Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 AGENDA www. abc. es agenda LUNES 20- -8- -2007 ABC POCOS COMO ÉL FELICIANO CORREA Estábamos a las puertas del otoño de 1976 y Madrid atusaba su cara lluviosa con la esperanza de un tiempo nuevo. Caía la noche, y en un bar macilento de una decadente estación ferroviaria, conocí a Mariano Fernández- -Daza. En esa ya desaparecida Estación de Delicias mantuve la primera entrevista bien larga con un personaje que en aquellas horas de España a mi se me aparecía, como escapado de un libro de historia. Tal encuentro resultó ser el principio de una relación que, sin ocaso ni luminarias, hemos mantenido en el trabajo, en los proyectos y en la amistad. Siempre tuvimos en común la identificación en el amor a la cultura, así como el respeto a las propias ideas. Tal vez porque no anduvo por medio otro negocio, posea yo razón objetiva para hablar, con la brevedad que el caso impone, de quien al marcharse se lleva con él ese toque selecto y sosegado propio de algunos de su estirpe. Un estilo que jamás lució con pretensiones ni distingos excluyentes, sino con la naturalidad, el desinterés y el ejercicio del buen servicio a todos cuantos llegaron hasta sus orillas. Algún día- -no sé cuando- -otros pensarán en entrar de lleno y sin prejuicios pasajeros y vergonzantes, en el conocimiento y merecido homenaje a este IX Marqués de la Encomienda que nos ha acompañado, sin Mariano Fernández- Daza Marqués de la Encomienda postizos protagonismos y como vecino llano en tierras verdes de parra y pintorescos regüeldos de olivos. Ese día, los que se han hecho el sueco mansurronamente, forzando el despiste ante la evidencia de los quehaceres múltiples y valiosos de este hombre que nos deja, habrán de reconocer la falsedad de ciertas progresías que marginan la verdad y serán, por supuesto, de los abajo firmantes para que se le dedique una calle, un libro- -homenaje, o un nimio recuerdo, remiendos a destiempo por la justicia que se le negó en vida. Aunque estuvo en la política y en las Cortes de España, su afán era su tierra; por eso fue entre los suyos primero entre los pioneros. Ya el 2 de enero de 1969, ponía en marcha en Almendralejo la primera escuela civil privada del país para el estudio de Magisterio. Tras esa iniciativa tan señalada han venido otras y otras, como la espléndida biblioteca donde, al igual que aquellas bisabuelas nuestras de Torrejoncillo tejían en sus telares con paciencia bíblica, así Mariano Encomienda no dejó un solo día de ocuparse en aumentar los fondos de ese tesoro de conocimientos. Con razón hemos de considerarle la cuarta pata del tablero que completa con otros paisanos, ilustres bibliófilos, como Bartolomé J. Gallardo, El Marqués de Jerez y Rodríguez Moñino. En todas sus ini- ciativas, calladamente, sin ayuda de las instituciones públicas y con afán incansable, consumió la vida, arrimando su hombro y su hacienda para sostener la cultura que le enamoraba y acercar, en los primeros años de su iniciativa, docente y en aquella indigente Extremadura, oportunidades a estudiantes de familias modestas. Y lo hizo sin dolerle desaires ni olvidos del terruño nuestro, solar dadivoso y siempre condescendiente con los ajenos y, por lo común, tan resabiado y tacaño con los propios que destacan. Pocos como él han hecho de la cultura su estandarte. Blanca bandera desde luego, sin logotipos ni escarapelas separadoras, pues jamás preguntó a ser alguno de dónde venía ni cómo pensaba, derramándose generosos sobre ese ancho mostrador de saberes, que llenaba con sorprendente facilidad al rescatar lo que se le demandaba de los anaqueles de su propia memoria. Así, a semejanza de aquel Nebrija que sin titubeos abría tienda de latinidad en Alcalá, Encomienda ponía a disposición del que llegaba legajos, microfichas, papeles viejos y su sopesada opinión, esa a la que sólo se llega tras mucho indagar, entregando tiempo y tiempo a la causa cansina de la averiguación. A quienes le conocimos, algún sentimiento a entrenar, totalmente purificado de murmuraciones