Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CIENCIAyFUTURO LUNES 20 s 8 s 2007 ABC Vida en el Triángulo de Coral Ningún otro lugar es tan rico y variado en vida marina. Sin embargo, el calentamiento global, la densidad de población en esa zona, la pesca destructiva y la pobreza han llevado al borde del abismo a este punto caliente de la biodiversidad marina A. ACOSTA MADRID. Ningún otro lugar sobre la Tierra es tan rico y variado en vida marina como el Triángulo de Coral. Con sus fronteras limitadas por Malasia, Indonesia, Filipinas, Papúa Nueva Guinea, las islas Salomon, Fiji y el norte de Australia, esta extraordinaria extensión del océano cubre 5,7 millones de kilómetros cuadrados. En el Triángulo de Coral se repite la riqueza y diversidad de los bosques húmedos de la Amazonia. En estas aguas viven el 75 por ciento de todas las especies de coral hasta ahora conocidas por la Ciencia, pero seguramente pueda esconder algunas desconocidas, pues precisamente en el corazón de este lugar han aparecido en los últimos años decenas de nuevas especies de criaturas marinas. Más de 3.000 especies de peces de arrecife y de especies pelágicas con un alto valor comercial, incluyendo al atún de aleta amarilla, atún listado, atún patudo, pez loro jorobado, pez de aguja, pez napoleón y barracudas, viven en estas aguas cristalinas, al igual que seis de las siete especies que existen de tortugas marinas. No son las únicas criaturas marinas que se sienten atraídas por esta zona. La abundancia de pláncton en la región la convierte en un punto de parada y fonda para las poblaciones migradoras de tiburón ballena, que miden hasta 20 metros de longitud, y la manta gigante. Mamíferos marinos como 22 especies de delfín (incluyendo el delfín de hocico largo, el moteado, mular y el de Irrawaddy) el dugong o manatí, también en peligro, la rara ballena de Bryde, el calderón tropical, el cachalote, la ballena jorobada y el zifio de Cuvier. El Triángulo de Coral está rebosante de vida marina, pero también se está esforzando en soportar una de las mayores densidades de población humana en el mundo, suministrando alimento e ingresos a 500 millones de personas. Por eso son necesarias, según denuncian desde el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) acciones concertadas entre todos los países implicados en la zona para conservar esa biodiversidad marina, frenar la destrucción del hábitat y realizar una adecuada gestión de los recursos. ACTUALIDAD NATURAL Mónica FernándezAceytuno TIBURONES adan más de veinte especies de tiburones, y entre ellos el gran Tiburón Blanco, y dos especies de Tiburón Martillo, en el mar Catalán, porque no viven los tiburones en Marte, ni en las películas de Spielberg: los tiburones viven en el mar. Lo que sí cambia, según el mar por el que naden, es su comportamiento, según Luis del Cerro, doctor en biología, ictiólogo, especialista en Condrictios, y una misma especie de tiburón puede ser muy agresiva en un lugar del mundo, y pacífica en otro. Tal es el caso del tiburón que nada estos días por una playa de Tarragona, el tiburón gris, también llamado Tiburón Trozo (Carcharhinus plumbeus) una especie catalogada como peligrosa. Se trata de una de las especies que causaba estragos entre los aviadores que caían al océano en la Segunda Guerra Mundial pero que, por los estudios de unos científicos sudafricanos, se sabe que su comportamiento cambia según el ambiente y se dan tres requisitos para que sea agresivo: aguas muy frías, baja visibilidad y baja salinidad, todo lo contrario de las aguas tarraconenses. Cree el ictiólogo que al menos un tiburón podría tratarse de una hembra que, sencillamente, quisiera parir en paz en la playa. N La amenaza del turismo La Amazonia marina posee 3.000 especies de gran valor En la actualidad, gran parte de los stocks pesqueros comerciales han sido explotados e incluso pescados por encima de los límites de recuperación. Además, los métodos de pesca destructivos, como el uso de cianuro y dinamita, han acabado con grandes secciones de arrecifes de coral y mermado las poblaciones de peces. La destrucción de los recursos marinos está exacerbada por un cóctel letal: la dependencia ex- REUTERS trema de las economías costeras, el crecimiento de la población y la pobreza. Además, el desarrollo de actividades turísticas está suponiendo que se arranquen los manglares, importantes lugares de desove para muchas especies de peces. Y cómo no, el calentamiento global está también afectando la biodiversidad marina y las vidas de aquéllos que dependen de los arrecifes para sus ingresos.