Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MADRID MIÉRCOLES 22 s 8 s 2007 ABC Breves San Fernando de Henares Niños palestinos de vacaciones critican a Israel Un total de 48 niños de entre 9 y 12 años de edad procedentes de los campos de refugiados de Palestina visitaron ayer San Fernando de Henares, para denunciar la situación en la que viven y reclamar el fin de la ocupación israelí Los niños están pasando su última semana en la Comunidad antes de regresar a sus hogares, tras pasar un mes en España con el programa de Vacaciones por la Paz. Seguridad Nueve técnicos revisan el material escolar en Madrid M. D. Nueve técnicos del Ayuntamiento de Madrid inspeccionarán, hasta el 30 de septiembre, más de 250 productos escolares en un centenar de comercios de la capital para comprobar que todo el material utilizado en las aulas cumple con la normativa de seguridad. Se centrarán en el etiquetado, información o seguridad de pegamentos, colas, etcétera. Un inmigrante nigeriano da de comer a su hija en el comedor para refugiados de la calle Canarias Comida caliente cada día El comedor para refugiados de la Comunidad da servicio cada jornada a más de 500 inmigrantes que no tienen trabajo y se encuentran en una situación irregular. Los comensales, de 52 nacionalidades, buscan el calor de un plato recién preparado POR LETICIA TOSCANO FOTO: DE SAN BERNARDO MADRID. Un plato de patatas con carne y una dorada con ensalada de pimientos fue el menú que pudieron degustar ayer los cientos de inmigrantes que cada día se alimentan en el comedor para refugiados que tiene la Comunidad de Madrid en la calle Canarias de la capital. La dieta, que elaboran diariamente en el centro, se corresponde con la española, aunque sus responsables son conscientes de que para muchos extranjeros resulta algo peculiar. Los que llevan poco tiempo viviendo en España no tienen acostumbrado el paladar a los sabores y texturas de la gastronomía peninsular y tardan en valorar los distintos manjares que se encuentran en la mesa. Lo que todos aprecian es un buen plato de comida caliente. Las legumbres, las patatas y los platos de cuchara, en general, son los más reconfortantes para estas personas que sólo comen caliente una vez a lo largo del día. En el comedor, que fue visitado ayer por la consejera de Familia y Asuntos Sociales, Gádor Ongil, abren a las 12.30 horas y desde ese momento comienzan a llegar familias de diferentes países para recoger productos alimenticios o comer allí. Vienen derivados de distintos recursos de la Cruz Roja y, en función de sus necesidades, se encuentran en regímenes diferentes. Los que tienen la tarjeta amarilla, extranjeros que viven solos en España, pueden acceder a todos los servicios del comedor y almuerzan allí diariamente. Por lo general, son personas con edades comprendidas entre los 20 y los 25 años, casi todas de países africanos. Las familias cuentan con una tarjeta de color verde con la que pueden utilizar el comedor para recoger su comida diaria. En estos casos, destaca especialmente el colectivo formado por núcleos familiares iberoamericanos Los que se ven obligados a utilizar este servicio no sólo tienen que soportar las consecuencias de no tener papeles y tampoco trabajo. También son testigos de la discriminación de algunos de los que los rodean. En ocasiones, la fachada del comedor amanece con pintadas racistas y esvásticas nazis que, a pesar de que son limpiadas con esmero, se siguen apreciando en las antiguas paredes. Afortunadamente, dentro del centro reina la convivencia y la tolerancia entre los inmigrantes que pertenecen a 52 nacionalidades diferentes. Aunque son culturas muy distintas los responsables del centro intentan que la comida ejerza como punto de unión entre ellos. En una misma mesa no es difícil que se mezclen personas de diferentes países del mundo con la única barrera del idioma entre ellos. Ayer, era el primer día de María, una joven rumana que solo lleva un mes en España. Ahora vive en casa de unos amigos, también rumanos, que ya han conseguido regularizar su situación en la capital. A sus 31 años, ella no domina muy bien el idioma pero espera conseguir un trabajo mejor que el que tenía en su país. Allí trabajaba día y noche y la mayoría de los meses no conseguía cobrar. Ahora espera ser contratada por alguna familia como asistenta interna. Más difícil es el caso del boliviano David Pas. Con 64 años, lleva casi doce meses en Madrid y no ha conseguido encontrar trabajo. En Bolivia era pintor, pero su sueldo no era suficiente para mantener a su familia y decidió cruzar el océano en busca de una vida mejor que, de momento, no ha encontrado. Junto a él, un joven nigeriano reconoce que lleva ya un mes acudiendo al comedor con su hija de sólo dos años. El comedor, aunque ha ido cambiando de denominación con el tiempo, lleva abierto más de 50 años. Las personas más ancianas del barrio de Embajadores, donde está enclavado, lo conocen como el comedor de cubanos ya que cuando se inauguró la mayoría de los que lo utilizaban eran cubanos exiliados de la isla por sus discrepancias con el régimen de Fidel Castro. Ahora, las cosas han cambiado y son los africanos los que más utilizan este servicio que consigue reunir alrededor de una mesa a personas de distintos puntos del planeta. San Martín de Valdeiglesias El Ayuntamiento pide al Gobierno regional que desdoble la M- 501 M. D. Los tres grupos políticos que forman el pleno del Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias (PP, ACS y PSOE) aprobaron ayer por unanimidad una moción en la que se insta al Gobierno regional a desdoblar la M- 501 hasta el límite provincial con Ávila o hasta San Martín de Valdeiglesias en su entronque con la N- 403, que une esta localidad con Toledo. El alimento, punto de unión El comedor de cubanos Salón de la Moda La Cámara de Comercio subvenciona el 20 de un stand M. D. La Cámara de Comercio subvencionará a las empresas madrileñas el 20 por ciento del alquiler de un stand en la celebración del segundo Salón Internacional de la Moda de Madrid que tendrá lugar en Ifema desde el 31 de agosto al 2 de septiembre. Las instalaciones amanecen, en ocasiones, con pintadas racistas y esvásticas nazis en la fachada