Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA JUEVES 23 s 8 s 2007 ABC El cura que salió a hombros tras la misa En Granada hay un pueblo que mantiene una lucha por su párroco s Albuñol se ha echado a las calles para pedir al Arzobispado el regreso de Gabriel Castillo s El cura intentó atraerse a los jóvenes a misa con mensajes sociales POR ÁLVARO PÉREZ FOTOS IGNACIO GIL ALBUÑOL (GRANADA) Fue muy precoz. Acabó sus estudios de sacerdote tan joven que tuvo que esperar tres años para empezar a oficiar misa. Por aquel entonces no tenía la edad mínima que la Iglesia reclama para hacerlo. En la actualidad, Gabriel Castillo tiene 27 años. Lleva menos de tres ejerciendo de sacerdote, los dos últimos en Albuñol, y en tan breve espacio de tiempo ya se ha hecho conocido en toda España. Probablemente a su pesar como comentan quienes mejor le conocen, sus parroquianos de Albuñol (Granada) Antes había estado en Pinos Puente (Granada) como segundo párroco de la localidad. Allí empezó a realizar su labor social ayudando a toxicómanos y personas desfavorecidas hasta que fue trasladado a Albuñol, donde ha protagonizado esta historia, que es también la de un pueblo que se ha levantado para defender aquello en lo que cree y que casi ha canonizado en vida a su párroco. Así, después de que el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, decidiera trasladar de modo inmediato e irrevocable a Gabriel, los vecinos de forma espontánea según cuenta Custodia Manzano, una de las portavoces de los parroquianos, salieron a la calle. Custodia se muestra indignada con la actitud del arzobispo. Tanto como sus compañeros de protestas. Si nos hubiese recibido cuando fuimos a Granada, aunque no nos gustase la decisión final, la habríamos aceptado asegura Pedro Morales, otro de los paisanos que da su apoyo al sacerdote. Los hay, bien es cierto, que no se muestran tan conciliadores porque consideran que Gabriel está llamado a ocupar grandes cargos dentro de la Iglesia católica y no dan alternativa: O Gabriel o nadie, y si hay que ir hasta el Vaticano para protestar, iremos Se refieren a él como si se tratase de un Gabriel Castillo junto a sus senegaleses, inmigrantes ilegales a los que dio cobijo en su propia casa, donde aún viven santo: Hay que conocerle para entender su valía; no podemos renunciar a su labor afirma Manzano. Por eso decidieron tomar medidas y por eso pretenden continuar su lucha el tiempo que haga falta. Un sector del pueblo estuvo en huelga de hambre la pasada semana aunque, según Manzano, Gabriel no estaba de acuerdo con la decisión De hecho acabaron suspendiéndola ante las amenazas del arzobispo de dejar a Albuñol sin bodas, bautizos ni entierros. Manifestaciones, encierros, visita al Defensor del Pueblo andaluz, que ha prometido realizar una mediación con el Arzobispado, y ahora se plantean llevar al mismísimo arzobispo ante el Tribunal Eclesiástico, según les han aconsejado unos teólogos. El caso es que, de momento, el pueblo espera un nuevo vicario- -el que enviaron provisionalmente se tuvo que ir por la presión popular- -y una boda se ha tenido que trasladar a la vecina localidad de La Rábita. Otras novias viven con la incertidumbre de qué ocurrirá. Este mismo sábado hay un matrimonio que se oficiará fuera de Albuñol. Otra novia, Verónica Antequera, se casa en septiembre, pero aún no sabe dónde. Cuando lo cuenta no puede contener las lágrimas. Dulce, la madre de Verónica, explica que le da mucha pena que no le case Gabriel, pero que además de trasladarlo nos dejen sin celebraciones no tiene nombre En iguales circunstancias está Ana Gracia Cervilla. Me caso en octubre, pero no me preguntes dónde comenta entre divertida y resignada. El Arzobispado, por su parte, critica a los vecinos por dormir en la iglesia del pueblo y utilizarla para su propios beneficios Entre quienes pernoctaron allí está Lola Manrique, que a sus 74 años quiso dar su apoyo a Gabriel. Le debo mucho. Mi primera comunión, sin ir más lejos, la he recibido este año gracias a él. Cuando era pequeña no tenía dinero para el vestido ni para celebrarla así que no pude comulgar hasta que llegó Gabriel Los vecinos coinciden en destacar la labor social del sacerdote y en que predicaba con el ejemplo de Jesucristo Si se les pregunta por sus posibles defectos o por la gente que no se ha disgustado por lo ocurrido se enfadan: Gabriel es increíble- -afirma Manrique- y los que no le aprecian son unos egoístas Su labor ha estado centrada en los jóvenes. Es raro ver a chicos de 14 ó 15 años en misa- -asegura Custodia- pero Gabriel ha llenado la iglesia de jóvenes... y de mayores Tal vez Medidas de presión Las monjas recorrían 9 kilómetros todos los días para ir a otra iglesia A. P ALBUÑOL. Muchos albuñolenses señalan a la Madre Superiora de las Hijas de Cristo Rey de la localidad como la principal causante de la marcha del párroco. Las monjas no quieren entrar en polémicas y prefieren mantenerse al margen, pero han asegurado a ABC que no han tenido nada que ver con el traslado de Gabriel y que el tiempo lo demostrará Están seguras de que el arzobispo lo aclarará todo cuando corresponda Eso sí, las monjas preferían no asistir a las participativas misas del joven párroco y recorrían 9 kilómetros todos los días para desplazarse a otra parroquia en la que el sacerdote era más de su agrado. Los vecinos también aseguran que fueron ellas las que enviaron una carta con 40 firmas- muy lejos de las 2.000 que nosotros conseguimos para que se quedara -solicitando al Arzobispado el traslado del cura. La primera monja de esta congregación fundada por José Gras, la Madre Inés de Jesús, nació en Albuñol. Por eso la Escuela- Convento de la localidad es muy significativa. Las monjas compaginan la dirección del colegio con sus ocupaciones religiosas. Por sus actos le conoceréis