Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DEPORTES LUNES 20 s 8 s 2007 ABC El Sevilla, todo un supercampeón Volvió a demostrar su superioridad técnica, física y táctica sobre un Real Madrid sólo voluntarioso Real Madrid Sevila 3 5 nes frontales, cómo presiona en bloque como si sus hombres estuvieran enganchados por una cuerda y, finalmente, con qué frialdad llega al área rival y marca. Ayer, mientras Juande se atrevió a jugar con un tándem central inédito (Mosquera- Fazio) y colocó en punta a Kanouté como referencia ofensiva para desgracia de Pepe y Cannavaro, sobre todo del primero, Schuster quiso hacer algo muy raro que no le salió. Tenía que saber el alemán que los experimentos ya debían estar en el baúl de los recuerdos. Para eso han estado los amistosos. Ocho nada menos. Es difícil explicar su entramado táctico. Quiso jugar con una banda, la derecha, ciega. A Robinho, teórico inquilino de ese costado, le colocó de salida en la izquierda para asustar a Alves y que no hiciera de esa banda su autopista particular. En la medular montó un triángulo extraño. Diarra en el centro con Sneijder a la derecha y Drenthe a la izquierda, No era un 4- 4- 2 al uso. Pero tampoco un 4- 3- 3. Era una laberinto que más que sorprender al Sevilla volvió loco al propio Madrid. Ni se inmutaron los de Juande. Es más, aprovecharon su primera llegada para marcar. Falta lateral de Duda, con el pie cambiado, y remate de Renato en el área pequeña. Inmediatamente Schuster saltó del banquillo para decir a Robinho que se fuera a la derecha y Drenthe, a la izquierda. Ese dibujo se antojaba más lógico. Además, encontró el fruto de un zapatazo desde fuera del área del propio Drenthe. Empate. Tampoco se inmutaron los de Juande. Siguieron a lo suyo. Nada más empatar, Robinho volvió a la izquierda, o mejor dicho, siguió haciendo lo que le venía en gana porque, al parecer, el brasileño tiene libertad absoluta de movimientos. Volvió a marcar el Sevilla. Otro balón lateral de Duda y cabezazo de Renato desde el borde del área pequeña. De Pepe y Cannavaro no se tuvieron noticias en esa jugada. Poco después sí se tuvieron de Pepe, que hizo penalti- -golpeó el balón con la mano- -en otro centro lateral al área de Casillas. No falló Kanouté. Aquello parecía sentenciado. Undiano perdonó la tarjeta roja a Pepe y en la jugada siguiente Cannavaro, tras fallo de Palop en la salida, marcó un golazo que permitía a los suyos soñar con una remontada como las de la temporada pasada. Schuster no tuvo más remedio que acordarse de Guti. Quedaban 45 minutos. Quitó a Torres y pasó a Drenthe al lateral zurdo. La banda derecha seguía sin dueño y el Real Madrid lo intentó machaconamente por el centro, por donde se amontonaban Guti, Sneijder, Robinho, Raúl... Todo demasiado previsible para un Sevilla impasible el ademán. Se enmarañó el partido con constantes faltas y excesivos nervios y poco fútbol se pudo ya ver hasta el final. Pero cayeron tres goles más. El Sevilla se dejó llevar y cedió mucho terreno. Tanto que el Madrid tenía que marcar en alguno de sus múltiples balones a la olla. Acertó Sergio Ramos con diez minutos por delante, pero el Sevilla no dio opción a que los blancos alimentaran la posibilidad de la remontada y Kanouté aprovechó una falta de entendimiento de Pepe con Casillas para hacer el cuarto y en el último minuto, el quinto en plena apoteosis sevillista. Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Ramos, Pepe, Cannavaro, Torres (Guti, m. 46) Sneijder (Baptista, m. 83) Diarra, Drenthe, Robinho; Raúl (Saviola, m. 63) y Van Nistelrooy. Sevilla (4- 2- 3- 1) Palop; Alves, Mosquera (Keita, m. 46) Fazio, Drago; Poulsen, Martí; Navas, Renato (Maresca, m. 80) Duda (Kerzhakov, m. 73) y Kanouté. Árbitro: Undiano Mallenco. Amarilla a Alves, Pepe (2, expulsado en el 88) Guti, Ramos, Renato y Maresca. Goles: 0- 1: m. 17: Renato. 1- 1. m. 23: Drenthe. 1- 2. m. 29: Renato. 1- 3. m. 37: Kanouté, de penalti. 2- 3: m. 45: Cannavaro. 3- 3. m. 79: Ramos. 3- 4: m. 82: Kanouté. 3- 5: m. 90: Kanouté. Segunda parte muy brusca ENRIQUE ORTEGO MADRID. El Sevilla continúa siendo el mejor equipo de España. Lo fue la temporada pasada y lo sigue siendo en la que comienza. Lo demostró hace una semana en el Sánchez Pizjuán y lo volvió a ratificar ayer en el Santiago Bernabéu y ganó la Supercopa con todo merecimiento. Su quinto título en quince meses. Es la definición propia de un supercampeón. Está sobrado. Le da lo mismo estar menos rodado que los demás o haber jugado el miércoles un partido de perros contra el AEK en su camino hacia la Champions El Real Madrid no lo tiene tan difícil. No es necesario que vaya a buscar a Brasil, ni a Italia ni a Inglaterra. Le basta y le sobra con mirarse en el espejo del Sevilla. Verse una docena de vídeos y comprobar cómo defiende achicando en los balo- Así jugó el Real Madrid Casillas: regular. Sergio Ramos: bien. Pepe: mal. Cannavaro: bien. Torres: regular. Robinho: mal. Diarra: mal. Sneijder: mal. Drenthe: bien. Raúl: mal. Van Nistelrooy: mal. Guti: regular. Saviola: mal. Baptista: sin calificar. El técnico: Bernd Schuster. mal. No dio, de salida, con la colocación de sus hombres y tampoco después. Muchos movimientos tácticos para nada. En ataque, el equipo despreció las bandas. Grave llegar al primer partido de Liga sin un sistema de juego. Lo mejor: la voluntad, a pesar de ir todo el partido a remolque. Lo peor: la falta de imaginación para crear juego y la falta de recursos. Hasta Pepe falló en defensa. Así jugó el Sevilla Palop: regular. Alves: notable. Mosquera: notable. Fazio: notable. Drago: muy bien. Martí: notable. Poulsen: notable. Jesús Navas: notable. Renato: notable. Duda: notable. Kanouté: notable. Keita: notable. Kerzhakov: bien. Maresca: sin calificar. El técnico. Juande Ramos: muy bien. Toda una lección táctica. Arriesgó con dos centrales recién fichados y movió sus piezas con la maestría acostumbrada. El bloque prevalece sobre las individualidades y todos se sienten importantes, por lo que su rendimiento es altísimo Lo mejor: su eficacia y su control del juego y del partido de principio a fin. Fenomenal presión. Lo peor: en la segunda parte se relajaron hasta el empate a tres. Pepe se lamenta de un fallo con Van Nistelrooy a su espalda AFP