Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 40 GENTE LUNES 20- -8- -2007 ABC Según la prensa británica, la pareja tendrá que esperar al menos 18 meses para hacer el anuncio oficial de su enlace ABC En un safari POR MARCELO JUSTO l príncipe Enrique le ha propuesto matrimonio a la sudafricana Chelsy Davy, mientras ambos disfrutaban de un safari en Botsuana, quien ha dado el sí, pero nada de ello cuenta a nivel oficial. Según el Sunday Mirror un amigo de la pareja asegura que falta un año y medio para que se haga el anuncio público con toda la pompa que corresponde al hijo menor del príncipe Carlos y tercero en la sucesión al trono. Enrique y Chelsy se toman muy seriamente la relación. Los dos quieren dejar en claro su compromiso y que no pueden imaginarse una vida separados. Pero todavía van a esperar 18 meses pa- El príncipe Enrique se declara a Chelsy ra hacer el anuncio La razón para este compromiso secreto es que el príncipe Enrique tiene todavía un largo período de servicio con el ejército y Chelsy va a hacer cursos de posgrado en Ciencias Políticas en la Universidad Leeds en el norte de Inglaterra, suficientemente cerca de su novio para pasar los fines de semana en la mansión de Highgrove, Gloucestershire. Los dos hacen muy buena pareja. Una relación estable entre dos grandes amigos. Enrique sabe que la relación entre él y Chelsy es bastante especial. Es natural que los dos quieran construir una relación estable dice el amigo antes citado. En septiembre de 2005 el príncipe Enrique concedió una entrevista al cumplir 21 años y terminó con las especulaciones de la prensa británica, anunciando que Chelsy Davy, nacida en Zimbawe y heredera de una fortuna en tierras y propiedades, era su novia. Un año más tarde se publicaron fotos de la pareja besándose en el torneo de Polo Cartier. Más simbólicamente aún, en el Concierto de homenaje a la Princesa Diana, los dos aparecieron juntos. Desde entonces, el foco de la prensa ha estado permanentemente sobre la pareja, más aún cuando se anunció que su hermando Guillermo y Kate Midleton se habían separado. Este año el príncipe empezó a cultivar una imagen pública diferente, alejada de su célebre aficción por los disfraces extravagantes y las fiestas rociadas de alcohol. Según el Sunday Mirror el principe está E muy comprometido con todo su trabajo caritativo en Africa y tomando la bandera de las causas que llevaba adelante su madre, la princesa Diana En la memoria de los británicos no se ha borrado aquella bochornosa portada del The Sun en la que un embriagado príncipe aparecía vestido con uniforme Nazi en una fiesta disfraces. El título era Enrique el Nazi y por más justificaciones que se le dieron al asunto por su juventud e inexperiencia, lo cierto es que a nadie le causó gracia que el tercero en la sucesión de la corona estuviera vistiendo el uniforme del enemigo de la segunda guerra mundial. A nadie tampoco se le olvidan sus correrías en Argentina hace dos años y medio cuando, según la prensa local, el mismo gobierno de Néstor Kirchner pidió que se lo llevaran porque se había convertido en un peligro para su propia seguridad por su tendencia a escaparse por la noche y terminar borracho en algún bar perdido del algún pueblo de la Pampa.