Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22- -8- -2007 40 VICIOS Y VIRTUDES E. Rodríguez Marchante 67 Vanessa Monfort: Me impactó la humildad e inquietud de Harold Pinter SUSANA GAVIÑA MADRID. Vanessa Monfort (Barcelona, 1975) acaba de llegar de Londres, donde ha asistido durante casi un mes a un taller dirigido a jóvenes escritores de teatro. En total, once autores, procedentes de otros tantos países- -Canada, Líbano, Siria, Nigeria, México, Suiza, Rumanía... han sido los elegidos para seguir este curso, y Monfort ha sido la seleccionada por nuestro país (antes que ella asistieron Juan Mayorga y Beth Escudè) Además de un alto dominio del inglés, los aspirantes tenían que haber estrenado al menos una obra (Monfort ya ha presentado al público tres y acudió a la capital inglesa con su cuarto texto dramático, Flashback El taller, donde los jóvenes dramaturgos exponen sus trabajos, se celebra anualmente en el emblemático Royal Court Theatre, donde Orson Welles dirigió a Lawrence Olivier en El rinoceronte de Ionesto. Un edificio lleno de magia que debe su prestigio a acoger textos con fuerte contenido político y social. La escritora (XI premio Ateneo Joven de Sevilla con su primera novela, El ingrediente secreto y periodista profesión a la que no pienso renunciar desgrana algunos recuerdos, todavía frescos. A pesar de su fluida conversación, excitada aún por la experiencia vivida, Monfort confiesa empezar a padecer el síndrome pos Royal Court Theatre pues sabe que aquí en España deberá readaptarse a unas condiciones muy distintas a las que ha vivido durante estas semanas, en las que el escritor es el centro del proceso creativo y la manera de trabajar con él es muy diferente. En Londres el director hace participar al dramaturgo del casting, le hace un montón de preguntas, y el centro es el texto. En España, sin embargo, desde el momento que se entrega la obra, el director dispone de ella... Y añade: Aquí nos queda trabajo para que el escritor de teatro tenga su lugar En cuanto a la convivencia con el resto de participantes, asegura que ha sido extraordinaria al mismo tiempo que sorprendente al comprobar las grandes coincidencias que Síndrome pos Royal Court podías tener con otros compañeros, como Paul, un escritor de Nigeria El curso también ha sido un lugar de encuentro entre autores de países que viven en conflicto, como Siria y el Líbano, problemas que ellos debatían, de manera sana, a través de sus textos. Tenían la capacidad de entenderse a través del teatro afirma. Entre sus profesores (directores, escritores, críticos... a los que se sumaba una corte de colaboradores que supervisaba cada uno de sus pasos, destaca la presencia de Tom Stoppard, autor de la oscarizada Shakespeare in Love y el Nobel de Literatura, Harold Pinter, sobre el que no escatima elogios, y que no acudió como profesor sino como dramaturgo Se interesó mucho por saber nuestra opinión sobre su última obra. Debatimos mucho sobre ella. Lo que más nos impactó de él fue su humildad y su inquietud, teniendo en cuenta que acaba de salir de una grave enfermedad. Le interesó mucho saber cómo era nuestra relación con nuestros entornos políticos y sociales, si encontrábamos censura... Nos preguntó tanto como nosotros a él Sobre la lección que ha obtenido de Pinter, Monfort no lo duda: El coraje. Darte cuenta de que con cincuenta años escribiendo y treinta obras a sus espaldas, su única y actual preocupación es defender la verdad y no ser condescendiente. Por ejemplo, nos dijo que había muchas formas de acercarse a la realidad a través del teatro y que a veces la más saludable es la más directa Destaca la gran presencia escénica del escritor, que también ha sido actor y eso se nota. Simplemente como entra, se sienta y te mira es una lección escénica. Es teatral en sí mismo Monfort ha vuelto a Madrid con una visión nueva de su texto Flashback que transcurre durante una sesión de fotos de una importante fotógrafa a un candidato a las elecciones. El último consejo de Stoppard- -indica- -fue que debía dejar reposar toda la información recogida durante estas semanas antes de ponerme a hacer cambios Algo que seguirá al pie de la letra, pues de momento se va de vaciones. Más información sobre el teatro: http: www. royalcourttheatre. com ESE ARCANO LAS BASURAS, ay que hacer algo ya. Una comisión de trabajo, una plataforma ciudadana, una delegación de seguimiento... lo que sea, pero ya. El asunto de las basuras no puede seguir así ni un verano más. Todo lo que aprendemos en invierno al respecto de las basuras (a las que, por cierto, durante el frío llamamos residuos) lo olvidamos por completo durante las vacaciones, que volvemos a convertir (no he tenido valor para usar aquí el verbo reciclar) nuestros residuos en auténtica inmundicia, despojo y porquería. Lo sabemos todo de la bolsa verde, la bolsa amarilla y la bolsa roja, cartón, vidrio, plástico... las pilas gastadas, los martes a las 8: 30, en un táper a un señor con traje antirradiactivo... la silla rota, el jueves noche, al camión del ayuntamiento; la lavadora descuajeringada, el sábado que pasan los rumanos... En fin, hasta hay quien lleva siempre un guante de plástico, no ya para las cacas de su propio perro, sino para las de los perros de los demás... Reciclar, reciclar y reciclar, un verbo al que se le está buscando sitio entre los Diez Mandamientos. Pues todo esto pasa en vacaciones a ser material de rechifla. Allá donde esté habrá podido ver en qué consiste el reciclaje de residuos en verano: en un contenedor roto del que sobresale todo tipo de cochambre y al que no se acercaría ni el señor de las pilas con su traje naranja chillón, y rodeando al contenedor una empalizada de bolsas semirrotas por el trasteo de perros y gatos, que hacen allí su agosto... La imagen dantesca sólo es superada por el hedor. Y para rubricar todo este panorama, obsérvese que estos container suelen estar a escasos metros de los sitios más de moda del lugar: chiringuito, discoteca, bar, restaurante... y hasta de los museos, donde algunos de estos depósitos de basura han llegado a pasar por instalación debido al cromatismo de las bolsas rotas y de la variedad y texturas de sus contenidos. Y si es verdad eso de que nuestras basuras hablan de nosotros, con éstas que hacemos en verano deberíamos querellarnos por insultos e injurias. H Vanessa Monfort, en el teatro del Círculo de Bellas Artes donde estrenó su primera obra de teatro, Quijote s show SIGEFREDO