Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 40 TERMINA LA COLECCIÓN JUEVES 23- -8- -2007 ABC Grandes Óperas Un L Orfeo para un lujo de colección Consiga mañana, y a lo largo de todo el fin de semana, la última entrega de esta colección, L Orfeo de Monteverdi, por tan sólo 9,95 euros y el cupón del día. Con el sello de calidad de Deutsche Grammophon ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE cumentación que les ha acompañado. Pero a todo ello le faltaba un título: L Orfeo de Claudio Monteverdi. A esta ópera le cabe el honor de ser considerada la primera de la historia. A lo largo de todo el año 2007 se ha explicado con detalle pues el pasado 24 de febrero se conmemoró el cuarto centenario de su estreno en el Palacio Ducal de Mantua. Desde entonces L Orfeo no ha perdido un ápice de su emocionante carácter. Hay una razón: desde la Antigüedad, Orfeo es uno de los fantasmas que dan forma al subconsciente colectivo de la civilización occidental. Pero esto no sería más que una forma de justificar una más que dudosa complicidad con un mito que, en el mejor de los casos, permanece adormecido en la cadena genética de nuestra idiosincrasia. En plena era tecnológica y en un momento en el que muchos rasgos del mundo parecen confundirse en un magma enrasador, a pocos puede importar que el canto de Orfeo calmara los vientos, apaciguara a las fieras y que, con heroica voluntad, bajara al Hades para salvar a su amada Eurídice, muerta por la mordedura de una serpiente. Lo que convierte a L Orfeo en un narcotizante fenómeno es su cercanía a ciertos mecanismos de la emoción. El principal se formula a través del recitar cantando una forma de manejar la palabra en clara fusión con la música, la embaucadora final. Por algo su presencia en la obra también tiene forma de personaje y rasgos de hechicera que embruja los oídos y los desconcierta. Hay que añadir que nunca habrá dos interpretaciones de L Orfeo iguales, especialmente porque el carácter semiabierto de la partitura exige decorarla una y otra vez con imaginación. De ahí la importancia del segundo protagonista de esta entrega, el director John Eliot Gardiner, un veterano en la recuperación del patrimonio musical histórico que jamás se ha abandonado a la simple especulación. Su L Orfeo es mucho más que una narración, implica energía, precisión y belleza. Es obvio escuchando a Anthoy Rolfe Johnson, capaz de proveer al protagonista de una calidad vocal de innata hermosura. Piénsese que la grabación es de 1988, lo que garantiza la plenitud vocal. También a Julianne Baird o Anne Sophie von Otter, quienes se implican procurando dibujar algo conmovedor. En este caso, una expresión interiorizada de algo que fluye reafirmado en su naturaleza melancólica. Y es que, no por casualidad, L Orfeo monteverdiano es, ante todo, una refinada forma de elocuencia. A la colección Grandes Óperas de ABC le faltaba el remate adecuado. A lo largo de veinticinco semanas ha recorrido la historia del género, un largo periodo en el que la música y la palabra han tenido la vocación de unirse sobre los escenarios. El fondo de grabaciones de la Deutsche Grammophon es el mejor testimonio de cuanto ha sucedido en este tiempo. Lo es por las obras representadas, de las cuales esta colección ha ofrecido una selección más que notable; lo es por los intérpretes participantes, algunos considerados referencias absolutas ante determinados papeles; y lo es por la calidad con la que se ha editado cada uno de los registros, tanto en lo que respecta al tratamiento técnico como a la amplia do- El director John Eliot Gardiner es un veterano en la recuperación del patrimonio musical histórico que jamás se ha abandonado a la especulación. Su L Orfeo es mucho más que una narración. Tiene energía y belleza