Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA MARTES 21 s 8 s 2007 ABC El juez aclara que una mujer debe recoger a su hija en casa de su ex marido porque así lo acordaron D. B. BARCELONA. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña recuerda, en un comunicado emitido ayer, que la sentencia del Juzgado de Primera Instancia 1 de Tortosa (Tarragona) que establece que una mujer tiene que ir a recoger a su hija a casa de sus ex suegros en una localidad cordobesa donde vive su ex marido, fue un acuerdo de ambas partes en un proceso en el que no se notificó la existencia de malos tratos ni de una orden de alejamiento. Noelia Tapia denunció el pasado viernes en declaraciones a varios medios de comunicación que el juzgado de Tortosa la obligaba a ir a recoger a su hija, de 4 años, a casa de sus ex suegros en Hornachuelos (Córdoba) donde la niña pasa las vacaciones de verano y donde vive el padre, sobre quien pesa una orden de alejamiento desde 2006 por malos tratos a su ex mujer. El juez me está mandando a la boca del lobo manifestó Noelia Tapia. Sin embargo, el titular del Juzgado de Primera Instancia 1 de Tortosa, Juan Adolfo Martín, aclara a través de la nota hecha pública por el Tribunal Superior catalán, que la sentencia del pleito del divorcio entre Noelia Tapias y su esposo, Antonio F. fue de conformidad entre ambos. Añade que durante este procedimiento ninguna de las partes hizo referencia a antecedentes por malos tratos o lesiones. Tampoco notificaron que hubiera una orden de alejamiento anterior ni aportaron ninguna documentación al respeto, según el juez. En la sentencia de divorcio, dictada el 9 de julio de 2007, el juez recoge el acuerdo sellado por ambas partes, que establece la patria potestad compartida y la guardia y custodia para la madre, así como el régimen de visitas del progenitor. En todo caso- -indica la sentencia- A. M. F. A. hermana del padre, deberá recoger y entregar a la menor en el domicilio de la madre, en todos los períodos vacacionales y de puente, excepto en la recogida de la menor tras la finalización de las vacaciones estivales, en las que la madre deberá recogerla del domicilio de la abuela paterna Este año, la devolución de la niña a la madre se establece, excepcionalmente, para el 5 de septiembre, en lugar del 10. Mueren once inmigrantes de la patera rescatada el domingo por un pesquero Un indocumentado perdía la vida ayer en un hospital grancanario s En las últimas horas llegan a las Islas 233 sin papeles en tres embarcaciones clandestinas ERENA CALVO LAS PALMAS. Sigue aumentando el número de inmigrantes muertos en su intento por alcanzar tierra canaria. Este domingo, tras un mes de calma en la llegada de embarcaciones clandestinas a las Islas, un pesquero recogía a un grupo de veinte indocumentados cuando estaban a punto de naufragar a 80 millas al sureste de Fuerteventura. Uno de los subsaharianos que viajaban en esta expedición fue encontrado ya muerto. Otro de sus compañeros, con graves quemaduras, perdía la vida ayer en un hospital grancanario, donde había sido evacuado por los helicópteros de Salvamento y el Servicio Aéreo de Rescate junto con otros nueve indocumentados; uno de ellos aquejado de rabdomiolisis (descomposición de las fibras musculares) ha sido derivado a la Unidad de Medicina Intensiva. El resto del grupo alcanzaba Gran Tarajal, en Fuerteventura, en la madrugada del lunes. Los sin papeles relataron a miembros de Cruz Roja que esperaban a pie de muelle que habían perdido a otros nueve compañeros durante la dura travesía. Como en otras ocasiones, tuvieron que lanzarlos por la borda antes de que nadie pudiera hacer nada por ellos. En lo que va de año ya son más de una veintena los cadáveres de indocumentados recuperados en alta mar o a su llegada a las Islas (el año pasado fueron 16) y se tiene constancia de la muerte de entre setenta, según cifran las autoridades españolas, o noventa, según los relatos de los indocumentados que consiguen alcanzar con vida el Archipiélago. Otro cayuco, avistado a una milla de Punta Rasca por un grupo de turistas que realizaban una excursión marítima, alcanzaba ayer Tenerife con 120 subsaharianos a bordo, que se encontraban en aparente buen estado de salud. Entre ellos, todos varones, viajaban al menos nueve menores de edad. En las últimas horas han sido 233 los indocumentados interceptados en embarcaciones clandestinas en su trayecto a las Islas, después de que otros dos grupos de 78 fuera localizado cerca de Gran Canaria. Avistado por los turistas No informaron de malos tratos Un cayuco con 120 inmigrantes a bordo llegó ayer a Fuerteventura; entre ellos había al menos nueve menores AFP Imputados los policías que vigilaban al nigeriano muerto en un avión L. SANZ ALICANTE. Los dos policías que custodiaban a un inmigrante nigeriano que murió mientras era deportado a su país en un avión, el pasado 9 de junio, han sido imputados por el juez de instrucción número 1 de Elche (Alicante) por un delito de homicidio imprudente. El fallecido estaba muy nervioso durante el trayecto y los policías, le taparon la boca con cinta adhesiva. La autopsia desveló que murió por asfixia. Los dos agentes, que en un principio iban a prestar declaración en calidad de testigos, finalmente declararon ayer como imputados, según confirmó el abogado de la familia de la víctima, Pedro Víctor de Bernarda. De Bernarda explicó a los medios de comunicación allí presentes que el juez ha imputado a los dos policías un delito de homicidio imprudente a la vez que aseguró que los agentes han quedado en libertad sin que el juez haya adoptado medidas cautelares De este modo, tras la salida del juzgado, en el que permane- cieron más de cinco horas declarando, De Bernarda manifestó su disconformidad tanto con la imputación como que no se haya adoptado ninguna medida cautelar El abogado explicó que los dos agentes reconocieron haber colocado una cinta adhesiva al inmigrante pero que no le ocluía la boca, para impedir que él mismo se mordiera la lengua y para evitar que agrediera a un tercero La familia del fallecido, que les acusa de un presunto delito de tortura, pide justicia