Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA MARTES 21 s 8 s 2007 ABC El alcalde había reiterado su deseo de concurrir a las generales para que Madrid tenga voz en la Cámara Esperanza Aguirre juega descalza al pádel durante su visita de ayer a un municipio madrileño DE SAN BERNARDO que el proceso no está abierto y se abrirá cuando le convenga al partido y cuando se convoquen las elecciones, que no están convocadas Cuando se abra ese proceso es cuando podremos pronunciarnos a través de quien tiene que tomar esa decisión, que son los órganos de partido y el Comité Electoral Nacional sentenció. El tercero en sumarse al coro de voces contra las palabras del alcalde de Madrid fue el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, quien también consideró un error hablar ahora de las futuras candidaturas a las generales. Es lo que menos conviene al PP sentenció Zaplana. No hay más que ver cómo el PSOE, en su ausencia de discurso, lo intenta aprovechar Quien no quiso entrar en ninguna polémica y trató de calmar las cosas fue la presidenta del PP vasco, María San Gil, quien indicó que no quiere alimentar una polémica que a quien no beneficia es al PP, sino al PSOE Mientras todo esto ocurría, la agencia Efe hacía pública la última parte de la entrevista a Ruiz- Gallardón, en la que el alcalde aseguraba que el PP tiene que levantar con energía la bandera de la moderación El PP necesita ofrecer un proyecto centrado, moderado, pragmático, donde se reconstruyan los consensos que de una forma muy calculada han sido socavados durante el mandato socialista El nuestro debe ser el proyecto capaz de convocar e ilusionar también a aquellos ciudadanos que no nos votaron en las últimas elecciones remarcó. Aguirre, Zaplana y Acebes censuran a Gallardón por hablar de las listas Frente a las críticas contra el alcalde de Madrid, María San Gil se niega a alimentar una polémica que beneficia al PSOE LETICIA TOSCANO MADRID. Las declaraciones del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, en las que reiteraba su pretensión de acompañar a Mariano Rajoy en las listas al Congreso, sentaron ayer muy mal en algunos sectores del PP, aunque el dirigente popular realmente no dijo nada nuevo y tan sólo apostilló que su intención es dar voz a Madrid en el Parlamento. Ayer quedó claro que los nervios en el PP están a flor de piel, a muy pocos meses de las elecciones generales. La primera en reaccionar fue la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, quien ha dado por acabada la tregua con su compañero de filas, una vez superadas con éxito las elecciones de mayo. A la primera oportunidad, volvió la guerra Aguirre censuró a Gallardón sobre todo por decir que quiere ser la voz de Madrid en el Parlamento. La presidenta madrileña advirtió sin medias tintas que la representación en el Congreso de los Diputados corresponde a la soberanía nacional Apuntó, además, que la Cámara territorial es el Senado y que los temas que a nivel nacional afectan a los ayuntamientos pueden debatirse en una comisión de entidades locales que existe en la Cámara Alta. A su juicio, se rompería la representación nacional si las ciudades se representasen en el Congreso. No quedó ahí la cosa. Aguirre recalcó que Gallardón jamás ha ocultado su deseo de llegar a las más altas responsabilidades a nivel nacional y lleva diciéndolo 20 años Aún así, Aguirre se mostró sorprendida porque después de haber dicho en mayo que no iba a volver a hablar de este tema, el alcalde salga ahora con nuevas declaraciones al respecto de sus intenciones de futuro La presidenta madrileña concluyó su intervención con la frase Dios me libre a mí de criticar a Ruiz- Gallardón Pero la presidenta de la Comunidad de Madrid no fue la única en su partido que entró de lleno en las críticas contra Gallardón. El secretario general del PP, Ángel Acebes, dejó claro que no es el momento de postularse para las listas, sino que ahora cada uno tiene que ocuparse de las responsabilidades que tenga asignadas y esto afecta a todos los alcaldes y presidentes de comunidades Acebes añadió que en el partido ya conocemos los intereses de Ruiz- Gallardón, lo ha dicho en repetidas ocasiones No obstante, Acebes precisó Calmar los ánimos El PP atribuye al complejo nacionalista del PSC su petición de tener grupo propio en la Cámara Baja D. B. BARCELONA. La pretensión del sector catalanista del PSC de contar con un grupo propio en el Congreso, tal y como informó ayer ABC, ha generado reacciones diversas. Así, el presidente del PP de Cataluña, Daniel Sirera, consideró que la propuesta responde al complejo nacionalista con respecto a CiU del PSC, cuyo sector catalanista encabeza el consejero Antoni Castells. En declaraciones a Servimedia, Sirera señaló que el PSC lleva mucho tiempo planteando esta reivindicación histórica para aparentar que es tan nacionalista como CiU pero no porque piense que así puede defender mejor los intereses de esta comunidad. Sirera puso como ejemplo al Grupo de Entesa en el Senado- -formado por el PSC, ERC e ICV- -como prueba de que no ha repercutido en una defensa más eficaz de Cataluña. Por su parte, el portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Joan Tardà, consideró que lo normal sería que el PSC tuviera grupo propio, mientras que portavoz de ICV Joan Herrera, recalcó que esta es una decisión que deben tomar los socialistas, si bien su formación está dispuesta a ser la voz catalanista y de izquierdas en el Congreso de los Diputados. Finalmente, el secretario general del Grupo Socialista, Julio Villarubia, admitió que la posibilidad de que el PSC quede desligado del PSOE se ha planteado, aunque en forma de comentario sin relevancia