Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20- -8- -2007 MADRID www. abc. es madrid 37 Los vecinos culpan a los yonquis del fuego en un edificio de Embajadores Más de 70 inquilinos tuvieron que ser desalojados ante el riesgo de derrumbe JOSÉ M. CAMARERO MADRID. Tercera jornada de incendios en un radio de apenas 300 metros, en pleno barrio de Lavapiés. La madrugada del domingo le tocó a los vecinos del número 8 de la calle de la Huerta del Bayo, que vieron cómo quedaba arrasada la tercera planta del edificio por un incendio ante el que casi todos apuntan a los numerosos grupos de drogadictos que acudían a los pisos abandonados, donde la anarquía, los robos y las peleas eran constantes. Más de 70 vecinos- -38 del propio edificio y el resto, de los colindantes- -tuvieron que ser desalojados a las tres y media de la madrugada, cuando el aparatoso incendio se propagaba por las cinco viviendas de la última planta del inmueble. Allí acudieron varias dotaciones de los Bomberos y del Samur- Protección Civil, quienes confirmaron que nadie resultó herido, aunque pocos olvidarán el susto. Debido al estado de degradación que sufría el inmueble, los bomberos tuvieron que acceder a la última planta a través de las escaleras mecánicas porque, además, sufrían el riesgo de verse atrapados ante el derrumbe del edificio. Al final, el techo, completamente revestido de madera, cedió durante el incendio y, ahora, los habitantes de algunos de los pisos afectados se encuentran en varias dependencias del Samur Social. Sin embargo, el siniestro ha podido originarse precisamente en algunos de los inmuebles que se encontraban abandonados. Aquí habitualmente se reunían yonkis para drogarse o resguardarse de otros grupos afirma Mohamed, uno de los vecinos que vive en la planta baja y que avisó al resto de vecinos del tremendo incendio. Punto de encuentro de drogas Aquí entran y salen libremente desde hace mucho tiempo asegura este marroquí, porque saben que nadie les va a decir nada y porque la puerta de la calle siempre está abierta sentencia. Ángela, otra de las vecinas del primer piso, también confirma que la situación del edificio es muy preocupante desde hace mucho tiempo, porque los drogadictos entran e incluso nos amenazan Al parecer, la semana pasada, estos yonkis podrían haber incendiado el cuarto del cubo de la basura (que se encuentra en la entrada) al tirar colillas, por lo que varios inquilinos decidieron cerrar el habitáculo con un candado. También optaron por cerrar la puerta de la entrada y la de los pisos abandonados del tercero, pero ellos se enfadaron muchísimo y rompieron las puertas asegura Ángela. Debe haber sido una consecuencia de aquellas Una de las vecinas afectadas recorre el edificio arrasado por el fuego cosas, un enfado porque ven que no queremos que entren, o simplemente un descuido con los cigarrillos al drogarse, porque su estado es lamentable sentencia Fernando. Tan lamentable es el estado de salud de los yonkis que por allí deambulan, subiendo y bajando las escaleras sin ningún tipo de estabilidad, como la del propio edificio, que se encuentra casi en ruinas. Allí conviven todo tipo de familias, la mayoría de inmigrantes, en espacios reducidos, sin puertas que separen unos pisos de otros, y como si de un campamento al aire libre se tratara: plásticos por todos los pasillos, escaleras casi derruidas, familias que no se atreven a salir de sus casas, y la seguridad común de la mano de armas que muchos compran para defenderse. CHEMA BARROSO Robos y peleas son constantes en algunos pisos abandonados, que han sido tomados por los toxicómanos En ruinas Tres incendios en apenas cuatrocientos metros El de ayer en el número 8 de la calle Huerta del Bayo es el tercer incendio que se propaga en la zona en apenas cuatro días. Algunos vecinos consideran que es fruto de la casualidad, pero otros creen que la dejadez que sufren las viviendas por parte de los propietarios la mayor parte de los pisos son alquilados a inmigrantes- -es la verdadera causa. El pasado jueves, se registró una explosión en un bajo de la calle de Embajadores, perpendicular a la del incendio de ayer domingo. Según las primeras investigaciones, este incidente se debe a una acumulación de gas insecticida del piso que comenzó a arder. La Policía cree que los individuos- -dos de origen asiático, que necesitaron asistencia sanitaria, aunque se encuentran fuera de peligro- -se encontraban haciendo reformas y, al haber esparcido algún tipo de insecticida y no haber ventilación adecuada, se ha podido originar el fuego. La pasada semana otro incendio arrasó una decena de vehículos que también se encontraban estacionados en esa misma zona sin que se conozcan, por ahora, las causas de los hechos. Ese es el panorama que presenta el inmueble, que está siendo rehabilitado desde hace varios meses, pero que no terminan de concluir afirman varios vecinos. En efecto, los restos de obras se encuentran por todo el edificio, aunque algunos habitantes afirman que los obreros van unos días y luego, cuando ven el panorama, no vuelven por aquí Pero no sólo los inquilinos de este edificio se quejan de la situación, sino otros muchos vecinos de los edificios aledaños. Muchos tienen miedo porque, durante estos días de verano, los propietarios se van de vacaciones y nadie vigila qué pasa ahí dentro según Carmen, una joven que reside en la zona. Se da la circunstancia de que el ex candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián, visitó este edificio durante la última campaña.