Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 19 de Agosto de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.485. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 3,20 Bélgica: 3,00 Estados Unidos: 3,50 USD. Francia: 3,05 Irlanda: 3,00 Italia: 2,80 Holanda: 3,00 Portugal: 2,45 Reino Unido: 1,80 LE. Suiza: 5.40 CHF. Marruecos. 30 Dh. Materazzi: Yo confieso El central italiano desvela que la frase que propició el cabezazo de Zinedine Zidane fue prefiero la camiseta de la puta de tu hermana cuando el francés acabó expulsado en la final del Mundial de Alemania propiciando el triunfo de Italia JOSÉ MANUEL CUÉLLAR suntos de honor, prioridad absoluta entre los argelinos, que se toman esta serie de cosas muy en serio. Marco Materazzi, un tipo salido de las cavernas, nacido en Lecce pero con modales de mafioso siciliano, es un psicólogo del fútbol. Donde no le llega el talento le llega la mente perversa, de Rasputín retorcido, pues sabe tocar las fibras sensibles de los violinistas. Y Zidane era un violinista, pero con raíces argelinas, muy de su madre, muy de su hermana y muy de su mujer. Todas personas sagradas. Y Materazzi lo sabía. Por ahí le entró, por eso le dijo lo que le dijo en la final del Mundial de Alemania, frase que acaba de desvelar el jugador italiano en una entrevista a la revista italiana Sorrisi e Canzoni En aquel lance, Zidane le hizo un gesto al italiano ofreciéndole la camiseta, harto de que el defensor no parara de agarrarle: ¿Qué, quieres mi camiseta? Si la quieres te la doy al final del partido, le espetó burlón el francés. Es verdad, le agarré la camiseta unos segundos- -reconoció Materazzi- Él se volvió hacía mí con arrogancia y chulería. Me miró de arriba abajo y me dijo que si quería su camiseta. Yo le dije que prefería la de la puta de su hermana. Y entonces sucedió Cabezazo de Zidane al pecho del italiano que cayó al suelo fulminado como si le hubiera atravesado una maldición de Lord Voldemort. Resultado: Zidane fue expulsado e Italia acabó siendo campeona del mundo, y lo hizo como siempre, con ese estilo de fútbol lleno de aristas y exento de arte que van propagando por el mundo, balompié lleno de músculo y horror, corsés sin libertad. La tiranía y la trampa contra la libertad. Se trata de la primera vez que el italiano concreta sus palabras. Antes había dejado entrever que insultó al artista, pero no entró en detalles. En la entrevista que saldrá el próximo lunes, Materazzi confiesa que he aprendido de mis errores y excesos del pasado. He madurado El caso es que Juampi Sorín, el argentino que estuvo en el Villarreal, no opina lo mismo. El año pasado el defensor interino saltó con el centrocampista suramericano y le metió un codazo traidor que le arrancó media ceja y casi le salta un ojo. La diatriba sobre las maneras de Materazzi es ardua y dura, y llega más allá de las lindes del terreno de juego. Por ejemplo, hace un mes el propio seleccionador francés Raymond Doménech, conocido por tener la lengua muy larga y el conocimiento corto, elogió la estrategia de Materazzi por lograr la expulsión de Zidane, y dijo que el defensa del Inter fue el jugador más valioso de la final. Le digo bravo indicó Doménech. Claro que es sabido que éste tuvo sus cuitas con Zidane antes de que, forzado por el mal juego de Francia, tuviera que recurrir a él y a Makelele para que le sacaran las castañas del fuego. Es un asunto repetido con Materazzi porque de todo el calcio es sabida su merecida fama de pistolero a sueldo. No se sabe muy bien si en vez de películas se pone los vídeos de Vinnie Jones, el tipo más duro a este lado del río, maestro de matarifes calzados sobre cuchillas de acero, pero una cosa es segura: un día se encontrará con que el cabezazo no se lo den en el corazón, sino en el alma y, de camino (probablemente) se le lleven media nariz por medio... A De todo el calcio es sabida la fama de Materazzi de pistolero a sueldo. Un día recibirá un cabezazo no en el corazón sino en el alma Momento en que Zidane salvó el honor de su hermana de aquella manera... REUTERS