Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22 s 8 s 2007 ESPAÑA 21 Retiene y viola a una mujer 10 días tras un contacto en internet El propietario de la pensión donde se alojaba la joven en Melilla y presunto autor se encuentra en libertad bajo fianza LORENA SEBASTIÁN MELILLA. Una joven madrileña de 26 años de edad entabló amistad por internet con un melillense llamado Yussef, a quien conoció el pasado 10 de agosto en la Ciudad Autónoma tras un tiempo de charla cibernética. Sin embargo, en los planes de la joven no entraba pasarse diez días recluida en una casa de Marruecos siendo víctima de abusos sexuales reiterados. El día que pisó Melilla, Yussef, que se encuentra en paradero desconocido y es buscado por la Policía Nacional, alojó a la joven en una pensión de la ciudad, conocida con el nombre La rosa blanca Pero 24 horas después, y tras no poder hacer frente al pago de la habitación, el propietario, un melillense llamado Mohamed, de 47 años de edad y cuyo apellido corresponde con las iniciales M. I. ofreció a la madrileña quedarse en una vivienda de su propiedad en la localidad marroquí de Nador, a escasos 12 kilómetros de Melilla. Allí fue donde presuntamente sometió a la joven madrileña a reiterados abusos sexuales amenazándola con la muerte si osaba escapar o abrir la boca para denunciar lo sucedido. La situación se vino repitiendo durante varios días, no teniendo capacidad de reacción por el pánico que dijo tener ante las amenazas de Mohamed de quitarle la vida si decía algo o se escapaba explicó la Policía Nacional a través de una escueta nota de prensa. Y durante diez días, probablemente los más largos de su vida, la joven vivió sumida en la esperanza de poder zafarse de este individuo que iba y venía a la vivienda tan sólo para abusar de ella. Sin embargo, el pasado lunes Mohamed la acompañó hasta los Servicios Sociales de la Ciudad Autónoma para gestionarle un billete de vuelta a la Península y, ante la seguridad que le proporcionaba la presencia de varios funcionarios de nuestro Ayuntamiento, la joven denunció los hechos y acusó abiertamente a Mohamed que fue inmediatamente detenido por los agentes en las mismas dependencias de la Consejería de Bienestar Social y Sanidad. El suceso, que ha creado una gran conmoción en la ciudad al tratarse de un hombre conocido, precisamente por regentar la pensión La rosa blanca ha abierto un gran debate. De hecho, uno de los trabajadores del establecimiento asegura que todo lo que dicen es mentira aunque el propietario prefiere no contestar a las preguntas de los medios de comunicación. Tras prestar declaración ante el juez, Mohamed quedó en libertad bajo fianza y, mientras tanto, la Policía sigue buscando a Yussef, el hombre con quien contactó la joven madrileña para viajar a la ciudad y del que nada se sabe desde que la dejó en la pensión el 10 de agosto. Muchos son los interrogantes que quedan por aclarar como, por ejemplo, qué relación une a Yussef con el propietario de la pensión, qué argumentos valieron a la joven para dejarse llevar hasta Marruecos y cómo convenció a su presunto agresor para que la trasladase a Melilla y la ayudase a gestionar su viaje de vuelta a la Península. Detenidas 26 personas que pertenecían a una red de tráfico de hachís S. E. MADRID. La Policía Nacional en colaboración con Vigilancia Aduanera ha detenido a 26 personas de las localidades de La Manga, Cádiz y Cartagena, que pertenecían a una red de tráfico de hachís, procedente de Marruecos y que posteriormente era distribuido en Europa. En la operación, la Policía se ha incautado 3.000 kilos de esta droga, casi 50.000 euros, tres lanchas rápidas, seis vehículos, un teléfono satélite y gran cantidad de teléfonos móviles. La operación comenzó el mes de mayo con la investigación de un hombre residente en Cartagena- -ahora detenido- propietario de una nave en la que se reparaban embarcaciones. La Policía sospechaba que mantenía contactos con personas interesadas en la adquisición de lanchas de alta velocidad para transportar droga desde las costas marroquíes a las españolas. En una primera fase, los agentes detuvieron a diez personas en la playa de Las Amoladeras de La Manga del Mar Menor (Murcia) cuando desembarcaban en plena noche un alijo de hachís. Las últimas detenciones se han practicado en Cartagena. Se trata de cinco responsables de la red que se encargaban de prestar la cobertura necesaria para el desembarco de la droga en las playas de Murcia. El guardia civil y el policía, que estaban de vacaciones, siguieron durante más de 300 metros al criminal Pánico a las amenazas Agentes de Policía escoltan al asesino de la joven de 20 años que murió el domingo en Gandía JUANTXO RIBES TRINCADLE, TRINCADLE, ESE ES EL ASESINO Un guardia de Inchaurrondo y un policía de Salamanca acorralaron, pese a ir desarmados, al asesino de Gandía hasta que la Guardia Local lo arrestó POR E. VILLAREJO GANDÍA. Trincadle, trincadle, ese es el asesino De esta manera, un guardia civil y un policía nacional, ambos fuera de servicio, condujeron a una patrulla de la Policía Municipal a la detención del rumano M. Z. C. a los pocos minutos de haber asesinado, de doce cuchilladas, a su ex pareja, una joven de la misma nacionalidad, de 20 años, en presencia de su hijo de tres años, en pleno paseo marítimo de Gandía. El agente de la Benemérita, destinado en el cuartel de Inchaurrondo, y el Policía, en la comisaría de Salamanca, disfrutan de sus vacaciones en la localidad valenciana. En ese momento se encontraban en el establecimiento Cocoloco donde trabajaba la víctima. Allí, en directo, observaron el terrible crimen. No pudieron hacer nada por impedirlo, porque todo fue muy rápido. Pero, sin pensárselo dos veces, y aunque ambos iban desarmados, salieron en persecución del cobarde asesino por el paseo marítimo. En un primer momen- to, optaron por mantener cierta distancia, para que el rumano no les descubriera y así abalanzarse sobre él en el momento oportuno, ya que portaba en la mano una navaja de grandes proporciones y podría ocultar alguna otra arma. Según testigos presenciales, parecía una auténtica operación policial ya que ambos agentes siguieron trayectorias diferentes, para no perder en ningún momento de vista a su objetivo, y se comunicaban por señas. Pero cuando el individuo, una vez que recorrió unos 300 metros, bajó a la playa y se mezcló con los bañistas, los dos agentes, ante el temor a que lograra escapar, decidieron ir a por él y detenerlo, pese al riesgo que entrañaba para ellos, desprovistos de sus armas reglamentarias. En ese momento, sin embargo, el guardia civil y el policía observaron a varios policías locales que, alertados por una llamada, se dirigían en quads al lugar del crimen, pero sin descripción ni posible localización del asesino, como han reconocido fuentes municipales. Ambos agentes pidieron por señas a los municipales que se detuvieran. Trincarle, trincarle, ese es el asesino indicaron y entre unos y otros consiguieron detener al criminal. El guardia y el policía figuran como testigos en las diligencias abiertas.