Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL Dean azota el Caribe MIÉRCOLES 22 s 8 s 2007 ABC HORIZONTE Ramón Pérez- Maura De 300 que somos, sólo 30 dejamos las casas Los mayas de Yucatán creen que abandonar sus hogares sería lo mismo que traicionar sus orígenessNo temen a la naturaleza a la que respetan E. RIVERA CIUDAD DE MEXICO. Muchos de los habitantes de la península de Yucatán son de origen maya. Los herederos de la antigua civilización que duró unos 3.000 años y tuvo en el sur de México y Centroamérica su cuna están acostumbrados a soportar la ira desatada de la naturaleza. Ya conozco de sobra cómo pasa el viento. Tengo 83 años y me ha tocado vivir cuatro huracanes decía ayer al diario El Universal Constantina Hurtado Tzuc, una vecina de Felipe Carrillo Puerto a la que se iba a desalojar en previsión de que la situación empeorase. La anciana se negó a abandonar su casa pues no cree que vaya a pasar nada especial. Hay que subrayar que los soldados mexicanos están tratando con total respeto a la gente. Quienes se vayan no van a tener ni qué comer ni dónde dormir. Aquí al menos están nuestras hamacas y algo para llevarnos a la boca pero no, no nos vamos. Para sufrir es mejor aquí, y si me muero, pues sería que ya era hora dijo esta mujer que tiene nada menos que 14 nietos. Creen que abandonar sus hogares sería lo mismo que traicionar sus orígenes. No temen a la naturaleza a la que tanto respetan y con la que ellos, como nadie, han sabido convivir. En términos semejantes se expresaba Estolia Cruz, quien también rehusaba dejar su casa y a los suyos. Habitante de una de las comunidades más pobres de Quintana Roo llamada Reforma, no ha querido irse a un lugar supuestamente más seguro que su hogar por miedo al latrocinio. Aquí somos trescientos y sólo treinta dejamos las casas. Otros se resistieron a irse, ni a los soldados hicieron caso. Se quedaron por temor a que les roben o porque no creen que llegue (el huracán) señalaba esta mujer. El presidente mexicano, Felipe Calderón, confirmó en Canadá al término de una reunión de mandatarios de América del Norte, que viajará este mismo martes a la península de Yucatán tras el paso del huracán Dean Voy a regresar ahora mismo a la Península de Yucatán expresó Calderón en la conferencia de prensa de mandatarios de América del Norte, junto al primer ministro canadiense, Stephen Harper, y el presidente estadounidense, George W. Bush. Felipe Calderón ya había anunciado el lunes que tenía previsto viajar lo más pronto posible a la península de Yucatán. DEDILUVIOS, Visita de Calderón HURACANES Y CAMBIO CLIMÁTICO a llegada del huracán Dean a la península del Yucatán, con su rastro de destrucción y muerte, reaviva el debate sobre el supuesto cambio climático que padece el planeta y las causas del mismo. Proclamemos de entrada nuestra falta de especialización en la materia y reclamemos de inmediato la conveniencia de aplicar el sentido común a este debate- -como a cualquier otro. El lector atento se habrá percatado de que una noticia como la de la reciente nevada en Buenos Aires era complementada con el dato de que no nevaba en la capital argentina desde hacía más de ochenta años. O a la noticia de las inundaciones del mes pasado en Inglaterra se añadía que no tenían parangón desde hace 54 años. Y así muchas otras. Quienes dan estas informaciones en un contexto de ejemplos de cambio climático se están desmintiendo a sí mismos. Porque si hace ochenta años nevaba en Buenos Aires y entonces no había elementos que permitieran hablar de cambio climático, la nevada no tiene por qué tener ninguna relación, como tampoco las lluvias británicas u otras. La tierra es un sistema vivo que está en constante evolución. Yo recuerdo en mi infancia en la bahía de Santander cómo se cumplían indefectiblemente algunas reglas enunciadas por los marineros sobre vientos y lluvias que con el paso del tiempo se han alterado completamente. No es que llueva más o menos o sople con mayor o menor fuerza un viento u otro. Simplemente a un viento sur no le sigue siempre la lluvia o el nordeste no es garantía absoluta de tiempo soleado. En el mundo tenemos hoy un conocimiento inmediato de las desgracias que acaecen en nuestras antípodas. Elementos que hace un siglo nos resultaban por completo ajenos. Sólo cuando el año pasado se produjeron las inundaciones del Katrina- -provocadas no por el cambio climático inducido por el hombre, sino por la incapacidad humana para mantener los diques- -supimos que hace casi un siglo se produjeron inundaciones similares en la zona. De esas, nuestros periódicos nada contaron. L Madrid confirma que ninguno de los 7.000 turistas españoles ha sufrido daños CRISTINA JIMÉNEZ ORGAZ MADRID. El huracán Dean impactó con toda su fuerza ayer en el Estado mexicano de Quintana Roo, en la península del Yucatán, provocando graves daños materiales en la ciudad de Chetumal. Sin embargo, la caída de árboles y cables eléctricos así como las inundaciones no afectaron a ninguno de los 7.000 turistas españoles de la zona, que según fuentes diplomáticas se encuentran localizados, en permanente contacto con el Consulado de España en México y en buen estado La recomendación de la Dirección General de Comunicación Exterior española fue la de permanecer en los hoteles hasta que arreciara el temporal, que a estas alturas ha perdido gran parte de su carácter violento. Las autoridades mexicanas disminuyeron ayer la categoría a grado 1 y la calificaron de tormenta tropical. Dean se alejaba a media tarde de las zonas más turísticas como Cancún sin provocar daños personales y tanto el aeropuerto como los turistas españoles recuperaron la normalidad. Los hoteles de la costa este mexicana se encuentran equipados para hacer frente a este tipo de fenómenos atmosféricos, por lo que la mayor parte de los desperfectos se registraron en las zonas exteriores. El agua le llegaba ayer casi hasta la cintura a un niño en Chetumal AP