Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 23- -8- -2007 79 Conmovedor y arrollador José Tomás, emocionante Manzanares ALMERÍA Plaza de toros de Almería. Miércoles, 22 de agosto de 2007. Cuarta corrida. Lleno de no hay billetes Toros de Torrealta, correctos de presentación, nobles y de buen juego, aunque algunos justos de fuerza. Finito de Córdoba, de azul marino y oro. Media desprendida y descabello (saludos) En el cuarto, estocada baja (saludos) José Tomás, de rosa y oro. Estocada (dos orejas) En el quinto, tres pinchazos y descabello (vuelta al ruedo) José María Manzanares, de grana y oro. Pinchazo hondo, pinchazo y estocada (saludos) En el sexto, metisaca y estocada trasera (oreja) Fernando Cruz, premiado por la mejor faena de la Semana Grande de San Sebastián ABC SAN SEBASTIÁN. Ya han sido fallados los premios a los triunfadores de la Semana Grande de San Sebastián, entre los que destacan José Tomás, ganador de la Concha de Oro; Fernando Cruz, autor de la mejor faena, y Antonio Barrera, galardonado con el premio al valor y a la estocada más sobresaliente. Éstos son los trofeos: Concha de oro concedida por el ayuntamiento de San Sebastián: José Tomás, por su actuación del pasado 16 de agosto en la plaza de Illumbe. Trofeo a la mejor faena: Fernando Cruz, por la realizada en el broche de feria, con la corrida de Victorino Martín. Trofeo al mejor torero de capa: José Tomás. Trofeo al valor: Antonio Barrera, por su actuación el 18 de agosto. Premio a la mejor estocada: Antonio Barrera. Trofeo Manolo Chopera al toro más bravo: Timorato de la ganadería de El Ventorrillo, número 46 y de 540 kilos. Trofeo a la corrida más completa: Jandilla, lidiada el día 18 de agosto por César Rincón, El Juli y Antonio Barrera. Trofeo al mejor tercio de varas: Francisco Borja, de la cuadrilla de José Tomás. Premio al mejor par de banderillas: Curro Molina, por su actuación del 17 de agosto. JAVIER LÓPEZ HERNANZ ALMERÍA. Otra comparecencia de José Tomás. Y de nuevo la expectación por las nubes. Otra vez el tráfico paralizado en los aledaños del coso de la avenida de Vilches. Y, por supuesto, la reventa haciendo su agosto. Rostros conocidos poblaron los tendidos: el periodista Carlos Herrera, el cantante Joaquín Sabina y el guitarrista Vicente Amigo fueron algunos de los que llenaron hasta la bandera los tendidos. José Tomás no defraudó. Con la cara deformada por la cogida de Málaga, se volvió a jugar la vida una tarde más. No es el tópico, no es la frase hecha ya recurrente en cada actuación del torero de Galapagar: es una realidad que sintieron al unísono las más de ocho mil almas que gozaron, y a la vez sufrieron, con José Tomás. Al primero le cortó las dos orejas por una completa faena desde que se abrió de capote hasta la buena estocada final. Las suaves verónicas del inicio y el ceñidísimo quite por chicuelinas fueron el preludio de la espléndida labor que vendría después. Principió por estatuarios en los medios. Impertérrito en el segundo, el toro casi lo arrolla, porque no se enmendó. Cogió la derecha y firmó tres tandas magníficas, templadísimas y muy hilvanadas por su perfecta manera de colocar la muleta. Con el compás abierto, un paso le fue suficiente para colocarse entre muletazo y muletazo, pasándoselo a escasos centímetros del cuerpo. Luego agarró la zurda y volvió a firmar naturales de nota alta en las dos series siguientes. Al to- José Tomás cortó dos orejas y abrió la puerta grande ro le faltó un punto de chispa, lo que restaba transmisión a la embestida, pero eso lo suplió José Tomás con esa verdad que imprime a su toreo. Los trincherazos de remate resultaron monumentos al arte de torear. Bordó los derechazos finales a pies juntos, buscando el pitón contrario, pasito a pasito. Y con las manoletinas acabó por entusiasmar al personal. Además, mató de una buena estocada. En el quinto pinchó y perdió los trofeos, pero dio una vuelta al ruedo clamorosa. Este toro tuvo más complicaciones que el anterior, y José Tomás tuvo que tragar gañafones y continuas miradas. El torrealta punteaba y en ocasiones le pasó los pitones a centímetros del matador, que puso la plaza en pie por gaoneras. Este defecto del toro provocó algún que otro enganchón en la muleta que no emborronó otra labor de mucho calado. Manzanares pinchó dos faenas de cante grande y sólo recibió una oreja cuando, de haber matado bien, hubiese cortado cuatro. Dos obras tan completas no pueden pinchar y perder un triunfo resonante. Todavía se estará lamentando el torero. Resultó más maciza la del terce- EFE Mano a mano de Hermoso y Castella en la Feria de la Virgen del Mar Cayetano Rivera Ordóñez, casi un mes después de su grave cogida en El Puerto de Santa María (Cádiz) tampoco reaparecerá hoy en la Feria de la Virgen del Mar de Almería. El cartel queda en un atípico mano a mano entre un rejoneador y un matador: Pablo Hermoso de Mendoza y Sebastián Castella. Los numerosos percances de toreros esta temporada han traído no pocos mano a mano como moda empresarial. Ninguno tan surrealista. O singular. Cayetano vivió el pasado 29 de julio el percance más fuerte de su carrera en El Puerto de Santa María por un toro de Núñez del Cuvillo. El torero, que continúa la recuperación casi un mes después, sufrió una cornada que disecó la femoral y causó numerosos destrozos musculares. ro, porque el enemigo tuvo mayor transmisión. Fue un buen toro, que llegó repetidor y con recorrido en la muleta. Manzanares lo apechó en una sinfonía de toreo. Ya lo anunció en las verónicas de recibo. Con la muleta estuvo majestuoso, profundo, inteligente y templadísimo. Lo cuajó por ambos pitones, pero quizá hubo mayor intensidad a derechas. El sexto flojeó de salida y mucho tuvo que ver el alicantino para que el torrealta se recuperara. Dio otra exhibición de perfecto planteamiento técnico. Le dejó tiempos muertos y al final el toro aguantó sin caerse todo el trasteo. Técnica y estética se unieron en otra obra de mucha clase. Le concedieron una oreja que supo a poco. Finito se gustó con el que abrió plaza. Una faena con altibajos, con muletazos excelentes juntos a otros enganchados y deslucidos. No obstante, se pudo ver al mejor Finito en pasajes de toreo al ralentí frente a un animal noblón y justo de fuerza, que tuvo el defecto de echar la cara arriba al final de cada muletazo. Volvió a estar muy decidido en el cuarto y de nuevo muleteó con su innata clase en otro trasteo interesante que remató de una estocada defectuosa. Cuenca Lluvia de orejas en el cierre de feria Ocho orejas fueron las paseadas por la terna en el festejo que puso el cierre a la feria de Cuenca. Enrique Ponce, que cuajó una gran faena al cuarto, David Fandila El Fandi que desplegó todo su arsenal, y Sebastián Castella, sobrado de ganas toda la tarde, salieron por la puerta grande. Se lidiaron cuatro toros de José Vázquez y dos, como sobreros, de Torrehandilla, lidiados en primer y sexto lugar, manejables en conjunto, según informa Efe. Éste fue el resultado: Enrique Ponce, palmas y dos orejas; El Fandi, dos orejas tras un aviso y dos orejas, y Sebastián Castella, una oreja y una oreja. La plaza registró lleno hasta la bandera.