Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL LUNES 20 s 8 s 2007 ABC El ministro de Exteriores francés se reunirá en Bagdad con representantes de todas las tendencias tadounidenses. Al iniciarse la invasión, Kouchner nadó a contracorriente de la opinión dominante en Francia y lamentó públicamente que su país no fuera más solidario con Estados Unidos. Si hubiéramos continuado a su lado, hubiéramos podido evitar la guerra dijo Kouchner. En el día de la llegada de Kouchner a Bagdad, la violencia siguió campando por sus fueros. Al menos quince personas fueron secuestradas por un grupo de insurgentes en el barrio de Bab al Muazam, en el centro de Bagdad, según informaron fuentes del Ministerio de Interior iraquí. Los secuestrados viajaban en un microbús que se dirigía a una estación de autobuses, cuando los rebeldes, que instalaron un puesto de control falso, los obligaron a bajarse del vehículo a punta de pistola y los capturaron. Los secuestrados eran vecinos de distintos barrios de Bagdad, agregaron las fuentes, que no dieron más detalles sobre el suceso. Antes, once personas murieran y otras 45 resultaran heridas en Bagdad por un ataque con proyectiles de mortero y por los enfrentamientos entre las tropas estadounidenses e insurgentes. Más secuestros Bernard Kouchner (a la dcha. ministro de Exteriores francés, ayer en el memorial de la sede de la ONU en Bagdad AFP París cambia de actitud sobre Irak con la visita de Kouchner a Bagdad La primera visita de un ministro francés desde la guerra subraya la nueva sintonía entre Sarkozy y Bush para encontrar una postura común respecto al conflicto ABC BAGDAD. El ministro francés de Asuntos Exteriores inició ayer una visita oficial a Bagdad, que no había sido anunciada previamente, para expresarsu apoyo al Gobierno iraquí, según comunicó su departamento desde París. Durante su estancia en Irak, cuya duración no ha sido precisada, Kouchner tiene previsto reunirse con miembros del Ejecutivo y con representantes de todas las comunidades étnicas sin exclusiones según un comunicado del Ministerio. La intención es expresar un mensaje de solidaridad al Gobierno y al pueblo de Irak, sumido en una continua crisis de violencia que hace difícil la estabilidad y la unidad de todas las etnias. El viaje de Kouchner se produce a invitación del presidente iraquí, Jalal Talabani y es la culminación de un proyecto sobre el que el ministro reflexionaba desde que asumió el cargo hace tres meses. La visita de ayer es la primera de un ministro francés desde que el Gobierno galo se opuso a la guerra de Irak, en marzo de 2003. A su llegada a Bagdad, Kouchner, acompañado por su homólogo iraquí, Hoshyar Zebari, se dirigió inmediatamente al monumento en honor de Sergio Vieira de Mello, que fue representante de la ONU en Irak, para depositar una ofrenda floral. El brasileño Vieira de Mello, amigo de Kouchner, murió, igual que otros 21 funcionarios de Naciones Unidas, en un atentado en Bagdad del que ayer se cumplieron exactamente cuatro años. La ceremonia tuvo lugar en la sede de la ONU, en el corazón de la zona verde el sector más protegido de Bagdad, donde están las sedes diplomáticas y militares, y la administración iraquí. Al ser preguntado sobre un aumento del papel de la ONU en Irak- -decisión adoptada recientemente por el Consejo de Seguridad- Kouchner señaló que esperaba que fuera una realidad. Eso depende mucho de los iraquíes, mucho más que de nosotros. Si fuera solamente por Francia, la ONU tendría un papel importante en Irak explicó. La visita de Kouchner se produce igualmente ocho días después de la primera reunión en Estados Unidos entre los presidentes George W. Bush y Nicolas Sarkozy. En ella expusieron sus posturas respecto a la guerra en Irak. La oposición de Jacques Chirac, presidente de Francia en 2003, a la invasión de Irak, liderada por Estados Unidos, provocó graves tensiones en las relaciones franco- es- REUTERS Liberada la cooperante alemana secuestrada en kabul Christina Meier, la alemana secuestrada en Kabul fue liberada anoche por la Policía afgana. La cooperante se encontraba retenida en un barrio al oeste de Kabul, aunque en perfecto estado de salud. Por otro lado, la policía afgana también aseguró que los milicianos talibanes no son los responsables del secuestro.