y despellejos, debería recorrernos con honestidad en estas horas por las arterias íntimas de nuestro espíritu. Rescataríamos así un aire renovado y ajeno a cualquier mercadería o conveniencia, llano y Mariano Fernández- Daza ABC Académico ejemplar y amante de su tierra extremeña, hizo, como pocos, de la cultura su estandarte leal, como usan por lo común las entendederas de los sabios, y que todo humano alguna vez en su vida ejercita. En esa rinconera impoluta del alma, con la sinceridad bien distante del juicio facilón y severo que otros tan gratuitamente practicaron, podríamos reconocer que se nos ha ido un contemporáneo que debería haber merecido más ayuda y consuelo moral, no por su nombre sino por sus quehaceres. Sin embargo voló en bastantes momentos entre desplantes y perdigonadas, pesando sin embargo en él mucho más el convencido propósito de su actividad y de sus afa- nes limpios que las criticas zafias; tal vez porque los limpios propósitos nunca se contaminan del desprecio, jamás le vimos perder las formas. Fue fiel en lo poco, que no era poco, laboró por mantener el trapo blanco del pensamiento para hacer de la cultura tela de unidad y pañuelo que reconfortase al curioso, así pasó por este mundo. Fue él uno de los nuestros, fue académico ejemplar y muy culto, y ahora, ya sin rubor y sin complejos es obligado reconocer que, en la entrega a la acción cultura, también pocos fueron como él. Se volcó en sus afanes sin tasar el tiempo, aportó sus recursos y ánimo en muchos proyectos, y así, con esa tarea de incendiario de ciencias, pensamientos y cavilaciones, contribuyó a enriquecer las mentes que continuamente anhelan saber más y más. En las horas póstumas, las mujeres de su casa, con Lali su mujer y sus hijas, han hecho guardia junto a este pariente de Gonzalo Fernández de Córdoba, verdadero Gran Capitán de las Letras. Su hermano y familia de sangre, su fiel Paqui Montero y su sobrina Carmen Cevallos Zúñiga entre otros, han desplegado un corazón bendito y tierno. Se marcha Encomienda ahora, entre soles transparentes, cuando el tiempo parece expectante, el campo en letargo y el alma queda. Se escapa sin un mal gesto, y sin que en el epílogo de sus días la enfermedad haya podido retratarle una sola mueca de protesta por sus dolores. Se nos va y Extremadura, la tierra para la que tanto bregó, tiene una importante deuda con él. CUMPLEN AÑOS Antonio M. Rouco Varela 71 José Tomás Román Martín 32 Curro Bedoya 59 Laurent Fabius 61 Miguel ALbadalejo 41 EFEMÉRIDES 1920 Se emiten por primera vez noticias radiofónicas a través de la estación 8 MK de Detroit (Estados Unidos) 1965 Los profesores universitarios López Aranguren, García Calvo y Tierno Galván son apartados de la Universidad, acusados de incitar a los estudiantes a acciones subversivas. 1998 El español Reyes Estévez se proclama en Budapest campeónde Europa de 1.500 m. 1999 Arden 500 hectáreas de una zona protegida en el monte Abantos, de la Sierra de Guadarrama (Madrid) El fuego obliga a evacuar a unas 5.000 personas. 2005 Los Reyes presiden en el Cuartel General del Ejército el funeral de Estado por los 17 militares fallecidos en Afganistán. 2006 Un total de 1.268 sin papeles llegan a Canarias en solo 48 horas, mientras el Gobierno de Canarias pide ayuda a la ONU. ESQUELAS Como la cierva busca corrientes de agua, así mi alma te busca a tí, Dios mio FUE NOTICIA EN ABC DON JULIÁN GARCÍA RODRÍGUEZ FALLECIÓ EN MADRID EL DÍA 18 DE AGOSTO DE 2007 Habiendo recibido los Santos Sacramentos D. E. P. Su esposa, María del Carmen; hijos, Julián y Cristina, Lourdes Ibán y Marta; nieto, Nicolás; hermana, Vega; hermanos políticos, Jaime, Antonio José, María Pilar, Enrique y Ana; sobrinas, Mar, Ana, Cristina y Vega; amigos, primos y demás familia RUEGAN una oración por su alma. El entierro será en El Escorial, hoy lunes día 20 de agosto, a las once de la mañana. (2) Hace 32 años Aprovechando la ausencia de muchos madrileños, comienzan en la Gran vía madrileña las obras para la sustitución del pavimento, y la ampliación del carril bus.