Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 40 RICOS SOLEMNES LUNES 20- -8- -2007 ABC Santo Domingo El rey de la cerveza BEATRIZ CORTÁZAR egún la revista Forbes su fortuna alcanza la cifra de 2.884 millones de euros y de ahí que su entrada en el exclusivo club de los billonarios no tenga portero que lo impida. Julio Mario Santo Domingo es el no va más de Colombia. Un puesto como el suyo siempre origina mil y una leyendas sobre sus tramas y argucias para llegar tan alto, y corren muchas historias sobre sus influencias. Presidentes, ejecutivos, empresarios, magnates... La larga mano de Santo Domingo aparece en esos rumores que tanto juego dan en las reuniones de eje- S cutivos y políticos sin que nadie se atreva a poner el cascabel al gato. Lo cierto es que para llegar donde sólo llegan muy pocos hace falta algo más que talento. En el caso que nos ocupa al talento se sumó el ingenio, la rapidez, el ojo de halcón y el golpe de azar que siempre tiene que estar cerca. Santo Domingo (1929) nació en Panamá pero su origen viene de la ciudad caribeña de Barranquiña. Cumple con todos los clásicos de las fortunas de este siglo: tiene inversiones en distintos sectores y, por supuesto, invirtiendo en medios de comunicación, líneas aéreas, cadenas de hamburguese- rías y nuevos sectores, aunque la madre del cordero, la gallina de los huevos de oro, fue la cervecera Bavaria, que hace cosa de dos años vendió a una multinacional anglo- surafricana por 6.429 millones de euros. La historia del rey de la cerveza empieza en 1972 cuando hereda una cervecera de su padre, Águila, que por entonces sólo operaba en el mercado caribeño. Santo Domingo siempre tuvo claro que no iba a perderse los placeres de la vida y de ahí que hasta se matriculara en el curso nocturno de la universidad de Georgetown (Washington) para no tener que madrugar. Es más, él mismo ha contado cómo muchos días acudía a clase vestido de esmoquin para salir después a la fiesta de turno. Su visión siempre fue más allá de las fronteras geográficas y su ambición de conquistar otras tierras hizo que pudiera realizar una jugada maestra al ampliar su empresa con otra cervecera, Bavaria, que por esas fechas era su rival más directo. Con su don de gentes y su encantadora seducción convenció al dueño de Bavaria para que se fusionada con Águila y, lo que es mejor, desde el discreto tres por ciento que logró de esa unión fue ampliado el porcentaje a base de comprar las participaciones de los accionistas más minoritarios, en la clásica jugada maestra que culmina cuando Santo Domingo no sólo dirige ese proyecto sino que se convierte en su principal accionista. Hay que ser muy hábil para tener un producto que languidece frente a su rival y quedarse con todo. Y eso es lo que hizo este hombre cosmopolita que se codea con la jet set internacional y que tan a gusto se siente en la ciudad de Nueva York, desde donde observa todas sus posesiones que hoy controla su hijo Alejandro. Es más, cuanto más poderosos se hacía en su país más ganas tenía de vivir entre Nueva York y París. Tras su primera gran operación, la máquina no dejó de trabajar. Santo Domingo se había aprendido el atajo hacia el éxito y ahora sólo tenía que volver a aplicar la fórmula para seguir quedándose con más objetivos. El placer del riesgo siem- La conquista de Bavaria pre estuvo acompañado por el placer de la buena vida y de ahí que comprara el apartamento de Rockefeller en Nueva York y se codeara con toda la aristocracia europea, o presentara sus credenciales cuando lo nombraron embajador de Colombia en China. Justamente, del tiempo que pasó en China se trajo un bote Junk con el que solía viajar a su isla privada, cerca de Cartagena de Indias. Ya se sabe que el poder económico y político suelen darse la mano más de lo que los pueblos desearían. El nombre de Santo Domingo siempre ha sido uno de los que suenan cuando se habla de financiaciones de partidos y campañas en Colombia. Hombre muy celoso de su privacidad, se cuentan con los dedos de las manos las entrevistas que ha concedido para hablar de su vida, y de ahí que apareciera en Colombia una biografía no autorizada que firmó el periodista Gerardo Reyes donde se pone de manifiesto el fuerte carácter de este empresario y sus modos y maneras a la hora de acometer sus objetivos. Como un hombre temido y sobervio es como lo defienen sus detractores. Como un empresario que despide a sus colaboradores cuando ya los ha utilizado. Entre sus posesiones figura la televisión y radio Caracol, cadena que compró un cincuenta por ciento en 1986. De ahí siguieron las inversiones a más medios de comunicación. Casado en dos ocasiones y padre de tres hijos, en el mundo de la empresa, los Santo Domingo siempre serán reconocidos como los reyes de la cerveza, pero en el mundo social es donde ahora triunfa una de sus nietas, Tatiana, la novia oficial del hijo mayor de la princesa Carolina de Mónaco y el desaparecido Stefano Casiraghi. Aún son jóvenes, pero dado que ninguno de los dos tiene que esperar a acabar sus estudios para ponerse a trabajar y poder pagar la hipoteca de su casa, no será nada extraño que cualquier mes de estos la pareja más ociosa de las revistas del corazón anunciara sus planes de boda. Con ese enlace los Santo Domingo y los Grimaldi unirían sus fuerzas, doblones con blasones, en una boda que haría las delicias de los cronistas rosas y los diseñadores de moda. Y eso es lo único malo de tener tanto dinero: que luego los nietos salen como salen. La nieta y los Grimaldi Andrea Casiraghi (izquierda) junto a Tatiana Santo Domingo y su padre GETTY IMAGES Más información en: http: www. forbes. com