Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22- -8- -2007 El alcalde de Bilbao advierte que hará lo mismo que todos los años con la bandera Iñaki Azkuna 11 Miguel Sebastián Excandidato a la Alcaldía El órdago del alcalde Si Rajoy da calabazas a Gallardón, sólo tendrá un asidero argumental: la incompatibilidad de hecho (jurídica no existe) por el alto cometido de un alcalde. Pero eso también apartaría a Rita Barberá, por ejemplo. Y no sólo a ella MAYTE ALCARAZ MADRID. Tratar de encontrar el origen del último órdago echado por Gallardón a su partido en una cena ibicenca del pasado fin de semana, por mucho que la compartiera el alcalde con la flor y nata empresarial, es en sí un absurdo. Los que le conocen saben que al regidor no le hace falta comparsa alguna- -aunque sus compañeros de mesa fueran muy poderosos- -para ejecutar una hoja de ruta que no ha ocultado desde que el 17 de marzo del año pasado revelara por primera vez en ABC sus intenciones: entrar en la lista de Rajoy por Madrid. Que el regidor madrileño iba a pedir al presidente del PP en pleno estío que convalidara públicamente sus deseos es de manual. Que Ángel Acebes, Eduardo Zaplana y Esperanza Aguirre responderían con la artillería pesada era también de libro, sobre todo si, como ocurrió el lunes, algún medio de comunicación de cabecera volvía a jugar al tiro al plato con Gallardón. Y eso, por más que, tal y como se lamentan algunos compañeros de filas, los tres dirigentes del PP, con su destemplada y unánime respuesta, no hayan hecho más que subrayar el perfil diferenciado y centrista del primer responsable de Madrid, precisamente el mismo que le niegan. Y también estaba descontado que Rajoy agradecería a la gallega, como hizo ayer, al dirigente local su disponibi lidad frase abierta como un libro a las interpretaciones más variadas, si bien mucho más conciliadora con Gallardón de lo que les hubiera gustado a sus azotes del día anterior, decepcionados desde que, a primera hora de ayer, Ana Pastor, la voz de Rajoy (ella sí) había contemporizado con el alcalde. Pero todo eso forma parte de la hoja de ruta del dirigente madrileño. Es evidente que al postularse, Gallardón se ha colocado en la diana a la par que ha puesto la pelota en el tejado de su jefe de filas, que ha de pronunciarse públicamente- -a pública petición, pública respuesta- -si atiende o no los deseos de quien forma parte de su núcleo más cercano. Según fuentes populares, Gallardón ya le habría trasladado al líder del PP que no aspira a ese disputadísimo número dos. De hecho, en la entrevista a este diario ya aseguró que no es cuestión de número en la lista, sino de colaborar en el triunfo de Rajoy A sensu contrario, lo que el regidor estaría buscando es un lugar mucho más discreto, un número que no le dejara demasiado expuesto al viento pero sí en la sala de mando. Eso, siempre que la margarita que deshoja Rajoy determine un sí porque si da calabazas al alcalde- -hipótesis que no se rehuye en el Ayuntamiento- -el presidente popular sólo tendrá un asidero argumental: la incompatibilidad de hecho (jurídica no existe) de un diputado con las altas responsabilidades que ostenta el alcalde de la capital de España. Pero en Génova saben que predecesores de Gallardón como Tierno y Barranco simultanearon sin tacha el ejercicio de su cometido con el acta parlamentaria, haciendo oír la voz de la capital en la Cámara. Por no citar el caso francés que casi empareja la condición de alcalde al de alto dirigente de la nación. Además, cerrar la puerta al alcalde Gallardón supondría no poder premiar, entre otros munícipes, a la alcaldesa Barberá, cuya inclusión en la lista es un clamor en el PP. Y no está Rajoy para despreciar ayuda: sobre todo si hablamos, como en el caso de los mandatarios de Madrid y Valencia y en el de otros, de brillantes y exitosos líderes del PP. Aseguró que a Gallardón no le importa Madrid, sino suceder al presidente del Partido Popular cas que recibió el alcalde de la capital por sus palabras, su número dos Manuel Cobo, mostró su extrañeza por el nerviosismo que se ha hecho patente, y se preguntó qué intereses mueven a los que no quieren que Rajoy cuente con los mejores Me extraña que haya personas que no quieren que jueguen los mejores este partido subrayó. Y mientras tanto, el PSOE se frota las manos. Ayer se sintió renacer incluso Miguel Sebastián, el candidato que fue humillado en las urnas en Madrid, y que optó por la dimisión ante el ridículo que había hecho. Sebastián manifestó que Gallardón demuestra que sus verdaderas intenciones son aspirar a la sucesión de Rajoy al frente del PP, y no le preocupa la ciudad que dirige como alcalde José Blanco, secretario de Organización del PSOE, que lo pasa en grande con estas cosas del PP, aseguró que ha quedado demostrado la falta de liderazgo en el PP: Unos quieren a Esperanza Aguirre, otros a Rato y los menos a Gallardón, pero nadie apuesta por Rajoy El PSOE se frota las manos ABC. es Más información y vídeos sobre las declaraciones de dirigentes del PP como respuesta a Gallardón, en www. abc. es Gallardón declaró a ABC hace un año que no aspira al número dos; prefiere un escaño más discreto