Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 TOROS www. abc. es toros MARTES 21- -8- -2007 ABC El difícil adiós de César Rincón BILBAO Plaza de toros de Vista Alegre. Lunes, 20 de agosto de 2007. Tercera corrida de feria. Casi tres cuartos de entrada. Toros de El Pilar, muy desiguales y de mansote juego; destacaron 4 y algo el 6 por el derecho. César Rincón, de canela y oro. Media estocada tendida, estocada muy tendida, pinchazo, media y descabello (bronca) En el cuarto, estocada corta tendida. Aviso (ovación) José María Manzanares, de grana y oro. Estocada desprendida y delantera (saludos) En el quinto, tres pinchazos y estocada contraria. Aviso (saludos) Luis Bolívar, de oliva y oro. Pinchazo, media estocada tendida y desprendida y estocada desprendida (silencio) En el sexto, estocada. Aviso (oreja) ZABALA DE LA SERNA BILBAO. A César Rincón le homenajearon con el aurresku de honor, una danza ágil de sones fúnebres, como despedida de Bilbao. Allí en los medios, el bailarín dantzari hacía gala de sus facultades, ante los tres matadores formados y deseando que acabase la sinfonía entre los nervios lógicos y la tensión del momento. Incluso el propio Rincón se adelantó a agradecer el tributo antes de tiempo. Y es que el César de Bogotá, el eterno César de Madrid, quería que arrancase ya la corrida pensando en que en dos horas sería de noche, como decía Belmonte. Qué largo se le debe estar haciendo al maestro su adiós. Y qué difícil. Un mal trago para todos los que sabemos y respetamos su grandiosa historia en Francia, España y América, pura entrega y nunca huida, ni graciosa, como adjetivaba Pepe Alameda a la antítesis del toreo: El toreo es apasionada entrega y no graciosa huida Pero varias veces tuvo César Rincón que abandonar ligero la batalla con un primero altísimo, largo y espabilado como un rayo, que se metía por dentro de los engaños. Menos mal que contó con un cuarto que a la postre sería el mejor de una desigual corrida de El Pilar para despedirse con dignidad, haciendo de tripas corazón en derechazos de mano baja interrumpidos por la lluvia fugaz y el viento. Cuando se disponía a cuadrarlo, el toro le sorprendió y le prendió con un volteretón duro y seco que afortunadamente no caló. Un sufrimiento es verle siempre tan a merced. Mató de una estocada corta y tendida y fue ovacionado por el esfuerzo último. Una estocada, una oreja Los toros de El Pilar compusieron una variopinta escalera unida por la barandilla de su comportamiento de mansota y deslucida embestida, con la cara por las nubes, distraídos en cuanto se sentían podidos... Algo más sirvió también un sexto que intentó hasta tres veces saltar al callejón, bravucón con el caballo, o ni eso, de ir y escupirse, pero que luego en la muleta de Luis Bolívar se movió sin calidades aunque con recorrido por el pitón derecho; a izquierdas miraba por encima del palillo con la vista perdida en lontananza. Largos fueron los derechazos de un Bolívar peleón e inconformista, que le dejó la muleta puesta para abrirlo y ligarlo. Un espadazo en lo alto basculó a los tendidos hacia la oreja. Los mismos tendidos que antes se quedaron mudos con un toro de sordo peligro que lo tuvo siempre en la mirilla; Luis Bolívar se midió. José María Manzanares se gustó en tres series de redondos de extraordinario empaque. Toreó a la altura de un nobilísimo castaño que no humillaba y al que cuidó con delicadeza en sus justas fuerzas. Fueron lo más jugoso de la tarde y de una faena que derivó, por la evolución del morlaco, a solvente trabajo. Tapó mucho a un quinto que se tapaba por los ofensivos pitones, manejable con tendencia a despistarse. Se cruzó Eolo con violencia, y Manzanares resolvió regular con la espada. César Rincón se dobla con el cuarto toro de la tarde en su despedida de Bilbao EFE EFE Salvador Cortés, herido grave en el broche de Málaga Salvador Cortés resultó herido grave en el broche de la Feria de Málaga. Sufrió una cornada en pared abdominal, que interesa fascia y fibra del músculo oblicuo derecho del abdomen, con trayectoria ascendente de veinte centímetros que diseca el borde inferior de últimas costillas sin penetrar en cavidad pulmonar y peritoneal Ocurrió con el sexto toro de Victorino Martín, que lidió una corrida complicada en conjunto; destacó el bravo cuarto. Liria, saludos, vuelta y silencio. Padilla, palmas y ovación. Cortés, palmas en el único que mató.