Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 MADRID MIÉRCOLES 22 s 8 s 2007 ABC Un grupo de científicos retoma ayer las excavaciones en los yacimientos de Pinilla del Valle VÍCTOR INCHAUSTI El primer madrileño fue... devorado Las hienas se comieron al primer habitante de la Comunidad del que se conservan restos fósiles. Este madrileño prehistórico tiene 90.000 años y de él sólo nos han llegado dos muelas. Vivía en el valle del Lozoya, junto al municipio actual de Pinilla del Valle MARÍA PÉREZ MADRID. Dos muelas cuentan el oscuro final del madrileño más antiguo del que hoy se conservan restos fósiles. Sobrevivió, hace 90.000 años, en un valle del Lozoya poblado de leones, osos, hienas y lobos. Competía con ellos por la comida pero, al final, su carne sirvió de alimento a las hienas. Este prehistórico habitante de lo que hoy es Madrid no tiene nombre, pero sí identidad. Pertenecía a la especie Neanderthal y entre sus platos preferidos estaba la carne de rinoceronte. Tampoco despreciaba los corzos o los ciervos que cazaba en los bosques de pinos y alcornoques y en los claros cubiertos de matorrales que descendían por las laderas hasta el valle. Recolectaba bayas y tubérculos y se refugiaba del frío en cuevas. La historia de su vida, la han leído los científicos en los restos fósiles encontrados en uno de los yacimientos de Calvero de la Higuera, en Pinilla del Valle. Allí, se encontraba uno de los campamentos del hombre Neanderthal más impresionante de Europa como lo define Enrique Baquedano, codirector de las excavaciones junto con Juan Luis Arsuaga y el catedrático de Geología Alfredo Pérez González. A este yacimiento, donde la Prehistoria se excava con pincel cómo afirma uno de los científicos, otro dato lo hace especial. Explica José Luis Arsuaga que los antiguos moradores de Pinilla fueron Neanderthales arcaicos, los que vivieron entre el Pleistoceno medio y el superior, y que sus restos son mucho más escasos que los del Neanderthal clásico. Con el ánimo de arrojar luz sobre aquellos pobladores, parte del equipo del yacimiento de Atapuerca y licenciados universitarios comenzaron la semana pasada a trabajar en una nueva temporada de excavaciones, que durará hasta el 15 de septiembre. Una montaña de caliza so- Pinilla del Valle se dará a conocer al público La Comunidad creará un centro de interpretación paleontológica en el yacimiento de Pinilla del Valle. La viceconsejera de Cultura, Concha Guerra, aseguró ayer que ya tienen muy adelantadas las negociaciones para comprar el suelo y poner en marcha el que será el primer centro regional que permitirá dar a conocer a los madrileños y poner en valor la riqueza paleontológica de Madrid Este yacimiento puede ser difícil de comprender para los no expertos, por eso es necesario que se hagan centros donde se explique el significado de este tipo de hallazgos, más difíciles de entender que otros humanos o arquitectónicos manifestó Juan Luis Arsuaga. Excavar con pincel bre el valle ofreció a los hombre Neanderthales un hogar de cuevas horadadas por el agua. Una morada que no sólo ellos aprovecharon. Las hienas también encontraron su refugio en estas oquedades. Allí transportaban su alimento y, en una de ellas, que también frecuentaron los osos, entre huesos de gamos, ciervos y parientes antiguos del caballo, se encontraron las dos muelas del primer madrileño fósil engullido por estos carnívoros. Estos dientes son, además, los únicos fósiles de homínidos anteriores a nuestra especie encontrados en la Comunidad, explica Baquedano. Este cubil, bautizado como la cueva del Camino, es el yacimiento más antiguo. Se descubrió, por casualidad, en 1979, en el talud dejado por las obras del Canal de Isabel II. Arsuaga Un paraíso