuntamiento ya sacó a subasta el coche (tasado en 45.000 euros) junto al BMW (25.514) en el que Yagüe acudía al consistorio, a la peluquería y al coro rociero. Nadie pujó por ellos y quizá nadie lo vuelva a hacer. A los coches caros, como a los amores pasados, conviene no recordarlos. El coche se evaporó tras la muerte del alcalde y apareció tres días antes de la Malaya se lo regalaron al empresario de la grúa