Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 40 RICOS SOLEMNES MARTES 21- -8- -2007 ABC Li Ka- shing PABLO M. DÍEZ pesar de tener 79 años recién cumplidos, Li Ka- shing sigue siendo conocido como el Superman de las finanzas chinas. Nombrado el noveno hombre más rico del mundo por la revista Forbes este veterano magnate de Hong Kong atesora la mayor fortuna de Asia con más de 17.000 millones de euros. No en vano, Li Ka- shing controla el 12 por ciento de todo el tráfico de contenedores de mercancías que circulan por los puertos del mundo al presidir el gigantesco consorcio Hutchinson Whampoa Limited, que compró al banco HSBC en 1979 y en la actualidad emplea a 250.000 trabajadores repartidos por 55 países. Además, dirige la inmobiliaria Cheung Kong Holdings (bautizada así en honor del Yangtsé o Gran Río de China) y está al frente de El emperador de las finanzas chinas A un imperio que incluye negocios en el sector bancario, las telecomunicaciones por teléfonos móviles y satélites, las ventas en farmacias y supermercados y hasta en la producción eléctrica o en la hostelería. Pero Li Ka- shing, una de las figuras más influyentes de Asia, no siempre fue rico. De hecho, sus orígenes son muy humildes, pues el hoy todopoderoso empresario nació el 29 de julio de 1928 en Chaozhou, en la provincia china de Guangdong, en el seno de una familia pobre. En 1940, su padre, que era maestro de escuela, emigró a la colonia británica de Hong Kong huyendo de la inestabilidad que sacudía al país, envuelto, primero, en la lucha contra la ocupación japonesa y sacudido, después, por la guerra civil que enfrentó al generalísimo Chiang Kai- shek con el revolucionario comunista Mao Zedong. Al tiempo que este último se alzaba con la victoria y fundaba la República Popular China en 1950, un jovencísimo Li Kashing fundaba en Hong Kong su propia compañía, Cheung Kong Industries, y se lanzaba de lleno a un negocio tan inocente como, a la postre, rentable: la fabricación de flores de plástico. Una actividad a la que se había visto abocado después de que su padre muriera de tuberculosis cuando él tenía sólo 15 años, momento en el que tuvo que dejar el colegio y empezar a trabajar en una fábrica donde se pasaba 16 horas al día para poder sacar adelante a su familia. No tuve suerte; trabajé duro para lograr mis objetivos por mí mismo ha dicho en más de una ocasión Li Kashing, quien visitó Europa para conocer nuevas técnicas en la producción de flores de plástico y pronto se convirtió en el mayor fabricante de Asia. Gracias al éxito de ventas de sus creaciones, este auténtico emperador chino de los negocios dio el salto al siempre en ascenso sector inmobiliario, donde multiplicó su fortuna. Para ello, la Revolución Cultural que sacudió a China entre 1967 y 1977 se alió con él, ya que esa atroz década de fervor comunista y persecuciones políticas en el continente también se dejó sentir en Hong Kong, donde se vivieron las más violentas revueltas de su historia y muchos decidieron abandonar la colonia británica. Como consecuencia, los precios de la vivienda y el suelo se desplomaron y Li Ka- shing, previendo que aquella inestabilidad sería temporal, empezó a comprar a precio de saldo unos inmuebles y terrenos que poco después le harían de oro. Con el dinero ganado, amplió durante los años 70 y 80 su empresa a otras parcelas, destacando la adquisición del Grupo Watson y de sus 6.800 tiendas de belleza y perfumerías y de otras cadenas como los supermercados ParknShop. Junto a dichas compras, Li Ka- shing también se ha deshecho de algunas de sus posesiones a precios astronómicos, como cuando invirtió casi 1.500 millones de euros en una operadora de telefonía móvil de la India y luego se la vendió a Vodafone por más de 8.000 millones. Algo menos de los 11.220 millones de euros que obtuvo con la venta de Orange al grupo alemán Mannesmann en 2001. Viudo de su esposa Chong Yuet- ming, estemagnate ha tenido dos hijos que han heredado su visión para los negocios. Uno de ellos, Victor Li, trabaja directamente con él y sufrió un secuestro en 1996 por el que su padre tuvo que pagar un rescate millonario; mientras que el otro, Richard, dirige Pccw, líder en las telecomunicaciones de Hong Kong. De carácter austero y prudente, Li Ka- shing también destaca por su filantropía, como prueban la fundación que lleva su nombre, la universidad que creó en la ciudad china de Shantou y sus numerosas donaciones para obras de caridad. Bien relacionadocon elrégimen comunista de Pekín y con el impulsor de las reformas económicas de corte capitalista, Deng Xiaoping, el emperador de las finanzas chinas ha contribuido desde Hong Kong de forma decisiva al ascenso del dragón rojo Porque, como dicen los chinos, gato blanco o gato negro, lo importante es que gane millones. Plusvalías astronómicas Li Ka- shing ABC Más información en: http: www. forbes. com